www.mercacei.com
La superficie mundial de olivar desciende por primera vez en 22 años

La superficie mundial de olivar desciende por primera vez en 22 años

jueves 12 de septiembre de 2019, 11:28h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La superficie mundial de olivar ha descendido por primera vez en 22 años alrededor de un 0,7%, según la actualización anual del Estudio Internacional de Superficie que realiza Juan Vilar Consultores Estratégicos.

Este estudio subraya que durante los últimos nueve años se han plantado en el planeta cerca de 1,6 millones de hectáreas de olivar, es decir, se ha pasado de 10,2 millones a 11,7 millones de hectáreas a finales de 2018. La evolución anual positiva consistía en crecer del orden de un 1% e incluso durante algunos años este porcentaje se superaba, lo que significaba entre 120.000 y 210.000 hectáreas por ejercicio.

El informe atribuye el descenso en la superficie mundial de olivar a la actual situación de precios que ha provocado que tierras con circunstancias privilegiadas se destinen a cultivos permanentes generadores de mayor valor añadido como es el caso del almendro, que ha pasado de crecer 20.000 hectáreas a 60.000 hectáreas por ejercicio. A su juicio, esta situación ha influido de forma directa en la expansión de plantaciones de olivar que han pasado de experimentar evoluciones positivas de unas 150.000 hectáreas a descender a 80.000 hectáreas durante el presente ejercicio.

Otro factor que justifica este descenso, según el estudio, sería el abandono parcial o total de olivares de forma permanente o coyuntural, lo que unido al fenómeno anterior da lugar a que la superficie mundial destinada a olivar se sitúe en 11,5 millones de hectáreas. “Esta circunstancia es uno de los primeros factores de ordenación natural que comienza a experimentar la olivicultura internacional y que, acompañado de una serie de medidas, iniciará un ciclo de mejora competitiva internacional, sumado a una expansión del consumo, a través del precio y la aplicación de planes de promoción”, señala.

Por categorías, el olivar tradicional, por primera vez en la historia, se sitúa por debajo del 70% de la superficie mundial, debido a fenómenos como la transformación y el abandono coyuntural y estructural. Por su parte, el olivar moderno pasa a ocupar el 30% del total de superficie, casi 3,5 millones de hectáreas, de las cuales algo más de 800.000 corresponden a olivar en seto, siendo el resto (2,2 millones) olivar intensivo o moderno en copa.

En cuanto a los países productores siguen siendo 65, registrándose el mayor descenso en Italia, España, Grecia, Siria y Jordania, “mercados que han manifestado mayores caídas de consumo interno”.

No obstante, el olivo sigue representando el 1% del total de tierras cultivables del planeta.

“Este punto de inflexión se revertirá, ya que el abandono parcial o total de los olivares suele ser de carácter temporal recuperándose en momentos de bonanza de las cotizaciones”, según el informe.