www.mercacei.com
AOVE: últimas novedades en torno a la salud

AOVE: últimas novedades en torno a la salud

José J. Gaforio
Catedrático de Inmunología. Universidad de Jaén

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La Unesco ha declarado que el 26 de noviembre se celebre el Día Mundial del Olivo. Este emblemático árbol está enraizado en la cultura de los pueblos mediterráneos, pero actualmente su cultivo se ha expandido más allá de estos límites geográficos gracias al reconocimiento universal de los exclusivos efectos saludables del zumo oleoso de la aceituna. Esta es la grasa comestible con el mayor número de evidencias científicas que resaltan sus propiedades saludables.

Nuestra sociedad se enfrenta a importantes retos de salud pública. La obesidad, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer son algunos de ellos. Está demostrado que la alimentación juega un papel decisivo en la prevención de estas patologías. Por tanto, cuidemos nuestra alimentación para proteger nuestra salud. Este número especial de Mercacei festeja el Día Mundial del Olivo y tiene como hilo conductor el concepto “AOVE, el superalimento del siglo XXI”. No voy a detallar todas las evidencias saludables emanadas de multitud de estudios científicos publicados en las últimas tres décadas. Aun hoy, seguimos descubriendo nuevos efectos de este alimento único. Por ello, me voy a permitir comentarles brevemente las conclusiones de dos de nuestros últimos estudios.

Actualmente, el cáncer colorrectal se encuentra entre los tumores más comunes y mortales. Se asume que la dieta de estilo occidental, con alto contenido en determinados tipos de grasas, así como la vida sedentaria, son responsables del aumento de su incidencia global. Por otra parte, sabemos que la microbiota intestinal, es decir, los microorganismos que habitan de forma natural en nuestro tracto intestinal, tienen un papel muy importante a la hora de favorecer o prevenir un estado inflamatorio que es el germen para la aparición posterior del cáncer. Nuestros resultados demuestran que el AOVE es capaz de producir un cambio en la microbiota intestinal que favorece la presencia de aquellos que desarrollan un microambiente antiinflamatorio, lo que resulta favorable para prevenir el cáncer (https://www.mdpi.com/2072-6643/12/6/1705). Todavía hoy no está absolutamente demostrado el efecto del AOVE en la prevención del cáncer, pero cada vez disponemos de un mayor número de evidencias que nos permitirán precisarlo.

Por otra parte, la salud de nuestras arterias es algo que hay que preservar. Sin embargo, las dietas insanas están asociadas con enfermedad arterial periférica. Por ello, es interesante estudiar cómo influye el AOVE en la salud arterial. Este es el objeto de uno de nuestros últimos artículos (disponible en https://www.atherosclerosis-journal.com/article/S0021-9150(20)30571-2/fulltext). La conclusión de este estudio es que el consumo de AOVE puede ser beneficioso para preservar la salud arterial. Nuevamente, este efecto lo diferencia de otras grasas comestibles que, desgraciadamente, son muy abundantes en las dietas actuales.

Como epílogo, me gustaría terminar resaltando dos aspectos: (1) no todas las grasas tienen el mismo impacto en nuestra salud; (2) el futuro de los aceites de oliva está en producir calidad.