www.mercacei.com
¿Cómo se presenta la campaña oleícola en los principales países productores?

¿Cómo se presenta la campaña oleícola en los principales países productores?

viernes 14 de octubre de 2016, 21:19h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

14/10/2016 - Tras conocer las primeras estimaciones sobre la producción mundial de aceite de oliva en la campaña 2016/17 de diversas entidades y organismos, sujetas a las condiciones meteorológicas que se registren en las próximas semanas, en Mercacei hemos querido saber cómo se presenta la cosecha en los principales países productores.

Reducción cercana al 45% en Italia

El escritor, periodista, oleólogo y director de Olio Officina, Luigi Caricato, apunta que existen muchas preocupaciones en el segundo productor mundial de aceite de oliva, Italia, donde existe una queja prácticamente generalizada sobre la mosca del olivo, si bien, en comparación con el “desastroso” año 2014 se constata un mayor optimismo.

Según Caricato, se estima una reducción cercana al 45% en la producción de aceite de oliva. Así, de acuerdo con un reciente informe, se espera producir alrededor de 250.000 toneladas, si bien “hasta que no estén las aceitunas cosechadas nada es seguro”. En concreto, se prevén reducciones en regiones productivas como Puglia, Calabria y Sicilia, las tres áreas más importantes en el cultivo del olivo. En concreto, en Puglia se reducirá un 40%, mientras que en las otras dos regiones se estima alrededor del 65%. Por su parte, en las zonas donde se prevé un incremento de la producción, el impacto en el conjunto nacional será “algo relativo” porque son áreas en las que el porcentaje no afecta mucho a las probabilidades. Se trata de Toscana (+2%), Umbría (+12%) y Véneto (+1%).

En su opinión, no ha sido un año fácil, principalmente por los ataques de patógenos.

Caricato ha avanzado que la campaña de este año ha comenzado en septiembre, en Noto (Sicilia), cerca de Siracusa; obviamente con bajos rendimientos, en torno al 12%. Si bien ya se ha generalizado en el resto de zonas con el fin de obtener aceites más frutados. “Se prevé el cierre de la campaña en diciembre, y es de esperar que se obtengan resultados menos pesimistas respecto a las predicciones más sombrías”, asegura.

Menos producción en California

En el caso del principal estado productor de aceite de oliva de Estados Unidos, California, la directora de Marketing del Consejo Oleícola de California (COOC, por sus siglas en inglés), Lisa Pollack, estima que la producción de este año se sitúe entre entre 3,2 y 3,5 millones de galones (entre 12,1 y 13,2 millones de litros) frente a los 4 millones de galones de 2015 (15,1 millones de litros).

A pesar de que el rendimiento se prevé menor respecto a la campaña anterior, los agricultores de California están observando un mayor contenido graso en el fruto, que parece registrar un índice de madurez por encima del pasado año.

California cuenta con alrededor de 38.000 acres (15.378 hectáreas) de olivos para la producción de aceite de oliva virgen extra. El COOC estima que 3.500 nuevos acres (1.404 hectáreas) serán plantados cada año en California hasta 2020. Según Pollack, la industria del aceite de oliva es una de las industrias agrícolas de mayor crecimiento en este Estado y la sequía continuada no ha afectado a las predicciones de crecimiento.

En el mercado estadounidense, el aceite de oliva de California representa el 5,8% de la cuota de mercado y gracias a que el consumidor está más concienciado con los beneficios del aceite de oliva virgen extra, “esperamos que esta tendencia al alza continúe”, señala.

Un año “muy difícil” para Marruecos

También se prevé un año “muy difícil” para Marruecos, según Noureddine Ouazzani, director de Agro-pôle Olivier. En este sentido, para esta campaña se pronostica un descenso en las áreas de cultivo del olivo de entre el 35 y el 40% (entre 75.000 y 80.000 toneladas de aceite de oliva) en comparación con la producción del pasado año, que fue de 120.000 toneladas. Según Ouazzani, el sector está sufriendo en la actualidad la falta de precipitaciones, lo que puede agravar la disminución de la producción. No obstante, en estos momentos la calidad de la producción es “buena, incluso muy buena”, ya que el fruto no ha sufrido el ataque de la mosca del olivo.

Ouazzani ha recordado que gracias al Plan Marruecos Verde ha aumentado el área destinada a este cultivo, se ha modernizado el sector y ha mejorado tanto la calidad del producto como su posicionamiento de cara a la exportación, sobre todo dirigida al mercado estadounidense. En la actualidad, existe una superficie de 1.015.500 hectáreas, de las cuales 400.000 se han plantado en los últimos ocho años. La producción media de aceitunas es de alrededor de 1,4 millones de toneladas en el período comprendido entre 2010-2014, que generan anualmente entre 100.000 y 120.000 de aceite de oliva y 106.000 toneladas de aceitunas de mesa.

Entre 80.000 y 100.000 t. en Túnez

El agente comercial y bróker italiano, Adriano Caramia, señala que en el caso de Túnez los pronósticos más optimistas apuntan a una producción de 100.000 toneladas, mientras que los más pesimistas persisten en mantener la cifra de 80.000 toneladas. Sin embargo, según Caramia, “nos advierten de que estas cifras han sido presentadas ante las fuertes lluvias que el país registró durante diez días (finales de septiembre y principios de octubre) y que afectaron a todos los sectores agrícolas”.

Las zonas de producción sobre las que se han establecido estas cifras son áreas de regadío que no han sufrido el elevado calor del verano y la escasez de precipitaciones entre enero y septiembre de 2016.

