www.mercacei.com
La UE acuerda una posición común sobre la reforma de la PAC

La UE acuerda una posición común sobre la reforma de la PAC

miércoles 21 de octubre de 2020, 10:47h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

El Consejo de la Unión Europea (UE) ha acordado su posición de negociación sobre el paquete de reformas de la Política Agraria Común (PAC) más allá de 2020. Esta posición acordada presenta algunos compromisos firmes de los Estados Miembros para una mayor ambición ambiental con instrumentos como eco-esquemas obligatorios -una novedad respecto a la política actual- y una condicionalidad mejorada.

Al mismo tiempo, según ha informado el Consejo de la UE, la posición acordada permite a los Estados Miembros tener la flexibilidad necesaria sobre cómo alcanzar los objetivos ambientales. Por ejemplo, habría una fase piloto de dos años para eco-esquemas y los países comunitarios disfrutarían de una flexibilidad sobre cómo asignar fondos bajo diferentes prácticas verdes.

El Consejo tiene ahora el mandato político de iniciar negociaciones con el Parlamento Europeo, una vez que el colegislador también acuerde su posición interna, con miras a alcanzar un acuerdo global.

La ministra de Alimentación y Agricultura de Alemania, Julia Klöckner, ha asegurado que el acuerdo es un hito para la política agrícola europea. “Los Estados Miembros demostraron su ambición de lograr normas medioambientales más estrictas en la agricultura y, al mismo tiempo, apoyaron la flexibilidad necesaria para garantizar la competitividad de los agricultores. Este acuerdo cumple la aspiración de una PAC más ecológica, justa y sencilla”, ha aseverado.

La reforma de la PAC prevé que, si bien se dará más flexibilidad a los Estados Miembros en la elaboración de normas y asignaciones de fondos mediante el desarrollo de planes estratégicos nacionales, se verán obligados a demostrar una mayor ambición medioambiental en comparación con el período actual.

El llamado "nuevo modelo de ejecución" permitiría a los países elegir las mejores herramientas y acciones a su disposición (y también teniendo en cuenta las especificidades nacionales) para alcanzar los objetivos y estándares acordados en la UE.

En concreto, los agricultores recibirían ayuda financiera con la condición de que adopten prácticas beneficiosas para el clima y el medio ambiente, para que la PAC sea aún más ecológica que antes.

Además, los agricultores que vayan más allá de los requisitos ambientales y climáticos básicos obtendrán apoyo financiero adicional mediante la introducción de "planes ecológicos". Estos nuevos instrumentos estarían vinculados a un presupuesto específico, que formaría parte del presupuesto de pagos directos, y estaría delimitado al 20%, lo que significa que se desbloquearían mediante el uso de planes ecológicos. “Una fase piloto inicial de dos años garantizaría que los Estados miembros no pierdan los fondos que tanto necesitan mientras se familiarizan con los nuevos instrumentos”, ha precisado el Consejo.

Los ejemplos indicativos de eco-esquemas incluyen prácticas como la agricultura de precisión, la agrosilvicultura y la agricultura ecológica, pero los Estados Miembros serían libres de diseñar sus propios instrumentos en función de sus necesidades.

A su vez, todos los agricultores estarían sujetos a normas medioambientales más estrictas; incluso los más pequeños. Para ayudarlos en esta transición ecológica, los pequeños agricultores estarían sujetos a controles más simplificados, lo que reduciría la carga administrativa y garantizaría su contribución a los objetivos ambientales y climáticos.