www.mercacei.com

Metiendo tripa

Mercacei Semanal 1.057

jueves 20 de julio de 2017, 14:17h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Si fuese por las revistas de tendencias, nos pasaríamos el verano comiendo aguacates y ensalada de quinoa mientras sorbemos -por supuesto metiendo tripa- un delicioso batido de acelgas y kiwi. Las portadas de estas publicaciones no hacen sino dejarnos claro que nuestro estilo de vida nunca es tan saludable como podría serlo. Siempre existe un pescado menos graso, una carne menos salada y un batido con más proteínas que el que nosotros queremos consumir.
Sobre el aceite de oliva también suelen opinar, no hay producto que se salve de esta caza veraniega. No importa si el periodista en cuestión que escribe estas páginas sabe o no algo sobre este alimento, lo importante es recurrir a los topicazos, que para informar ya está el telediario.
“6 falsos mitos del aceite de oliva aclarados de una vez por todas”, “10 sorprendentes beneficios del aceite de oliva extra virgen”, “5 trucos de belleza con aceite de oliva que no puedes perderte”, “Los 7 principales beneficios del aceite de oliva”... Podría tratarse de ecuaciones, con tanto número, pero lo cierto es que son algunos de los mejores titulares de la temporada en relación al aceite de oliva. Por separado todos parecen diferentes, pero por dentro son bastante parecidos y esconden un nexo común: una vez leídos te sientes más confuso que antes. Todavía no sabes bien qué diferencia hay entre un AOVE y un refinado, pero lo que sí te queda claro es que cualquiera de ellos debe consumirse en su justa medida, pues sigue siendo una grasa, ¡y estamos en verano! No vaya a ser que un michelín derivado del AOVE decida aparecer en pleno postureo en la piscina...
Como suele ocurrir, entre todo este caos informativo siempre hay alguien que hace las cosas bien. Es el caso del artículo de El País “No tiene ni idea de lo que es saludable”, en el que se repasan los falsos mitos -pero de verdad- de algunos de los alimentos que consumimos a diario. El AOVE es, por supuesto, uno de ellos. La diferencia con los demás decálogos veraniegos es que éste ha preguntado a expertos del sector. Lejos de advertir sobre calorías -un tema que ya aburre soberanamente-, lo hacen sobre la importancia de leer la etiqueta. El texto es comedido en proporción e información. Dice lo justo de la manera más directa posible. Así, en palabras de Marta Miguel, doctora e investigadora del CSIC, informan de que el aceite de oliva recomendado es el que lleva el apellido virgen o virgen extra: “son aquellos que se han producido a través de procedimientos mecánicos. Es decir, simplemente se ha exprimido la aceituna hasta conseguir ese zumo natural que sería el aceite. Si en la etiqueta sólo se indica aceite de oliva sin ningún otro apellido, significa que después de exprimirse la aceituna se ha seguido otro procedimiento y existiría algún tipo de refinamiento con otros productos”. Amén.
En el mismo artículo ponen en tela de juicio los famosos smoothies, asegurando que detrás de su aspecto saludable, estas bebidas contienen más calorías que una hamburguesa y más azúcar que un refresco carbonatado, según un estudio publicado por el Consejo del Cáncer y la Fundación del Corazón de Victoria (Australia).
Porque como no debemos medir los alimentos que consumimos en función de lo bonitos que quedarán en nuestras redes sociales, sólo tenemos un deseo para este verano: más AOVE y menos postureo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Mercacei

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.