www.mercacei.com
Sólo el misterio

Sólo el misterio

Mercacei Semanal 1.213

lunes 28 de diciembre de 2020, 08:55h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

"Se le vio, caminando entre fusiles, por una calle larga, salir al campo frío, aún con estrellas de la madrugada. Mataron a Federico cuando la luz asomaba”. Así describió Antonio Machado la muerte de su amigo Federico García Lorca en aquella estremecedora noche cuando fue fusilado junto a un olivo en el barranco de Víznar, camino de Granada. Era la noche del 18 de agosto de 1936. Mataron al poeta pero no pudieron silenciar la poesía.

Dalí, Picasso, Cortázar, Vargas Llosa, Buñuel... añoraron y honraron la existencia de aquel brillante perro andaluz que desentrañó el misterio de los olivos como no lo haría ningún otro artista en el mundo. Sobre ellos aseguró que están cargados de gritos. No tuvo tiempo de contarle al mundo el resto de lo que estos árboles escondían. Nunca pudo detenerse a describirlos como sí hizo con la violencia granate que emanaba de las avenidas de Harlem o Wall Street cuando fue poeta en Nueva York.

Pero los olivos le sobrevivieron, como han hecho con todas las civilizaciones que han pasado por este viejo planeta azul y hoy, en pleno siglo XXI, siguen cargados de gritos, pero no de tristeza, sino de esperanza. En estos tiempos tan adversos que nos está tocando vivir, ellos mantienen su entereza, sabios, impasibles, retorcidos pero igual de generosos que siempre. Su fruto es el mismo y nosotros hemos sabido trabajarlo a través de los milenios hasta haberlo casi perfeccionado. Ya no hablamos de aceite de oliva, ni siquiera de aceite acerbo, que es como los antiguos griegos se referían al zumo extraído de aceitunas verdes. Ahora decimos directamente AOVE.

En el siglo de los diminutivos y las siglas, el AOVE es el rey. No es difícil leer en la prensa -¿es que hay alguien que sigue leyéndola más allá de los titulares?-, en las revistas gastro o en los hashtags de las redes sociales el término #aove junto a contenidos de alta cocina, marcas Premium o chefs con estrella Michelin. Ahora son los cocineros los que muestran interés por aquel monovarietal o ese otro blend que hace que sus platos exploten en la boca del comensal, que sepan a menta, pero también a regaliz, a alcachofa o a vainilla en el mismo bocado.

Sin saber cómo, los amantes del AOVE -un concepto que nos enorgullecemos de haber inventado en nuestra publicación Olivatessen, cuyo séptima edición acaba de salir al mercado- estamos, por fin, de moda. Y ésta no parece ser una moda pasajera. ¿Cómo ha ocurrido? Con mucho trabajo, promoción, comunicación, comunicación y comunicación. Lo demás es puro misterio. Pero, como decía Lorca, “solo el misterio nos hace vivir. Solo el misterio”. Así que, por nosotros, ¡que viva el misterio del virgen extra! ¡Y que 2021 venga cargado de ese maravilloso misterio!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios