www.mercacei.com
The Olive Tree House, una casa de verano entre olivos en tierra de gigantes

The Olive Tree House, una casa de verano entre olivos en tierra de gigantes

Por Alfredo Briega Martín
viernes 22 de julio de 2022, 11:28h

El elogiado proyecto de la arquitecta Eva Sopéoglou en la bella península de Halkidiki (Grecia) se sirvió de elementos prefabricados y la vanguardista tecnología digital CAD/CAM para diseñar una innovadora construcción -ganadora de varios premios internacionales- en contacto directo con la naturaleza y rodeada de olivos que ofrece un interesante juego de sombras.

La casi desconocida Halkidiki es una península boscosa y escarpada en la parte noreste de la Grecia continental -a 100 kilómetros de Salónica-, al sur de Macedonia y Tracia, que en realidad son otras tres con apariencia de dedos: Casandra, Sithonia y Monte Athos -lugar sagrado reservado a los hombres y en el que se pueden recorrer alrededor de una veintena de monasterios llenos de tesoros de arte sacro-.

Un clima espléndido, las aguas cristalinas del Egeo, paisajes de deslumbrante belleza, naturaleza vibrante con bosques mediterráneos que abren paso a doradas playas de arena en bahías protegidas, cultura ancestral con interesantes restos arqueológicos -en Estagira, la cuna de Aristóteles, y Olinto, famosa por sus mosaicos- y reminiscencias mitológicas -se decía que Halkidiki estaba habitada por gigantes-, excelente comida mediterránea en tabernas con encanto, gente sencilla y hospitalaria… ¿qué más se puede pedir

Quizás, vivir en The Olive Tree House, una pequeña -casi minúscula- casa de verano ecológica de diseño, de aire poético y bajo mantenimiento, ubicada en Sithonia, en una prístina colina de olivos con vistas al mar y más allá, hacia los monasterios del Monte Athos.

Un proyecto experimental nacido en 2011 y completado en 2016 en el que su autora, la arquitecta griega afincada en Londres Eva Sopéoglou, emplea de manera innovadora tecnología digital CAD/CAM de vanguardia y que forma parte de una investigación sobre la sostenibilidad y la provisión del confort humano en la arquitectura, al cuestionar la definición de espacio habitable interior y exterior. Todos los elementos del edificio, de propiedad privada y que cuenta con una superficie de 21 m2, fueron prefabricados, en un diseño que tuvo en cuenta la posición del sol para proporcionar sombra y complementar las vistas, reflejando la evolución de la luz solar cada día y estación del año. La planta rectangular, de 3 x 7 m., está alineada con los puntos cardinales y se subdivide en habitaciones más pequeñas. Un corredor conecta estos espacios al tiempo que se alinea con los olivos adyacentes que, de este modo, pasan a formar parte integral del diseño de la casa.

El revestimiento exterior, desarrollado en estrecha colaboración con el fabricante METALSO y cuyo patrón de tela perforada -con formas de aceitunas, hojas y ramas de olivo- está inspirado en la sombra de los olivos, es una superficie metálica liviana similar al textil que se envuelve y es móvil para proporcionar la máxima flexibilidad. Así, las paredes laterales metálicas se abren y amplían el espacio habitable hacia el exterior, generando nuevos ambientes; mientras que los espacios interiores están bañados por un juego de luces y sombras en constante cambio, a medida que el sol se mueve durante el día.


Ecológico y sostenible

El diseño, de fuera hacia dentro, tiene un enfoque claramente ecológico. La vista al mar, los árboles y arbustos forman parte de la composición; las habitaciones están protegidas de la acción del sol directo, girando hacia el norte y el este, orientaciones favorables durante los cálidos meses de verano. Asimismo, el estudio de los vientos y los fenómenos térmicos locales, así como la ventilación natural a través del techo inclinado, fueron principios básicos para garantizar el confort interior de la vivienda. Y algo muy importante: toda la construcción está prefabricada y se puede desmontar en cualquier momento, minimizando la huella ambiental en el entorno natural.

La perforación y el plegado del revestimiento exterior se realizaron utilizando una punzonadora CNC de chapa metálica estándar de la más alta calidad. Cada panel utilizó una sola hoja de metal galvanizado con el mínimo material desperdiciado, que recibió un acabado de pintura en polvo. El diseño final siguió un método innovador de corte y plegado, combinando fabricación digital y artesanía; las hojas se perforaron a máquina y después se plegaron parcialmente con CNC y también a mano para producir una textura tridimensional.

Gracias a la orientación alineada del edificio hacia los puntos cardinales, cada elevación y cada habitación poseen su propio carácter, derivado de la calidad e intensidad de sus sombras. Así, el este envía sombras de colores por las mañanas mientras el sol del sur al mediodía disuelve el revestimiento metálico, creando un efecto de luz dramático y espectacular en el espacio principal.

The Olive Tree House ganó la votación popular en la categoría de Arquitectura + Luz del Premio Architizer A+ 2017 (Nueva York), que lo definió como “simple e impresionante”; así como el Best First Project by a Young Architect 2012-2016 en los Domes Awards 2017 (Atenas) y el Surface Design Award 2016 (Londres) en la categoría Light & Exterior Surface, donde también fue preseleccionado en la categoría Housing Exterior Surface. Un original proyecto que se puede disfrutar en el vídeo dirigido por Kirsten Dirksen, Olive Tree prefab follows sun and Athos views (2019), disponible en YouTube, y que muestra, como señaló un miembro del jurado de los Domes Awards 2017, “el futuro brillante y lleno de esperanza de la nueva arquitectura griega”.

Descubre muchos más contenidos sorprendentes como este en Olivatessen.