www.mercacei.com
Análisis de la situación de los precios del aceite de oliva: causas, soluciones y previsiones

Análisis de la situación de los precios del aceite de oliva: causas, soluciones y previsiones

martes 02 de abril de 2019, 10:46h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Para analizar los bajos precios en el mercado del aceite de oliva, en Mercacei hemos recabado la opinión de algunos productores, expertos y operadores del sector con el fin de abordar las causas y posibles soluciones a esta situación.
Para ello, les hemos preguntado:
  1. ¿A qué se debe la situación actual de precios en origen en España?
  2. ¿Cómo se podría revertir esta situación? ¿Existe realmente un problema estructural en el sector para que se produzcan estas oscilaciones de precios entre campañas?
  3. ¿Qué crees que ocurrirá en los próximos meses?

Álvaro Olavarría, director gerente de Oleoestepa

1. Se debe a varias razones. Por un lado, se han producido tensiones en varios frentes que han desencadenado mucho desorden en la oferta. Por otro lado, los datos de producción en España hasta febrero han sido superiores a las estimaciones y aforos oficiales realizados y apuntan a un probable nuevo récord. España acapara este año más del 65% del total de disponibilidades mundiales de aceite de oliva, lo que nos llevará a un stock de enlace mundial normal pero concentrado todo en nuestro país, frente al reparto de otros años entre varios países productores.

2. A corto plazo sólo la climatología puede revertir esta situación y a medio plazo es posible con una organización de la oferta. Hasta hoy no tenemos un problema estructural. La volatilidad de los precios en las materias primas es directamente proporcional a la comoditización y pérdida de valor. Debemos tomar nota de que hay más volatilidad en un lampante que en un virgen extra.

3. Los próximos meses son normalmente los mejores y superaremos la cifra exportada de 1.100.000 toneladas de la campaña 2013/14. También el consumo nacional, que crece a un 2,7%, recuperará parte de lo perdido en años anteriores. Los AOVEs escasean este año y se mantendrá el actual diferencial de precios de más de 600 euros/t. con el precio del lampante. En nuestras manos está defenderlos.


José María Penco, director de la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO)

1. La campaña en España toca a su fin con una producción cercana al récord, lo que unido a la necesidad de hacer caja para afrontar gastos por parte de los agricultores provoca que la oferta sea importante y se concentre en estas semanas, y siendo así los compradores se encuentran en una posición cómoda, viéndolas venir y “esperando” hacer sus operaciones a precios bajos. Sin embargo, la baja producción en el resto de países hace que la campaña sea equilibrada y por tanto no hay razones objetivas para un derrumbe de precios tan importante y acelerado como el que se está produciendo.

2. A corto plazo la única manera de revertir la situación es no vender por debajo de costes. A medio plazo debería implementarse la autorregulación del sector a través de la Interprofesional, así como la activación del almacenamiento privado, pero con precios actualizados a la realidad. A largo plazo la única solución es ampliar mercados exteriores y que logremos aumentar la demanda.

3. Todo dependerá de la climatología. De momento, los últimos meses están siendo secos en España y, por tanto, si se confirma la falta de precipitaciones el precio se recuperará; sin embargo, si la primavera es húmeda y las condiciones de la floración son favorables será difícil recuperar precios a corto plazo.


Juan Vilar Hernández, analista oleícola internacional, CEO de Juan Vilar Consultores Estratégicos y profesor permanente de la UJA

1. Los condicionantes que han motivado esta caída de precios han sido varios. En primer término, existía en las almazaras un elevado stock que se había mantenido esperando una subida de precios, y el comienzo de la campaña precipitó la salida de estos aceites almacenados. Otro factor es la constricción del consumo y, por último, el elevado stock internacional con el que se comenzó la campaña, unido al elevado en la actual temporada, han manifestado unas expectativas de oferta que superan a las del consumo futuro.

2. La promoción del producto para un potencial incremento de la demanda, ante una caída del consumo interno en los principales mercados maduros (España, Italia, Grecia, Portugal, Túnez y Jordania), y estabilización en mercados como el de Estados Unidos. Y a través de estrategias encaminadas al incremento de renta del sector en origen, mejorando los precios y optimizando los costes.

3. Lo más adecuado sería optar, cuanto antes y de forma urgente, por incentivar el incremento de la demanda de forma dirigida y coordinada.


Jesús Cuervas, CEO de Jesús Cuervas, Aceites y Derivados

1. La cosecha en España es muy importante, mayor de lo esperado. Una vez resueltas las dudas generadas al principio de la recolección (rendimientos, acierto del aforo...), los precios se han ido acoplando a los niveles habituales para años con excedentes elevados, a pesar de la mala producción en otros países.

2. En mi opinión es un problema estructural mientras el productor no asuma, sin regulación pública, el almacenamiento de excedentes de campañas largas para venderlos en campañas cortas.

3. Creo que el mercado está en niveles muy bajos de precios, así que es difícil esperar grandes disminuciones a partir de ahora. No obstante, la falta de lluvias, en el caso de continuar, podría provocar un cambio de tendencia y una moderada subida de los precios.


Luigi Caricato, director de Olio Officina

1. Los precios del aceite en Italia, aunque son más elevados que en otros países productores, no satisfacen a los operadores, especialmente a la parte agrícola, que es la más sacrificada. A pesar de la baja producción, los precios, en lugar de subir, se mantuvieron como estaban, como siempre. Esta situación es anómala y se debe en parte a la tendencia a mantener el aceite de oliva de la campaña anterior como reserva para necesidades futuras, dado que se esperaba un año negativo.

2. En Italia todos los problemas son estructurales y es complicado encontrar una solución. La cadena de suministro italiana está muy dividida y fragmentada, con terribles y agotadoras luchas internas. El hecho de que no seamos autosuficientes es un gran problema; Italia sufre fuertes fluctuaciones de precios desde España, con el resultado de que el consumidor permanece desorientado.

3. Lo que sucederá en los próximos meses no se sabe, seguramente la situación no cambie mucho, porque cada año el fenómeno de los precios vuelve a ser el mismo. El problema real e importante es que los consumidores no están dispuestos a gastar cifras altas en el aceite de oliva virgen extra. Falta una cultura de producto y la compra predominante es solo a partir del precio más barato. La solución, tal vez, podría ser la creación de una “Bolsa” gestionada fuera de los principales países productores y destinada a aumentar las cotizaciones de la materia prima, que ya que se aplica con éxito en otros sectores, como el del café, donde se registra el crecimiento del consumo y un aumento sustancial de los precios de la materia prima.


Rafael Gutiérrez, director de Operaciones de Graneles de Dcoop

1.- A un incremento en la producción en España respecto al año pasado de más de un 30% que nos llevará a rondar el récord histórico de producción. El aumento y generalización de las ventas individualizadas de los agricultores ha provocado que esta oferta se incremente frente a una demanda concentrada, que en algunos momentos genera bruscas caídas de precios.

2.- Está claro que hay que aumentar el consumo y ser competitivos en toda la cadena de valor. Además, es necesaria la concentración de la oferta, que es una solución estructural para momentos de este tipo.

3.- Todo va a depender de las lluvias de primavera. Tenemos que plantearnos solucionar el problema desde el sector, independientemente de las ayudas que se puedan conseguir desde fuera para paliarlo.


Francisco Serrano, presidente de Almazaras de la Subbética

1. El exceso de producción de aceite ha sido el desencadenante de la caída de precios en la actual campaña.

2. La única forma de revertir esta situación es fomentando e incrementando el consumo, tanto interno como externo, de aceite de oliva.

3. Si se gestiona bien la producción de aceite se podrá mejorar la situación. La evolución futura de los precios va a depender de la climatología durante la próxima primavera.


Luis Miguel Algar, director de Compras de Deoleo

1. Desde los meses de febrero y marzo del año pasado, con las lluvias, los precios han ido descendiendo y desde entonces hemos tenido un mercado poco operativo. Los mercados poco dinámicos debilitan los precios.

2. La situación ahora es complicada y la gestión que se haga de la oferta es importante. Hay disponibilidad de aceite suficiente y las salidas, por buenas que sean en meses futuros, van a dejar un enlace amplio. La estrategia de venta a pérdidas tiene grandes riesgos, uno de ellos es el nulo valor que aporta a la categoría. No hay una regulación, se obedece a la oferta y demanda, lo que provoca que en mercados al alza, de carencia, puedas vender cada vez más caro (aunque también colapsa, como hemos podido ver), pero en situaciones de este tipo el suelo de precio no está definido. Es una realidad que la gestión de venta en los mercados al alza es maás sencilla, pero cuando estos bajan, es donde realmente hay que definir una estrategia y gestionarla.

3. Desgraciada o afortunadamente, algunas de las variables que más inciden en el precio del aceite de oliva son aquellas que no se pueden controlar, como la climatología. Entiendo que el mercado ha descontado precios ya, por lo que podemos continuar en esta línea, con ligeras variaciones, en función de que se active o no la demanda. Es difícil, pero ahora es momento de mantener la calma, queda año todavía para negociar tanto en la venta como en la compra.


Eduardo Valverde, gerente de SCA San Sebastián (Conde de Benalúa)

1. El problema de la caída fulminante de precios se debe a la configuración del sector oleícola español, muchísimos produciendo granel y pocos operando como envasadores/comercializadores. En cuanto hay algo más de oferta que demanda, se tiende a proyectar la imagen de caída de precios y por repetición en el tiempo acaba pasando y estableciendo movimientos automáticos.

2. La solución pasa por asumir que las fechas y previsiones de consumo condicionan la producción y la oferta de la misma. Necesitamos mas vocación comercializadora (mundial) y menos sentido productor. Hay que ajustar la oferta a la demanda y es responsabilidad de la producción que esto sea eficiente, y retirar excedentes.

3. De cara a los próximos meses, contando con tipos de interés bajos, el precio dependerá de las expectativas de cosecha, en definitiva, del agua que caiga.


Mauro Meloni, director de CEQ Italia

1. La presencia de un volumen de producto indiferenciado en situaciones de estancamiento del mercado puede desencadenar fácilmente una caída de los precios. El fenómeno debe estudiarse en profundidad para comprender realmente qué tipos de compañías operan en esta situación y con qué lógica, tanto en el lado de la oferta como en el de la demanda, para evaluar si los operadores capaces de manejar grandes volúmenes pueden beneficiarse de un dumping prolongado para neutralizar competidores; o se trata de un fenómeno más estructural con un mercado de productos básicos que está comenzando a competir solo en precio y, por lo tanto, en eficiencia de costes.

2. Es necesario trabajar en el lado de la demanda, en la cultura del producto, en su conocimiento, en el valor percibido, promoviendo una segmentación de consumidores correlacionada con las características, usos y elementos distintivos de los AOVEs. El problema también tiene un componente estructural relacionado con la necesidad de vender el producto lo antes posible para recuperar un año de inversiones, a lo que se une un componente especulativo. También echo en falta el hábito de firmar contratos a largo plazo que podrían crear una mayor estabilidad de precios y distribuir riesgos entre la cadena de suministro.

3. El mercado ya ha alcanzado un nivel de precios mínimos.


Duccio Morozzo della Rocca, director de The Olive Bureau

“Es una vergüenza que el precio del aceite pueda estar tan bajo. Yo creo que existe una falta de equilibrio entre quien produce y quien envasa. En los próximos meses no cambiará mucho el precio y me pregunto qué ocurrirá con la próxima temporada. ¿Tendremos una producción abundante? Si no encontramos un balance sostenible en toda la cadena del aceite será imposible aguantar esta situación durante muchos años más”.