www.mercacei.com

¡Viva el verano virgen extra!

Mercacei Semanal 1.104

viernes 27 de julio de 2018, 13:47h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Cuentan que Hannah, la madre de Charles Chaplin, estuvo recluida en un manicomio de Londres durante muchos años. Cuando el cómico se hizo famoso y adinerado, ordenó sacarla de allí para que pasara sus últimos años en una lujosa mansión de California con todos los cuidados necesarios. Cuando madre e hijo se reencontraron, ella no le reconoció. Cada vez que la visitaba, Hannah le metía en los zapatos porciones de comida envuelta en papel de periódico y él hacía como que no se daba cuenta. Nadie supo jamás lo que hacía con los alimentos que su madre le colocaba furtivamente antes de abandonar la casa, él siempre le guardó ese último secreto. El amor siempre es más fuerte.
Tres años después de fallecer su madre, Chaplin estrenó Luces de la ciudad, una de las cumbres del cine romántico, y con ella mostró al mundo un lugar donde soñar, sin sonido, sin palabras, sin color, tan sólo con una cualidad que ya le diferenciaba del resto del mundo: la sensibilidad. Sólo se necesita eso para hablar del amor. Eso, y un observador dispuesto a dejarse llevar. Pero si el cine tiene su propio lenguaje, el olivo lo ha tenido siempre. Su milenaria longevidad le ha hecho fuente de inspiración ilimitada para artistas de todas las épocas. Ha sido luz, calor y, ahora, cultura. Van Gogh, Cézanne, Picasso, Machado... todos ellos han sido amantes del AOVE. Han bebido de él y lo han inmortalizado, pasándonos la responsabilidad de seguir honrándolo. Porque puede que no existiese como tal una verdadera cultura del virgen extra, pero estamos escribiendo su guión poco a poco, juntos, cada vez más inspirados. Nos hemos descubierto y reconocido. Todos nosotros, los que amamos este zumo y estamos dispuestos a ponerlo de moda, como hizo Chaplin con el cine mudo cuando el sonido atronador rugía ya en todas las salas. Porque Charlot es al cine lo que el aceite de oliva es a la vida. A los adeptos a este club: en Mercacei tenéis vuestra casa. Porque los amantes del AOVE somos cada vez más. El olivo ha girado con el movimiento del planeta y ya no hay sitio para los observadores. Ahora es el momento de los jugadores. Y no hay mejor juego que el de los sentidos. Tocar con las yemas de los dedos la textura del terruño, de los troncos retorcidos sobre los que escribía Antonio Machado; escuchar cómo suena el viento de la sierra deslizándose entre las hojas doradas y sus olivas en envero; oler el cielo en un día de lluvia en la costa; un campo de olivos al atardecer, con una mesa puesta, para celebrar algo, cualquier cosa; y saborear esos aromas que sólo pertenecen al aceite de oliva virgen extra, picantes, a veces amargos, siempre intensos... como la vida misma. Porque tú, sí tú, eres un amante del AOVE y éste es tu momento. Disfruta del verano y, sobre todo, que pases muchos momentos virgen extra. ¡Nos vemos -y nos leemos- a la vuelta!
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Mercacei

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.