www.mercacei.com
Una organización de consumidores de EEUU detecta fraudes en el etiquetado de varias marcas de AOVE del país

Una organización de consumidores de EEUU detecta fraudes en el etiquetado de varias marcas de AOVE del país

miércoles 27 de mayo de 2015, 14:31h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

26/05/2015 - Un estudio desarrollado por la National Consumer League (NCL), una organización de consumidores estadounidense, ha analizado 11 aceites de oliva vírgenes extra de diferentes firmas del país para averiguar si lo que se presentaba como AOVE lo era en realidad. Los resultados han indicado que seis de los zumos no cumplían con los estándares de calidad de un virgen extra, pese a que se definían como tal en su etiqueta.

El análisis se llevó a cabo en enero de este año, cuando la NCL adquirió 11 aceites de oliva de diferentes tipos en cuatro cadenas de distribución de Whashington -Whole Foods Market, Trader Joe’s, Safeway y Giant-, todos ellos etiquetados como vírgenes extra y tomados de las partes inferiores o traseras de los lineales para garantizar que no habían estado expuestos a la luz. Después, la organización de consumidores envió las muestras al Australian Oil Research Laboratory (AORL), acreditado por el COI y por la American Oil Chemists’ Society (AOCS).

La AORL analizó exhaustivamente los zumos mediante varios procedimientos -entre ellos, la valoración organoléptica- a fin de identificar los perfiles de cada uno y detectar defectos en su sabor. De los 11 aceites analizados, algunos de ellos de marca blanca, seis no cumplieron con los estándares establecidos por el Consejo Oleícola Internacional (COI) para ser considerados AOVE.

Tras estos resultados, el director ejecutivo de NCL, Sally Greenberg, se ha mostrado muy crítico y ha afirmado que las pruebas revelan que, mientras los consumidores están comprando y pagando aceites etiquetados como AOVE, gran parte del zumo de aceituna que adquieren no es de esta calidad, ya que “está mal etiquetado o se han degradado a lo largo del proceso de envío y almacenamiento”.

Una de las prioridades de NCL es, según Greenberg, evaluar si los productos alimentarios disponibles en los supermercados están etiquetados correctamente. En este sentido, y ante los resultados del análisis, ha afirmado que “los consumidores pagan precios muy altos por una etiquetado que indica que se trata de AOVE, pero no obtienen después los beneficios de salud y sabor de un virgen extra”.

La NCL no ha facilitado el nombre de los aceites que revelaron no ser auténticos vírgenes extra, pero sí ha indicado los de aquellos que la AORL clasificó como AOVE. Estos han sido California Olive Ranch “Extra Virgin Olive Oil”,  Colavita “Extra Virgin Olive Oil”, Lucini “Premium Select Extra Virgin Olive Oil” y los zumos de Trader Joe’s “Extra Virgin California Estate Olive Oil” y “100% Italian Organic Extra Virgin Olive Oil”.

Según la NCL, no es la primera vez que un análisis de los aceites de oliva a la venta en los supermercados estadounidenses arroja estas conclusiones.  Por este motivo, Greenberg considera que EEUU debe realizar una supervisión más estricta del correcto cumplimiento de las normas de etiquetado del aceite de oliva virgen extra. “Ni la FDA ni el USDA han hecho controles localizados sobre el cumplimiento de las normas, dejando así a los consumidores desprotegidos”, ha lamentado.

"Si Italia, Canadá, Australia y Alemania puede trabajar para depurar su industria en este sentido, nosotros también podemos. Los consumidores deben tener la certeza de que cuando ven ‘aceite de oliva virgen extra' en el producto, están comprando AOVE", añade.

Asimismo, el director ejecutivo de la NCL ha explicado que la asociación ha informado a las seis empresas cuyos aceites han demostrado no ser AOVE de esta situación y ha asegurado que éstas no han querido que sus nombres salieran a la luz. Ante esta negativa, Greenberg ha anunciado que la asociación planea realizar el mismo examen dentro de un año con la esperanza de que “los resultados hayan mejorado” en ese momento.

La NCL, fundada en 1899, es una organización de consumidores pionera de Estados Unidos. Su misión es proteger y promover la justicia social y económica para los consumidores y los trabajadores en los Estados Unidos y en el extranjero.