www.mercacei.com
Campaña olivícola 2015/16: 'La Cuenca Mediterránea respira optimismo'

Campaña olivícola 2015/16: "La Cuenca Mediterránea respira optimismo"

jueves 10 de septiembre de 2015, 13:17h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

09/09/2015 - Tras pulsar hace unos días la opinión del sector olivícola español a través de algunas de sus voces más autorizadas, en Mercacei hemos querido saber cómo se presenta la campaña en los principales países productores de la Cuenca Mediterránea. He aquí el resultado.

Italia, vuelta a la normalidad (300.000 t.)

En el segundo productor mundial de aceite de oliva, Italia, tras sufrir las devastadoras consecuencias de una campaña 2014 absolutamente desastrosa que no recordaban ni los más viejos del lugar, este año se espera una cosecha “más que satisfactoria que rondaría las 300.000 t., incluso más si todo va bien hasta el momento de la recolección”, indica Luigi Caricato, escritor, periodista, oleólogo y director de Olio Officina. En cuanto a la calidad, Caricato se muestra optimista al señalar que es “aceptablemente buena, y muy buena en las grandes zonas tradicionales de cultivo como Puglia. Además, esta vez se ha hecho todo lo posible por minimizar los efectos de la mosca del olivo, que tanto daño hizo el año pasado. La comunicación por parte de los técnicos ha funcionado”. A ello hay que añadir un clima estival propicio para el cultivo del olivo y la ausencia de patógenos. El periodo de recolección comenzará en la mayor parte de Italia a primeros de octubre, excepto en Sicilia, en el extremo sur del país, lista para empezar a finales de septiembre. “Las plantas afectadas por una rápida desecación presentan una buena cantidad de fruto. Un poco de lluvia ayudaría mucho, sobre todo en el sur”, reconoce. “No obstante -continúa-, en pocas semanas tendremos un panorama mucho más claro y preciso por regiones”. 

Respecto a los precios, apuntan alto -0,75 euros/kg. de aceituna en Puglia-, a la espera de comprobar la evolución en las próximas semanas. ¿Y la temible Xylella fastidiosa? Caricato huye del tono alarmista al afirmar de manera rotunda que su incidencia “no ha tenido ningún efecto sobre la producción”. Italia, pues, respira aliviada.

 

Grecia, muy buena calidad media (260.000-280.000 t.)

En Grecia, las perspectivas también son halagüeñas. Si nos centramos en las principales zonas productoras del país heleno, Creta y el Peloponeso -la Andalucía griega-, el buen aspecto general de la aceituna se ha beneficiado de las frecuentes lluvias de este año, sobre todo en agosto, siempre bien recibidas; así como por la ausencia de problemas derivados de la mosca del olivo y otras enfermedades. Campos verdes y hermosos frutos configuran el paisaje de un país azotado por la crisis que encuentra en la olivicultura uno de sus refugios. Según apunta el bróker especializado en el mercado griego Luigino Mazzei, “se espera una calidad media muy buena, similar a la del año pasado, con frutos caracterizados por su bajo nivel de acidez y esteres alquílicos”. Al igual que la pasada campaña, la producción total estimada de aceite alcanzaría las 260.000-280.000 t., de las que 80.000-90.000 corresponderían al Peloponeso (+30% respecto al año anterior) y 60.000-70.000 a Creta (=).

En el resto de zonas productoras -centro del país, isla de Mitilene, Corfú, Zante, la región Calcídica… ésta última muy conocida por su aceituna de mesa- los aceites obtenidos son vírgenes de baja calidad y lampantes, especialmente en Mitilene, donde se espera una cosecha de alrededor de 15.000-18.000 t. A día de hoy, el remanente en Grecia se estima en unas 10.000-15.000 t., sobre todo de virgen extra, cantidad que se halla en manos de pequeños productores que prefieren guardar su aceite en casa.

 

Túnez y Marruecos se apuntan a las buenas noticias (120.000-135.000 t.)

También llegan buenas noticias desde Túnez, donde se estima una producción para la campaña 2015/16 de 130.000-135.000 t. de aceite de oliva, una cifra que dependerá de las precipitaciones que se produzcan hasta mediados de noviembre, y que determinarán en buena medida el rendimiento del fruto. La aceituna se presenta muy saludable, libre de enfermedades y beneficiada por las precipitaciones repartidas por todo el país, que seguirán cayendo durante los próximos días. En el país norteafricano los molinos inician su actividad entre el 15 y el 25 de noviembre, siguiendo un calendario de aperturas establecido por las autoridades competentes que comienza en el norte, sigue por el centro y acaba en el sur. Dos regiones volverán a ser decisivas en términos de producción: la región del norte, por sus aceites infigeables -de gran calidad y precio más elevado-; y la del extremo sur (Mednine y Zarzis). El agente comercial y bróker italiano Adriano Caramia recuerda que, después de muchos años, la puesta en marcha de modernas almazaras ha logrado estabilizar la producción de AOVE en este país en un 70%, correspondiendo el 30% restante a los aceites vírgenes y lampantes.

En cuanto a Marruecos, las previsiones de producción anunciadas para el año 2015 ascienden a 1.400.000 t. de aceituna y 120.000-130.000 t. de aceite de oliva, tal y como recuerda Noureddine Ouazzani, director de Agro-pôle Olivier.

 

 

Portugal, cosecha media-alta (80.000 t.)

En Portugal -informa Alberto Serralha, CEO de Sociedade Agrícola Ouro Vegetal, S.A. (SAOV), productor y consultor internacional de aceite de oliva-, encontramos la misma previsión de una cosecha media-alta en un año que fue seco y caluroso en la mayoría de las regiones productoras. Los últimos episodios de lluvia intensa se remontan hasta mediados de marzo, de ahí que el olivar de secano -que sigue manteniendo un peso importante a pesar de que cada año se incremente el área de olivar de regadío- y de riego deficitario esté acusando en este momento bastante estrés hídrico. La situación podría variar mucho en función de las precipitaciones que se produzcan en las próximas semanas; la intensidad de las mismas y el régimen de temperaturas pueden propiciar la aparición de Colletotrichum gloesporoides, con negativas consecuencias para la cosecha tanto en cantidad como en calidad. Así -con algunas reservas-, la producción total podría aproximarse a las 80.000 t. de aceite en el país luso.