www.mercacei.com

Yerma

Mercacei Semanal 1.087

lunes 02 de abril de 2018, 14:13h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

"Los hijos llegan como el agua”, le decía la vieja a Yerma, sumida en su inconsolable tristeza. Lo que para Federico García Lorca reflejaba la lucha del instinto de Yerma frente a la represión en este drama rural es, a día de hoy, la de muchos agricultores con sus tierras. Hemos cambiado el ciclo del tiempo con nuestros sprays, nuestros coches, nuestra radiación... y la tierra se está volviendo yerma. Y, tal y como decía la vieja, no han llegado los hijos pero sí el agua, esta vez sin control alguno.
En el planeta hay más de 2.000 millones de hectáreas de tierras deforestadas y degradadas que podrían restaurarse, un área equivalente a dos veces la superficie de China. Devolver la salud a los paisajes boscosos podría inyectar hasta 85.000 millones de dólares a la economía global, según los expertos. Un auténtico cambio de paradigma que persigue, desde 2015, el esfuerzo global conocido como Reto de Bonn. En concreto, se trabaja para insuflar nueva vida a 150 millones de hectáreas dañadas hasta 2020 y a 350 millones antes de llegar a 2030. Coincidiendo con el reciente Foro Global de Paisajes (GLF) en esta misma ciudad alemana, sus impulsores han presentado el primer protocolo mundial para seguir el progreso de la iniciativa con el fin de ayudar a los países a cumplir sus compromisos.
A pesar de que el continente más afectado es África -con 700 millones de hectáreas degradadas, el equivalente a la superficie de Australia-, en esta cuestión no está solo. Al otro lado del Atlántico, otra región especialmente frágil es Centroamérica y, como caso paradigmático, El Salvador, país en el que un 95% de su población está expuesta a desastres naturales.
Los expertos en Bonn remarcan que no se trata solo de plantar árboles, sino de transformar la relación entre las personas y la naturaleza, algo que, en nuestro mundo moderno, no casa del todo bien.
Los olivos también han intentado domesticarnos. Sí, ellos a nosotros. Nosotros lo intentamos mucho antes, pero la naturaleza nos ha dejado claro un millón de veces que eso es tarea imposible. Sin embargo, los árboles sí que pueden cambiarnos a nosotros. Tienen ese inmenso poder; y es que sin ellos no podríamos respirar.
En Madrid, sin ir más lejos, se están reforestando los parques de las afueras. En Rivas Vaciamadrid, por ejemplo, el Ayuntamiento ha iniciado la plantación de 4.800 árboles que incluyen encinas, coscojas, higueras, olivos, pinos y almendros.
Y es que, por muy increíble que parezca, en España más de la mitad del suelo (55,6%) es terreno forestal. De esos 26,67 millones de hectáreas, el 68% (18,17 millones) está poblado de árboles, lo que sitúa a España como tercer país europeo con mayor superficie forestal arbolada, solo por detrás de Suecia y Finlandia.
Aunque, sin duda, el mejor ejemplo podemos encontrarlo -¡dónde si no!- en Jaén, a través del proyecto Olivares Vivos que pretende salvaguardar la biodiversidad de las zonas no productivas del olivar, causando un efecto directo en la disminución de la erosión del terreno.
Porque a algunos nos gusta hacer lo mismo que Yerma (“muchas noches salgo descalza al patio para pisar la tierra, no sé por qué”) y disfrutar de los árboles y, por qué no, dejarse domesticar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Mercacei

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.