Por zonas, se espera una producción media-buena en Kairouan, Sidi Bouzid y suroeste de Túnez; mientras que se prevén cifras menores en áreas de Sfax, Túnez y sur del país.

Caramia cree que las últimas lluvias mejorarán la calidad y el rendimiento, pero hace hincapié en que los próximos 15 o 20 días serán cruciales para la recolección y molienda en Túnez.

Descenso también en Grecia

Asimismo, las previsiones en Grecia también son de descenso de producción y el bróker especializado en el mercado griego Luigino Mazzei subraya que la campaña de aceite en el país heleno muestra una disminución en comparación con el año anterior de un 20%, hasta alcanzar entre 180.000 y 200.000 toneladas, de las cuales 80.000 corresponderán al Peloponeso, 50.000 a Creta, 20.000 a Mitilene y 50.000 a la zona centro y otras islas (Zante, Corfú y Cefalonia).

Mazzei ha señalado que la disminución de la producción se debe principalmente a la falta de lluvias y a los daños producidos por la mosca del olivo. En particular, en Creta la producción será casi la mitad de una buena campaña, debido “al sufrimiento del árbol y el fruto por la falta agua desde el pasado mes de mayo”.

La situación tampoco es buena en el Peloponeso, por los daños provocados por la mosca del olivo en Messinia (Kalamata), Ilia y Lakonia (Esparta).

En definitiva, Mazzei indica que se espera un descenso de la producción y un aceite de calidad media o baja desde un punto de vista analítico y organoléptico.

Merma productiva pero muy buena calidad en Portugal

En Portugal -informa Alberto Serralha, CEO de Sociedade Agrícola Ouro Vegetal, S.A. (SAOV), productor y consultor internacional de aceite de oliva-, el verano fue muy caluroso con muchos días con temperaturas extremas responsables de un menor desarrollo del fruto y una baja acumulación de aceite. En esa fecha los análisis muestran entre un 4 y un 6% menos de grasa en base seca en comparación con la campaña anterior. Además, la recolección, según Serralha, se encuentra entre dos y tres semanas retrasada.

Según precisa, el olivar de secano en todas las regiones de Portugal presenta una producción, en general, baja por lo que no contribuirá mucho a las cifras de 2016/17. Como excepción, algunas zonas del norte de Portugal obtendrán una cosecha media.

La gran duda, a su juicio, es la capacidad que los nuevos olivares de la provincia de Alentejo pueden tener para compensar las mermas de secano, bajo rendimiento graso y fincas afectadas por la lluvia durante la floración.

Serralha cree improbable que Portugal pueda producir una cantidad similar a la última temporada, por lo que se registraría una merma productiva de entre el 10 y el 20%, pudendo cerrar la campaña con una cifra de entre 90.000 y 100.000 toneladas de aceite de oliva. Además, se espera un año de "muy buena" calidad con ausencia de ataques de mosca.

Hasta un máximo de 1,4 millones de toneladas en España

En cuanto a las previsiones que se manejan en nuestro país, el ingeniero agrónomo y director de Proyectos de la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO), José María Penco, ha explicado que el verano ha sido demasiado largo, seco y caluroso, una situación que ha seguido vigente en pleno otoño, por lo que la aceituna de secano está arrugada, parada y “clama urgentemente por el agua”. En este sentido, cree que todo dependerá de las precipitaciones que se registren en los próximos 15 días, por lo que es “muy aventurado” hablar de cifras.

Penco afirma que la cosecha en España puede situarse desde un máximo de 1.400.000 toneladas si llueve a tiempo y en abundancia, hasta alrededor de 1.000.000 toneladas “si se alarga esta dramática situación y se hace irreversible”.

Sobre la calidad, apunta que en principio puede ser buena porque ha habido poco ataque de mosca y escasa presencia de enfermedades fúngicas por el calor extremo y la falta de humedad. En cualquier caso, Penco considera que también esa falta de agua esta dejando la aceituna muy seca (mucho hueso y poca pulpa) y esto, además de suponer menores rendimientos grasos, también influye negativamente en la calidad, ya que resultan aceites organolépticamente menos frutados e intensos y con matices más cercanos a la madera que a la fruta fresca y al mundo vegetal.

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo de Grupo GEA, Juan Vilar, resalta que la producción de aceite de oliva para la actual campaña queda condicionada a las precipitaciones que se produzcan durante las próximas semanas, así como a la cuantía de las mismas. No obstante y teniendo en cuenta estos factores y si las lluvias se manifestaran de forma media durante los próximos 15 días, las previsiones apuntan a que España podría llegar a una producción de aceite de oliva de 1,4 millones de toneladas, lo que supondría una subida superior al 4% respecto a la última campaña y un 19% frente a la media de las cuatro últimas. En su opinión, a ello ha contribuido el incremento de destino a aceituna de molino por parte del verdeo debido al exceso de estrés hídrico, lo que ha supuesto un descenso de tamaño y presencia de arrugas en el fruto.

Por regiones, Vilar asegura que, atendiendo a la necesaria prudencia anteriormente mencionada, Andalucía subiría un 4% respecto a la campaña pasada y un 19% en comparación a la media de las cuatro últimas; y Castilla-La Mancha crecería un 7%; mientras que Extremadura descendería más de un 3% respecto a la misma referencia. “El resto de España podría crecer entre el 10 y 16%, todo ello sometido a la prudencia que tales datos suponen por estar sujetos a circunstancias climatológicas imprevisibles”, insiste.

Por otro lado, señala que la calidad de los frutos es buena por la poca acción de la mosca; aunque arrugados, y en muchos casos de escaso calibre, debido a la escasez de precipitaciones.