www.mercacei.com
El volumen de aceite de palma utilizado en la elaboración de alimentos en España supera el 50% de la producción jiennense de aceite de oliva

El volumen de aceite de palma utilizado en la elaboración de alimentos en España supera el 50% de la producción jiennense de aceite de oliva

lunes 27 de enero de 2020, 12:54h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

España destina a la elaboración de alimentos de consumo humano y animal una cantidad de aceite de palma que supera el 50% de la producción de aceite de oliva elaborado en Jaén, según un estudio elaborado por Juan Vilar Consultores Estratégicos.

Este estudio destaca que España es el mayor productor de aceite de oliva en el mundo, con una producción que la pasada campaña se acercó a los 1,8 millones de toneladas, si bien durante el ejercicio 2017 fue el mayor consumidor europeo de aceite de palma con un volumen de adquisiciones que superó los 1,9 millones de toneladas procedentes, principalmente, de Indonesia (68%), Malasia (12%) y Colombia (6%), por lo que nuestro país importa anualmente un 5,6% de aceite de palma, cifra por encima de la mayor producción de aceite de oliva obtenida en su historia.

Del total de importaciones de aceite de palma (1,9 millones de toneladas), el 83% se destina a elaboración de biodiésel, el 10,3% a alimentación humana e industria oleoquímica y el 6,7% a alimentación animal. En lo referente a la alimentación humana los productos que en mayor medida se elaboran utilizando este producto son margarina y mezclas de aceites y grasas, chocolates, galletas bollería, pastelería y helados.

En cuanto al consumo de aceites y grasas (aceites de oliva, aceite de girasol, aceite de maíz, aceite de soja, aceite de orujo y otros tipos de aceites, como aceite de nuez, entre otros), de forma directa, es decir adquiridos por el consumidor para su uso alimentario doméstico, tan solo supone el 2,3% del total de la cesta de la compra (en 2018). Según este informe, se trata de un producto de adquisición residual, suponiendo un total de 547.000 toneladas, lo que se traduce en un gasto por persona y año de 34,51 euros y 11,95 litros.

Del total de aceites y grasas consumidas de este modo en España, el 64% cooresponde a aceites de oliva y el 32% a aceite de girasol, mientras que el 4% restante corresponde a otros aceites de semillas.

Respecto a donde se adquieren nuestros aceites, en el caso del aceite de oliva se realiza principalmente en supermercados, autoservicios e hipermercados, si bien es cierto que en este último se adquiere más virgen que virgen extra, siendo no muy significativa la venta por Internet, en tiendas tradicionales o en tiendas de descuento. Por categorías, sigue siendo líder el aceite de oliva refinado (51%), seguido del virgen extra (36%) y el virgen (13%).

Asimismo, el perfil consumidor de aceite de oliva virgen, teniendo en cuenta el consumo per cápita, se corresponde con un hogar de clase socioeconómica alta, media-alta cuyo responsable de las compras tiene una edad que supera los 50 años; mientras que el de virgen extra se corresponde con un hogar formado por parejas con hijos mayores, parejas adultas sin hijos o retirados, de clase socioeconómica alta y media alta o media, cuyo responsable de compra supera los 50 años.

Según Juan Vilar Consultores, "debido a que cada vez se come más fuera de casa, comida precocinada o comida directamente elaborada al margen del hogar, España está dejando de consumir aceites de oliva en edades previas a los 50 años, pues a dichas circunstancias se suma que la industria de elaboración agroalimentaria (conservera, panadera, bollera, restauración, hostelería, colectividades, etc.) usa grasas alternativas en la elaboración de los alimentos, inclusive para el segmento animal, tal escenario combinado, sin lugar a dudas, es uno de los mayores detonantes de la situación de precios que actualmente vivimos en origen".

En este sentido, ha considerado necesario "una proactiva política de promoción que desplace la demanda acercándola a las cotas de la oferta, no solo nacional sino internacional". Además, ha abogado por "conjugar una buena relación de provisión de producto a la industria de procesado alimentaria y colectividades, ya que el consumo en dicho segmento de aceites y grasas supera las 500.000 toneladas en todas sus categorías".