www.mercacei.com
Cuestión de pieles

Cuestión de pieles

Mercacei Semanal 1.222

miércoles 03 de marzo de 2021, 13:01h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Vas paseando tranquilamente por una calle de Granada y te encuentras en una marquesina de autobús con unos cuerpos desnudos. Son personas de carne y hueso, con caras corrientes como la de tu vecino, tu prima o tu mejor amigo. Les une un dibujo tatuado en la piel: una rama de olivo con unas aceitunas. Te miran como diciéndote: “¿es que tú no lo llevas en la piel?” Se refieren, cómo no, al olivo, a las aceitunas y al aceite de oliva virgen extra. Ellos sí lo llevan dentro, lo sienten profundamente grabado en su dermis.

Un momento, ¿es que no habéis visto estos anuncios? Ah claro, qué despiste, es que los han prohibido incluso antes de mostrarlos al público. No son de Louis Vuitton, ni de Gucci, ni de Valentino. Ellos sí pueden exhibir cuerpos desnudos, mujeres jóvenes, esbeltas y guapas sometidas al deseo masculino. Pero la campaña de UPA-Granada “El aceite de oliva lo llevamos en la piel”, puesta en marcha para promocionar su consumo entre los jóvenes, no. Es ofensiva.

Y es que la empresa encargada de la explotación publicitaria en autobuses y marquesinas que la ha rechazado considera “ilícitos” aquellos anuncios que presenten a las mujeres de forma vejatoria o discriminatoria, al utilizar particular y directamente su cuerpo como mero objeto desvinculado del producto que se pretende promocionar. Es decir, que exhibir mujeres adultas, que posan en igualdad de condiciones que sus compañeros del sexo masculino, enseñando la misma piel, con un tatuaje en forma de olivo, es algo vejatorio y ofensivo.

El líder de UPA-Granada, que además es uno de los modelos que ha prestado su imagen en la campaña, no da crédito a lo ocurrido. Según ha explicado, la campaña sólo pretendía llamar la atención de los más jóvenes tras haber detectado un descenso en el consumo de aceite de oliva y un cambio de hábitos en este colectivo que lo ha llevado a abandonar la Dieta Mediterránea y optar por comida rápida o procesada. Perdónenme señores, pero yo no encuentro la ofensa por ningún lado.

Los anuncios del McDonald’s, de KFC o Burger King repletos de grasas saturadas en los que una voz en off -o la presentadora de moda de MasterChef Junior- afirma que el menú infantil de estos establecimientos es sano y equilibrado son ofensivos. Las imágenes de las revueltas en la calle, en las que jóvenes que ni siquiera saben por qué se dedican a arrojar adoquines a diestro y siniestro en pleno toque de queda, son ofensivas. Los políticos insultándose en el Congreso y ninguneando a sus votantes son ofensivos y vejatorios. Un cuerpo desnudo que te contempla desde la marquesina del autobús sugiriéndote que consumas aceite de oliva virgen extra porque es bueno para ti sólo puede ser una cosa: hermoso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios