www.mercacei.com
La peor de las pandemias

La peor de las pandemias

Mercacei Semanal 1.182

Por Pandora Peñamil Peñafiel
lunes 20 de abril de 2020, 11:41h
Se lee últimamente por las redes sociales -una importante fuente de información más o menos fiable estos días- que la pandemia que más miedo da es la de los idiotas. Porque si el coronavirus mata, las imprudencias cometidas durante el periodo de alarma también pueden hacerlo. Mientras el 90% de los españoles permanecemos confinados, hay algunos “graciosos” que por tener un puñado de likes en sus redes sociales burlan las leyes fingiendo encierros de San Fermín o procesiones hechas con cartones y bolsas de basura. Porque, desgraciadamente, los idiotas parecen ir sobrados de imaginación.

"El ‘coronavirus’ del olivo amenaza un 95% de la producción europea”. ¿Estamos locos? ¿De verdad es necesario recurrir a estos conceptos lamentables para que Google nos indexe mejor?

Pero luego existe otra pandemia, y esta también es igualmente irresponsable. Se trata de la alarmista, de la inmoral, de la que sólo busca el beneficio de obtener más voyeurs sin importar las consecuencias. Es la de los medios de comunicación generalistas y su ausencia de objetividad según que temas. Fijémonos, por ejemplo, en el tratamiento que hacen estos diarios con respecto a las noticias que se generan en torno al olivar y el aceite de oliva. La semana pasada podíamos leer en las portadas de la prensa digital estos dos titulares: “El ébola del olivo puede costar a España 17.000 millones de euros en los próximos 50 años” y “El ‘coronavirus’ del olivo amenaza un 95% de la producción europea”. ¿Estamos locos? ¿De verdad es necesario recurrir a estos conceptos lamentables para que Google nos indexe mejor?

Creo, sinceramente, que en algún momento de este viaje hemos perdido el norte. Entre un CIS que pregunta a los españoles si se debe aplicar la censura y unos medios de comunicación que sólo se refieren al olivar para hablar de plagas y al aceite de oliva para relacionarlo con fraude, nos hemos vuelto inmunes a la verdad. En realidad, es muy probable que a estas alturas seamos totalmente incapaces de distinguirla y aislarla de los bulos, de lo incierto, de lo fake. Si los consumidores ya no estaban lo bastante confundidos acerca de qué es un aceite de oliva refinado o un AOVE... ¡imaginad ahora que creen que el olivo puede padecer un coronavirus!

Así que al final han conseguido lo que querían, una sociedad anestesiada, que no cuestiona ninguna decisión, que oye las noticias pero que ya no escucha nada

Hay cosas que no se pueden permitir y esta es una de ellas. Sin embargo, ¿qué hacemos para impedirlo? Sería como si un minúsculo David intentase frenar los pies a un monstruoso Goliat. Y lo cierto es que nadie está por la labor de meterse en embolaos, que ya bastantes tenemos. Así que al final han conseguido lo que querían, una sociedad anestesiada, que no cuestiona ninguna decisión, que oye las noticias pero que ya no escucha nada.

Ahora más que nunca es necesario recuperar la conciencia colectiva. “Y entonces, habiendo sido privados de la cercanía de un abrazo o de una mesa compartida, nos quedarán los medios de comunicación”, decía Ernesto Sábato allá por el año 2000. Y si no podemos contar ni siquiera con eso, mejor apaga y vámonos. Eso sí, de irnos, mejor hacerlo cantando aquello que decía O bella ciao, bella ciao, bella ciao, ciao, ciao...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios