www.mercacei.com
Edición 2015    

Aceite de Oliva y Salud

acete-salud

En el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, que se celebró el pasado 19 de octubre, el sector del aceite de oliva virgen extra de Sierra Mágina ha querido mostrar su solidaridad con las personas que sufren esta enfermedad y sus familias a través de dos iniciativas.
Desentrañar qué hace que el aceite de oliva virgen extra sea un producto saludable es la misión de la investigación que lleva a cabo el grupo de referencia del Gobierno de Aragón y miembro del Centro Nacional de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn), liderado por el catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Zaragoza, Jesús de la Osada.

Trasladar a los consumidores las bondades saludables y las virtudes gastronómicas que posee el aceite de oliva virgen extra. Este es el objetivo principal del acuerdo que hace un par de años suscribieron la Diputación Provincial de Jaén y la Interprofesional del Aceite de Oliva Español y que ha permitido divulgar entre profesionales de la salud, nutricionistas, restauradores y gastrónomos de Estados Unidos o Japón las cualidades positivas del AOVE. Esta acción promocional, que se lleva a cabo a través de seminarios que tienen por título “Dieta Mediterránea rica en aceites de oliva: salud y disfrute gastronómico”, se ha celebrado esta semana en el Instituto Cervantes de la ciudad de Chicago.

Científicos de la Universidad de Jaén (UJA) han descrito que el escualeno, uno de los principales componentes menores de los aceites de oliva vírgenes, posee efectos positivos en la curación y cicatrización de las heridas y en la reparación de los tejidos.

La Universidad de Barcelona (UB) y el Culinary Institute of America (CIA) han creado el Torribera Mediterranean Center (TMC), una iniciativa conjunta dedicada a promocionar la Dieta Mediterránea, la salud y la innovación culinaria. Esta iniciativa refuerza los puntos fuertes de ambas instituciones educativas en el ámbito de la salud pública y la sostenibilidad mediante la colaboración académica, profesional y empresarial.

Investigadores del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC), del Hospital Universitario Reina Sofía y de la Universidad de Córdoba (UCO) relacionan el consumo de una dieta rica en grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva con una mejora de los factores de riesgo del síndrome metabólico.

La Dieta Mediterránea, con el aceite de oliva como principal fuente de grasa, se ha demostrado idónea para la salud del corazón, el cerebro, los huesos... Pero, dado el creciente interés popular por el microbioma humano y su papel en la salud, diversas organizaciones e investigadores están tratando de determinar cómo influye el aceite de oliva en la microbiota intestinal, a la vez que cuestionan si podría ser el punto de partida de donde provienen muchos de los beneficios saludables del patrón alimentario mediterráneo.

Una investigación del Departamento de Epidemiología y Prevención del Instituto Neurológico Mediterráneo (IRCCS-Neuromed) en Pozzilli (Molise, Italia) demuestra que una adhesión creciente a la Dieta Mediterránea reduce el riesgo de mortalidad general de las personas mayores de 65 años en un 5%. Entre los alimentos capaces, dentro de un patrón mediterráneo, de ofrecer una mayor protección destaca el alto consumo de aceite de oliva virgen extra.

Científicos de la Universidad de Atenas (Grecia) han demostrado que la Dieta Mediterránea y el consumo de aceite de oliva muestran efectos beneficiosos sobre la capacidad sexual, a través de la mejora de las propiedades elásticas aórticas y los niveles de testosterona, en hombres mayores procedentes de la isla griega de Icaria.

Un estudio científico de la Universidad Jaime I de Castellón (España) ha demostrado que los adolescentes que siguen la Dieta Mediterránea obtienen un mayor rendimiento académico y ha concluido que en esta asociación influye, además, la calidad del sueño de los púberes.

Hasta ahora, la Dieta Mediterránea (DM) ha sido ampliamente recomendada para la prevención de enfermedades crónicas, pero se carecía de evidencias que mostraran un efecto beneficioso sobre la salud ósea. Partiendo de esta premisa, una nueva investigación de la Universidad de East Anglia (Norwich, Reino Unido) ha determinado que seguir una dieta rica en frutas, verduras, nueces, cereales sin refinar, aceite de oliva y pescado puede reducir significativamente la pérdida ósea de la cadera en sólo 12 meses.

La semana pasada se publicó un nueva edición revisada y corregida del estudio Predimed, el ensayo de mayor envergadura que se ha realizado sobre nutrición en Europa en el que se valora el efecto de la Dieta Mediterránea en la prevención primaria de las enfermedades crónicas. El coautor de la investigación, Miguel Ángel Martínez-González, catedrático del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, ha detallado a Mercacei las motivaciones que les han conducido a realizar esta revisión y las conclusiones obtenidas. Unas conclusiones que "defienden la firmeza y solidez de los resultados de Predimed”, apunta el doctor.

Según un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), el seguimiento de una Dieta Mediterránea como patrón alimentario reduce el riesgo de fragilidad en mujeres mayores que sufren diabetes. La diabetes es una enfermedad que acelera la pérdida de masa muscular, y algunos fármacos antidiabéticos contribuyen a esta pérdida de músculo.

El estudio del ICEX “El mercado del aceite de oliva en Bélgica” revela que en el país europeo se está produciendo un incremento en la demanda de productos más saludables, como es el caso del aceite de oliva. Aunque su consumo continúa siendo bajo, el informe destaca su notable aumento en los últimos años y prevé una tendencia al alza.

0,40625