www.mercacei.com
Las mil y una vidas de la aceituna

Las mil y una vidas de la aceituna

Mercacei Semanal 1.199

martes 22 de septiembre de 2020, 08:33h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Se podría decir que la aceituna vive una vida plena. Nace en el árbol más bello y longevo del mundo; florece durante la primavera en un ecosistema capaz de capturar y almacenar el CO2 de la atmósfera a largo plazo; se recolecta en otoño durante su periodo de envero; y se exprime hasta extraer de ella el zumo más sabroso (¡y saludable!) del planeta.

Por si esto fuera poco, cada día nos sorprenden nuevos descubrimientos que nos sugieren que sus huesos tienen más vidas que las de un gato.

Hace tan sólo unos meses descrubríamos Re Olivar, un nuevo biomaterial orgánico, biodegradable y reutilizable elaborado a partir de huesos de aceituna de NAIFACTORY_LAB. Juguetes que pueden convertirse en cuencos, sillas que cultivan plantas y estands de exhibición que cambian de forma para cada nueva edición son sólo algunos de los productos que ha introducido en el mercado esta empresa afincada en Barcelona que apuesta por la sostenibilidad y la arquitectura efímera. Una colección que es todo un deleite para los ojos y que surgió cuando la diseñadora Silvana Catazine estaba realizando una formación sobre biomateriales en la escuela Elisava en Barcelona: “Tenía que elegir un material para empezar a experimentar. En la comida observé los huesos de aceituna en el plato y pensé que sería interesante probar con ellos. Así podía fomentar un producto local. Los huesos, que representan el 15% del peso de la aceituna, han sido tradicionalmente descuidados como residuos y hasta hace poco han empezado a utilizarse en la industria cosmética y, sobre todo, como base de biocombustibles”, nos explicaba en una entrevista publicada en nuestra web el pasado mes de junio.

Otros que han querido regalar una nueva vida a este fascinante material natural han sido los griegos. Se trata de la empresa Klimis, ubicada en la ciudad de Kalamata, que desde hace unos años produce briquetas de barbacoa elaboradas con huesos de aceituna griega. Se trata de un producto ecoinnovador 100% natural que ha sido premiado en diversos certámenes europeos y que proporciona una fuente de energía sostenible.

Aunque es probable que la iniciativa más curiosa -¡y mira que es difícil elegir!- sea la de un campo de fútbol hecho a partir de huesos de aceituna que acaba de abrir sus puertas en Guichen (Francia). Sus creadores han optado por este material para sustituir los granulados de neumático reciclado utilizados habitualmente para rellenar los céspedes sintéticos de este tipo. “A diferencia del caucho, ninguna emisión tóxica puede escaparse en caso de lluvia o de roce con la piel de un jugador”, han asegurado sus promotores, que se muestran encantados con el resultado.

¿Alquien sigue poniendo en duda la capacidad de reinvención del olivo y de sus frutos? Nosotros, desde luego, no nos atrevemos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios