www.mercacei.com
Una cascada de aceite, principal atracción del Pabellón de España en Expo Milano 2015

Una cascada de aceite, principal atracción del Pabellón de España en Expo Milano 2015

miércoles 20 de mayo de 2015, 14:33h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

19/05/2015 - El aceite de oliva es uno de los protagonistas del Pabellón de España en Expo Milano 2015, que se celebra desde el 1 de mayo en Milán (Italia) bajo el lema "Alimentar el planeta, energía para la vida". Con una superficie de 2.533 metros cuadrados, el recinto cuenta con una exposición titulada El lenguaje del sabor en cuya segunda sala el visitante encuentra una espectacular cascada de aceite de oliva. Sobre este torrente de zumo de aceituna, creado en realidad a partir de otros líquidos a fin de simular aceite de oliva, se proyectan palabras en diferentes idiomas relacionadas con el producto.

Durante seis meses -la muestra termina el 31 de octubre-, Expo Milano 2015 transformará a Milán en un escaparate mundial donde los más de 140 países participantes podrán exponer lo mejor de sus tecnologías para dar una respuesta concreta a la necesidad de proporcionar alimentos sanos, seguros y suficientes para todos los pueblos, respetando el planeta y su equilibrio.

En el caso de España, su pabellón, situado en la confluencia de las dos avenidas principales del recinto -Cardo y Decumano- y próximo a los pabellones de Italia y Francia, se articula sobre tres grandes ejes: una cadena de producción alimentaria de éxito, la calidad y diversidad de nuestra dieta y gastronomía; y una producción agropecuaria sostenible como herramienta de preservación del paisaje, el patrimonio y el desarrollo de modelos turísticos alternativos.

 

AOVE, incluso en la fachada

Según ha explicado a Mercacei Acción Cultural Española -organismo público responsable de gestionar la presencia de España en las Expos Universales e Internacionales-, el edificio es un proyecto de Fermín Vázquez Arquitectos que hace innumerables guiños a nuestra cultura gastronómica. Así, de los dos colores predominantes en el mismo, uno hace referencia al vino tinto y otro, al aceite. Además, la parte izquierda del edificio representa una gran botella de zumo de aceituna.

Pero es en la exposición donde el visitante puede disfrutar del principal atractivo del espacio: la cascada de oro líquido, ubicada en la segunda sala, dedicada a la biodiversidad del ecosistema de España. También en esta sala, tiene lugar la proyección de un vídeo sobre la recolección de aceitunas en Baeza.

La exposición sigue el recorrido de los alimentos hasta el momento de su degustación. De esta forma, entre la producción y elaboración, consta de un colmado en el que se exhiben botellas de aceite de oliva. Tras éste, en la siguiente sala, se proyectan vídeos donde cocineros españoles elaboran platos típicos y de vanguardia a base de zumo de aceituna. En definitiva, tal y como destacan desde la organización “la participación del oro líquido es omnipresente en la exposición, como lo es en nuestra dieta mediterránea”.

 

Lo mejor de nuestra cocina

Además de la exposición, el Pabellón de España cuenta con un restaurante y una tienda. El primero lleva a Italia lo mejor de la cocina española. “Ventresca de bonito en aceite de oliva” y “Pan con aceite de oliva” son sólo dos de los numerosos platos elaborados con AOVE presentes en su carta.

Como no podía ser de otro modo, el aceite también es uno de los pilares de la tienda del pabellón -gestionada por el grupo Sagardi-. De hecho, dispone de una sección especial en la misma en la que pueden adquirirse zumos de diferentes procedencias.

 

Intensa programación

En cuanto a la celebración de eventos y talleres en el espacio español en Expo Milano 2015, Comunidades Autónomas, asociaciones de alimentos y sociedades participan en la programación de actividades. Por ejemplo, el próximo 13 de junio el pabellón celebrará la semana de la Federación de Española de Industrias de Alimentos y Bebidas (FIAB), durante la que tendrá lugar una degustación de aceites.

Por último, los visitantes VIP se llevan un preciado recuerdo de su visita al pabellón: un estuche compuesto por una selección de cuatro botellas de AOVE de 60 ml. Dichos vírgenes extra son los ganadores del Premio al Mejor Aceite de Oliva Virgen Extra del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente.