www.mercacei.com

Verdades a medias

Mercacei Semanal 1.116

miércoles 28 de noviembre de 2018, 14:55h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Estamos acostumbrados a que nos mientan y está comenzando a convertirse en una costumbre muy tediosa. Las fake news están de moda, los anuncios cuentan sus medias verdades y nosotros, como observadores y consumidores, tenemos que procesar todo y digerirlo. Y muchas veces hay que reconocer que este proceso llega a ser extenuante.

Pues bien, por si esto no era suficiente ahora resulta que llega a España el Nutriscore, tambien conocido como los semáforos nutricionales. Tras haberse testado durante seis meses en Francia y siguiendo las recomendaciones de diversas sociedades científicas y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha comunicado que entrará en vigor próximamente en nuestro país. Teniendo en cuenta que si por la OMS fuese no podríamos comer jamón ibérico, un poco de miedo sí que dan estos semáforos nutricionales. Y, al parecer, no es para menos.

Este sistema consiste en un semáforo de cinco colores, en el que las comidas y bebidas con propiedades saludables obtienen colores verdes y la calificación de A o B; los de consumo ocasional, en amarillo o C; y los desaconsejados, en naranja-rojo y D o E. Estas notas se basan en la atribución de puntos en función de la composición nutricional por 100 gr. del producto. Según su cómputo de calorías, azúcares simples, ácidos grasos saturados y sodio se obtendrá una puntuación total que luego variará en función de otros elementos “favorables” que contengan proteínas de origen vegetal, fibras, frutas, y verduras o leguminosas, entre otros. Este algoritmo, con alguna modificación para bebidas, materias grasas y queso, determinará el resultado final.

¿Cuál es el problema? Pues que como la composición de los alimentos no es una fórmula matemática, nos podemos encontrar con que, según estos cálculos, la Coca-Cola Zero obtendría un notable B y, en cambio, el aceite de oliva virgen extra podría suspender -independientemente de la marca- con una puntuación de E, según la denuncia que ha presentado la ONG Open Food Facts -que recopila información sobre los productos alimenticios de todo el mundo- y que recoge en un artículo El Confidencial. ¿Cómo es esto posible?

La respuesta es sencilla: “La etiqueta Nutriscore se debería basar en comparar productos de la misma categoría pero, por el contrario, si se comparan dos categorías diferentes (por ejemplo, el kétchup y el aceite de oliva) se obtienen conclusiones erróneas”, explica Antonio R. Estrada, creador de SinAzucar.org, que denuncia que este método puede ser muy engañoso.

Pero Open Food Facts va más allá y revela que sea el AOVE que sea, todos reciben la calificación de E. El motivo es que el Nutriscore establece el varemo de los 100 gr. y valora positivamente la carencia de grasa, algo que el virgen extra no puede eludir.

De nada sirve entonces que contenga propiedades antioxidantes, omega 3, vitaminas E o K, que prevenga la aparición de diabetes, de enfermedades coronarias, que favorezca la digestión, que proteja el hígado... El semáforo está en ambar tirando a rojo y como nos mienten conscientemente tenemos que seguir para adelante como si nada. Pues igual esta vez debemos plantarnos y poner el freno de mano antes de que se nos cale el motor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Mercacei

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.