www.mercacei.com
Almendricultura: ¿una alternativa y complemento a la olivicultura?

Almendricultura: ¿una alternativa y complemento a la olivicultura?

viernes 05 de junio de 2020, 11:46h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

“La almendricultura como alternativa y complemento a la olivicultura" fue el eje central del Diálogo On line celebrado ayer y organizado por Juan Vilar Consultores Estratégicos, en el que participaron más de 500 profesionales de 17 países. En el encuentro, se constató que las buenas perspectivas económicas y de expansión del almendro están incentivando su implantación en nuevas zonas de cultivo, que presentan unas condiciones más adecuadas para la obtención de buenos niveles productivos, como es el caso de la provincia de Jaén.

El encuentro fue inaugurado por la vicepresidenta tercera de la Diputación y presidenta del Consejo de Administración de Ferias Jaén, África Colomo, quien señaló que “llevamos varios años potenciando y fomentando diversos cultivos alternativos al olivar, con el fin de diversificar la producción primaria de la provincia con el objetivo de que nuestra economía no dependa de un único producto y seamos capaces de abrir nuevos nichos de mercado y nuevas posibilidades de empleo”. “En este sentido son varias las acciones que desde la Diputación se vienen trabajando, centradas en el almendro y el pistacho, sobre todo, y también en el cerezo y la stevia, entre otros cultivos”, añadió.

Por otro lado, Colomo indicó que “mediante este diálogo y gracias a los expertos que nos acompañan, se va a poner de manifiesto las sinergias en cuánto a innovación, tecnología y cultivo, que podemos aprovechar de nuestra experiencia en el cultivo del olivar y que pueden ser perfectamente extrapolables a otros cultivos, como puede ser el caso del almendro”.

Por su parte, el consultor estratégico Juan Vilar, moderador del Diálogo, realizó un diagnóstico sobre la situación actual tanto del olivar como del almendro y precisó que el olivar se encuentra en plena expansión, ya que representa 11,5 millones de hectáreas del planeta en 67 países de los cinco continentes. En 2019, tras 20 años de crecimiento, se registró un parón, debido, entre otros factores, al incremento en la plantación ese año de 70.000 hectáreas de almendro a nivel internacional, según apuntó Vilar.

Para el próximo año, se prevé una producción de 1,6 millones de toneladas de almendra, lo que supondrá un crecimiento del 33% en sólo dos años. “Este aumento más que considerable hay que tratarlo con cautela, ya que es complicado absorber ese incremento de la producción desde el punto de vista del consumo”, aseguró el consultor.

En el encuentro se apuntó que España es el mayor importador y el país con más superficie de almendro, seguido de Estados Unidos y Australia. A nivel mundial se contabilizan 1,9 millones de hectáreas de almendro, con producciones constantes de 1,5-1,6 millones de toneladas en la actualidad.

El responsable comercial de Agromillora, Manuel López, realizó durante su intervención un recorrido geográfico por todo el planeta, analizando las plantaciones que se han realizado en los últimos años, tanto de olivar como de almendro.

“Llevamos diez años viendo plantaciones y consideramos que el futuro, por nuestra experiencia, se encamina hacia el olivar el seto. Además, estamos constatando que el comprador busca cada vez más la diferenciación del producto y en nuestro caso, ha buscado otro tipo de variedades como la arbosana o la lecciana, por ejemplo”, explicó López.

Por su parte, el director general de CBH, Pablo Vega, precisó que “la evolución ha ido dirigida hacia la mecanización y la reducción de costes en la producción. No hay ningún modelo económico que no trabaje en la rentabilidad de las explotaciones y, en ese sentido, trabajar en la reducción de costes es fundamental”.

“En el caso del la almendra, el liderazgo de Estados Unidos, está propiciando que hayan absorbido el incremento de la producción tan espectacular que se está produciendo en los últimos años”, apuntó Vega.

A su vez, el director general de Dafisa, Antonio Jiménez, consideró que es necesaria “una implicación muy directa por parte del productor” y que “el sector del olivar debe trabajar en el aumento del consumo y debe aprender de la labor realizada en Estados Unidos, primer productor mundial de almendra, que está trabajando muy duro en la comercialización, con una implicación muy directa del agricultor y creo que puede ser la línea a seguir en la olivicultura”.