www.mercacei.com

De pintxos a cócteles

Mercacei Semanal 1.110

lunes 08 de octubre de 2018, 11:55h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Dice la mayoría de españoles que de irse de pintxos con algún político del actual Gobierno lo harían con el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades Pedro Duque. Le sigue, muy de lejos, Josep Borrell, ministro de Exteriores. Mucho más allá, concrétamente en el penúltimo puesto de esta encuesta realizada por la franquicia de restaurantes Lizarrán, se encuentra Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación -un término que no ha ayudado en escala de popularidad-, con un triste 1%.
Y es que esto de la política no está muy de moda actualmente (¡si es que alguna vez lo ha estado!). Tanto es así que probablemente sería mejor ir con ellos de cócteles, por aquello de romper el hielo... Precisamente, esa es la nueva estrategia de Aceites de Oliva de España que, de la mano de Iberia, se encuentran recorriendo cuidades como San Francisco, Tokio, París o Milán con su espectacular carta de cócteles con AOVE. Margarita con Hojiblanca, Virgin Mary con Picual, Gin Tonic con Arbequina o San Francisco con Cornicabra son algunos de los combinados que se están sirviendo en los eventos que está celebrando la Interprofesional del Aceite de Oliva Español con consumidores, periodistas, chefs e influencers de estos rincones del mundo. En el úlimo de ellos, desarrollado en la exclusiva Palazzina Appiani milanesa, los asistentes pudieron disfrutar, además, de la música en directo de Paco Soto, de la Escuela de Paco de Lucía.
Porque Estados Unidos, Japón, Francia o Italia son, desde luego, países muy interesantes para los productores de aceite de oliva virgen extra dentro del panorama internacional; sin embargo existen algunas regiones europeas que también requieren de una atención especial. Es el caso, por ejemplo, de Dinamarca. Copenhague tiene uno de los niveles de vida más altos del mundo, pero el bienestar en este país no se exhibe de forma ostentosa ni se traduce en objetos de lujo, sino que se respira una agradable sensación de confort y felicidad basada en saber disfrutar de la vida a base de planes sencillos y relajados, en soledad o buena compañía. Parecería el paraíso si no fuese porque en estos planes de vida nórdicos no hay lugar para el aceite de oliva. Su estilo de vida basado en el hygge (término que utilizan los daneses para definir la felicidad en las pequeñas cosas como la calma y la calidez de lo hogareño) está muy alejado del concepto mediterráneo y eso se traduce en que, por ejemplo, en Magasin du Nord, uno de los centros comerciales más céntricos de Copenhague, no existe en sus estanterías ningún AOVE con marca propia. En estos grandes almacenes, donde los daneses pueden adquirir trajes de Armani o vinos franceses, uno no puede comprar un buen virgen extra.
Si recorres los canales y callejuelas de esta ciudad las encontrarás repletas de restaurantes de comida danesa en la que, por supuesto, el aceite de oliva brilla por su ausencia (todavía no han encontrado el maridaje perfecto entre los arenques y el picual...), a excepción (cómo no) de las trattorias y pizzerias que asoman indiscriminadamente en cualquier esquina y que representan el único atisbo de dieta mediterránea en este lugar del mundo.
Que digo yo que comerse una paella de leña como esas maravillosas que hace Quique Dacosta es más hygge que una manta de cuadros. Ahora sólo nos falta que ellos se den cuenta...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Mercacei

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.