www.mercacei.com

Sin comerse el coco

Mercacei Semanal 1.105

viernes 07 de septiembre de 2018, 10:35h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Llevamos un mes sin comernos el coco, o eso es lo que hemos pretendido durante nuestras vacaciones de verano. Sin embargo, los medios de comunicación generalistas han tenido que digerir algún que otro coco. Sin lugar a dudas, ha sido la noticia gastronómica del verano: “El aceite de coco es veneno puro”. Esto fue lo que aseguró la epidemióloga Karin Michels, de la Harvard T. H. Chan School of Public Health, para deleite de los periódicos que se habían quedado sin titulares jugosos durante el periodo estival.
En una conferencia impartida en una universidad alemana -y visualizada más de un millón de veces en Youtube-, la profesora definió el aceite de coco como “veneno puro” y afirmó que es “uno de los peores alimentos que se pueden usar”. Michels apoyaba su tesis en que no existe ningún estudio realizado sobre humanos que muestre que esta grasa tenga un efecto positivo. De hecho, según la docente, es más peligroso que la manteca, ya que contiene un 92% de ácidos grasos saturados y casi no tiene ácidos grasos esenciales, lo cual puede causar un bloqueo en las arterias que van al corazón, conduciendo “a una muerte cardíaca”, insistiendo en que, “cuanto más aceite de coco se consume, más se bloquean las arterias y más riesgo de infarto existe”. Adios a la estrella de las dietas milagro y a uno de los superalimentos preferidos de celebrities como Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie o Jennifer Aniston, que se jactaban de utilizar esta grasa en sus menús diarios.
Karin Michels criticó también que las tiendas bio se hayan llenado en los últimos años de productos con ese tipo de aceite. “Lamentablemente, juegan con esto. No sé si es por ignorancia o si es una cuestión de beneficio”, señaló.
En nuestro sector no somos ajenos a esta realidad. Como habrán comprobado en algún lineal, no sólo se comercializan aceites de coco, sino que en alguna ocasión ha salido al mercado incluso alguna marca de “aceite de coco virgen extra”. ¿Cómorrr? Pues sí, tal cual. Por no hablar de las tiendas bio del barrio, que están repletas de ellos. Que si hay que cuidarse comiendo verduritas, legumbres y cereales; que si muerte a la carne roja; que si debemos reducir la ingesta de alcohol... ¡y depués regamos la ensalada con aceite de coco!
El nutricionista Julio Basulto cree que existe una industria deseosa de crear falsos mitos a través del marketing en relación con ciertos alimentos. A esto se suma un amplio abanico de profesionales sanitarios poco informados y que, en general, hay mucha gente que busca soluciones rápidas a problemas complejos como el mantener un buen estado de salud. “Estamos poco dispuestos a cambiar de hábitos. Queremos la receta mágica. Si alguien nos la da, la compramos”, reflexiona.
Y luego, sin embargo, nos cuesta tanto huir de la imagen rancia y viejuna del aceite de oliva virgen extra. Sin ir más lejos, este mismo verano aparecía en el diario El Mundo la siguiente frase: “Todo debió de empezar con la búsqueda en España por parte de los románticos de una forma de salvajismo poético y libre, con bandoleros y Cármenes como las que todavía hoy aparecen en muchas etiquetas de las garrafas de aceite”. ¿Pero en qué supermercado compra este periodista? Sólo se me ocurre que haya cogido su DeLorean (el mítico coche de Regreso al futuro) junto a Marty Mcfly y provenga del año 1932.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Mercacei

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.