www.mercacei.com
Los niños están bien

Los niños están bien

Mercacei Semanal 1.250

Por Pandora Peñamil Peñafiel
lunes 25 de octubre de 2021, 12:22h
Algo parecido rezaba el título de una película de hace unos cuantos años y bien podría extrapolarse a nuestros días. ¿Por qué? Pues porque la Interprofesional del Aceite de Oliva Español y Scolarest, división educativa de la compañía Compass Group, anunciaron recientemente un acuerdo de colaboración por el que más de 120.000 escolares de 700 colegios repartidos por toda España consumirán, desde el inicio del actual curso escolar, exclusivamente aceites de oliva como ingrediente y base fundamental de todos los menús escolares.

Me gustaría que esto fuese una noticia de los años 80 y llevásemos ya casi un decalustro cuidando a nuestros retoños pero, como dice el refrán, “nunca es tarde si la dicha es buena”. El objetivo de esta iniciativa -que tendrá una duración mínima de tres años- persigue afianzar de forma natural los hábitos alimenticios saludables en los niños en edad escolar.

Durante la presentación de este acuerdo, el presidente de la Interprofesional, Pedro Barato, anunció algo inaudito, y es que habían comprobado que los aceites de oliva de España apenas tenían presencia en los menús de los escolares de nuestro país, lo que les impulsó a poner en marcha este acuerdo. De hecho, el panorama global sobre el uso de este alimento en la restauración colectiva es también bastante deprimente. Un informe encargado por esta institución constató que en 2019 sólo el 25% de los aceites consumidos en este sector correspondía a aceites de oliva.

Por ello, el acuerdo firmado el otro día va más allá del uso del producto estrella de la Dieta Mediterránea en comedores infantiles. En concreto, incluye la realización de otras acciones divulgativas relativas a los hábitos de alimentación saludable para familias y consumidores, tales como los talleres infantiles que se desarrollaron la pasada semana durante la celebración del Salón de Gourmets, cuyo fin es educar a los más pequeños en una alimentación saludable y sostenible. Además, observar como aprendían fue todo un deleite para la vista pues, probablemente, fueron los únicos que guardaron las distancias de seguridad en este evento gastronómico.

Porque Gourmets volvió a ser el escenario idóneo para constatar otra serie de desdichas: en este país no aprendemos -pasillos repletos de personas sin mascarilla arrapiñando comida del mismo plato...- y algunas ferias de alimentación se han convertido directamente en una Feria de Abril en la que no se pueden hacer negocios; propongo realizar controles de alcoholemia en estos eventos antes de salir del parking. Lo dice una que empezó a acudir a ferias agroalimentarias hace más de una década y sigue sin dar crédito cuando llegan ciertas citas. De hecho, tenía la esperanza de que en tiempos pandémicos la cosa hubiese cambiado pero está claro que aquellos que temen el cambio no pueden evitar cambiar... a peor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios