www.mercacei.com

#noalaaceitera

Mercacei Semanal 1.046

martes 16 de mayo de 2017, 16:23h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Que si no a la palma, no al gluten, no a los azúcares añadidos... ¿Pero qué pasa con la aceitera? No nos creeríamos en serio que con una norma que regulase los envases irrellenables del aceite de oliva en el canal Horeca era suficiente, ¿verdad?
Algunas asociaciones y organizaciones llevan dos años denunciando la falta de control que se lleva a cabo desde la Administración sobre el cumplimiento de la norma regulada por el Real Decreto 895/2013. “Desde la aplicación de esta norma no hemos dejado de ver aceiteras, envases que no cumplen con la norma y botellas que han sido rellenadas, lo que resulta no sólo un incumplimiento legal, sino una amenaza a la calidad y pureza de los aceites de oliva y una merma de los intereses de los consumidores”, denuncia Asaja. Razón no le falta. Es pasmosa la falta de decoro de aquellos que invierten más tiempo en idear la trampa que en cumplir la ley.
“Si le pongo guindilla ya no es aceite de oliva, es una salsa”,“Para qué voy a hacerlo si aquí nadie viene a comprobarlo”, “¡Lo que faltaba, con lo caro que está el virgen extra!”... Les sobran los argumentos a los tramposos y se nos acaba la paciencia a los demás.
Hace unos días se podía leer en una famosa cuenta de Twitter: “Hace poco nos parecía una basura un sueldo de 1.000 euros al mes y ahora nos peleamos por trabajar gratis”. Un tema que viene al pelo ahora que el mediático chef Jordi Cruz ha salido de Málaga para meterse en Malagón. Si hace una semana emprendía una cruzada contra las tapas gratis, ahora defiende el trabajo sin remunerar de los becarios de su restaurante Àbac. Las reacciones no se han hecho esperar y la junta catalana Intersindical-CSC ya ha denunciado al chef ante Inspección de Trabajo con el objetivo de comprobar la situación de sus aprendices.
Estas denuncias parecen ir a la velocidad de la luz. No hay nada como tener una buena red social a mano, probablemente el método más eficaz de hacer cumplir la ley hoy en día. Por todo ello nos hemos propuesto desde Mercacei emprender una campaña de denuncia contra el uso de la aceitera en restauración. Puede que el consumidor ya se esté concienciando, es probable que en su interior piense “¿peeeerdona?” cada vez que observe ese recipiente vacilón y grasiento encima de su mesa, pero nada de eso es suficiente si sigue ahí una y otra vez. Por eso os proponemos una acción muy sencilla en la era de las redes sociales. Cada vez que te sientes en una cafetería, restaurante o bistró y te presenten un aceite de oliva que no esté debidamente etiquetado haz una foto y súbela a tu cuenta de Instagram, Twitter o Facebook y añádele el hashtag #noalaaceitera. Ejerce tu derecho de denuncia, tu derecho a saber lo que consumes y a que dejen de tomarte el pelo.
La aceitera es un símbolo de España, pero de la España rancia que tenemos que dejar atrás para demostrar al resto del mundo lo que realmente somos: luchadores, honestos, innovadores, creativos, vanguardistas... Nos merecemos más campañas, más controles, más calidad y, sobre todo, más unidad.
Todos juntos podemos desterrar a la aceitera. Adiós ayer y hola mañana: #noalaaceitera.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Mercacei

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.