www.mercacei.com
Edición 2015    

Aceite de Oliva y Salud

Según un estudio de la Univesidad Sapienza de Roma, la oleouropeína -un componente del aceite de oliva virgen extra- reduce los niveles de glucosa en sangre después de las comidas y, por tanto, abre nuevas perspectivas parar combatir la diabetes.

Según los últimos datos del ICEX, el consumo per cápita de aceite de oliva en Australia se ha duplicado en los últimos años, mientras que en Nueva Zelanda se ha puesto de moda gracias a la difusión de sus efectos saludables y al aumento de la renta disponible de los hogares. Los AOVEs de calidad y con un packaging atractivo tienen muchas posibilidades de triunfar en dos mercados con elevadas previsiones de crecimiento.

Según el boletín del Mercado Oleícola emitido por el Consejo Oleícola Internacional (COI), Japón ha cambiado sus hábitos alimenticios y el aceite de oliva se ha convertido en un producto para la salud. Japón cerró las importaciones de aceite de oliva y aceite de orujo de oliva de la campaña 2016/17 con un aumento del 0,2% respecto campaña anterior. El 71% del total importado corresponde a la categoría de aceite de oliva virgen y virgen extra.

El XII Congreso Internacional sobre Dieta Mediterránea, que se celebrará los días 18 y 19 de abril en el marco de Alimentaria 2018 en Barcelona, analizará cómo reducir la obesidad infantil mediante patrones de alimentación adecuados para avanzar hacia un estilo de vida más saludable.

Un trabajo sobre un inhibidor metabolo-epigenético natural de las células madre tumorales presente en el aceite de oliva virgen extra ha resultado ganador del IV Premio Internacional Castillo de Canena de Investigación Oleícola Luis Vañó, que tiene por objetivo fomentar el conocimiento científico y tecnológico sobre el AOVE.

Un equipo internacional de científicos, liderado por la Universidad de Granada (UGR), ha demostrado que un consumo prolongado de aceite de girasol o de pescado a lo largo del tiempo afecta de forma negativa al hígado y provoca una serie de alteraciones que pueden desembocar en esteatohepatitis no alcohólica (EHNA). El aceite de oliva virgen, por el contrario, es la opción “más saludable” para el mantenimiento de este órgano, según la investigación, publicada en la revista Journal of Nutritional Biochemistry.

ORIVA, marca que representa a la Interprofesional del Aceite de Orujo de Oliva, ha activado junto al CSIC, el estudio “Evaluación del efecto en la salud del Aceite de Orujo de Oliva en consumidores sanos y en población de riesgo” con el ánimo de ampliar la base científica sobre las propiedades saludables de este producto alimentario.

Oriva, la marca que representa a la Interprofesional del Aceite de Orujo de Oliva, colabora de nuevo con el CSIC en el estudio “Comportamiento del aceite de orujo de oliva en la fritura y su comparación con aceites de girasol convencional y girasol alto oleico", tras poner en marcha una investigación sobre el posible efecto beneficioso de este producto en la prevención y progresión de la enfermedad de Alzheimer. En esta ocasión, la investigación corre a cargo del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN), bajo la dirección de Gloria Márquez, investigadora científica especializada en aceites de fritura.

Los aceites de oliva vírgenes extra del grupo cooperativo Olivar de Segura han sido reconocidos a través del Programa Alimentación y Salud de la Fundación Española del Corazón (PASFEC) destinado a identificar a aquellos productos más beneficiosos para la salud de los consumidores.

La Masía ha lanzado al mercado su "Aceite de Oliva Solidario" dando continuidad a su colaboración con la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) que se inició en el año 2015. En ese sentido, la marca aceitera financiará por segundo año consecutivo el proyecto de investigación contra el cáncer de mama dirigido por el doctor Joaquín Seras que, junto a su equipo en el Institut de Recerca del Vall d'Hebron de Barcelona, estudian sistemas de liberación farmacológica contra células madre tumorales y han logrado diferentes avances en esta línea de actuación.

Un equipo de investigación de la Virginia Tech University (Estados Unidos) ha descubierto que la oleuropeína, un compuesto del aceite de oliva, ayuda al organismo a secretar más insulina y también a desintoxicar otra molécula denominada amilina, que sobreproduce y crea compuestos dañinos en pacientes con diabetes tipo 2, por lo que favorece la prevención de la aparición de esta enfermedad.

Un nuevo proyecto de cuatro años de duración que dará continuidad al estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea) ha recibido cerca de dos millones de euros del National Institutes of Health de Estados Unidos, a través de un proyecto solicitado por el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn). Desde el pasado mes de agosto y hasta el año 2021, los investigadores de esta red estudiarán, junto con la Universidad de Harvard, de qué manera la Dieta Mediterránea puede atenuar el desarrollo de emergentes "epidemias" cardiovasculares, como por ejemplo la insuficiencia cardíaca, la fibrilación auricular y el arteriopatía periférica.

Los investigadores Elizabeth McCord, fundadora y CEO de la empresa estadounidense McCord Research, y Tom Karagiannis, científico de la Universidad Monash de Melbourne (Australia), han creado OliveNet™ Library, una nueva web para impulsar la colaboración científica relativa al aceite de oliva y sus compuestos.

El chocolate negro enriquecido con aceite de oliva virgen extra se asocia con mejoras en el perfil de riesgo cardiovascular, según una investigación presentada ayer en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés), que se celebra en Barcelona hasta el 30 de agosto.

Miembros del grupo Ingeniería Química y Ambiental de la Universidad de Jaén (UJA), junto a investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela y del Laboratorio Nacional de Energía y Geología de Lisboa, han aislado sustancias de restos del olivar beneficiosas para el organismo. Los compuestos obtenidos promueven la proliferación de las bacterias causantes de que la flora intestinal cumpla correctamente su función en la asimilación de nutrientes, según ha informado la Fundación Descubre.

0,34375