www.mercacei.com
Sálvese quien pueda

Sálvese quien pueda

Mercacei Semanal 1.208

lunes 16 de noviembre de 2020, 09:49h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

No sé a ustedes, pero a mí me preocupa un poco vivir a golpe de susto. Para ser más exactos, yo diría que nuestra vida actual se conforma de las acciones que tienen lugar a medio camino entre el miedo y la apatía más absoluta.

Compartimos, muchas veces por inercia, hashtags en redes sociales (#salvemoslahosteleria, #salvemoslosbares...) sin ser conscientes de que este SOS no es una mera tendencia, sino un problema muy grave que afecta al empleo directo de 1,8 millones de personas, según datos del informe Hostelería en España 2019.

Lo cierto es que la realidad en nuestro país es la siguiente: según los datos de afiliados a la Seguridad Social, el número de trabajadores en hostelería ha descendido desde enero un 17,4%, con una pérdida de más de 300.000 empleados. Mientras, un 19,6% de bares y restaurantes no ha reabierto desde el fin del estado de alarma.

Por su parte, el sector hotelero no se encuentra mucho mejor. Las restricciones de movilidad derivadas de la pandemia lo están empujando hacia un cambio de modelo, reinventando el concepto de hotel y los servicios que se ofertan, adaptándose desde diferentes ángulos a la nueva (y deprimente) realidad. Consultoras especializadas en diversificar en tiempos de crisis trabajan en estrategias que pasan, por ejemplo, por transformar las habitaciones en oficinas. ¿Por qué no? Cadenas como B&B Hotels, Meliá y Accor ya se encuentran lanzando promociones en este sentido, asegurando que sus habitaciones disponen de todos los elementos necesarios para convertirse en una solución para aquellos que tengan que teletrabajar pero que, por diversas razones, no puedan hacerlo desde casa.

Otra alternativa pasa por transformar las habitaciones en restaurantes pop-up. Para combatir los famosos “toques de queda”, el hotel sueco Lidköping Stadshotellet ha dado el gran paso convirtiendo sus 67 habitaciones en otros tantos restaurantes pop-up como respuesta a la demanda de grupos de personas que desean disponer de una oferta gastronómica completa, segura y privada en tiempos de pandemia.

Entre todo este cúmulo de ingenio y creatividad llama la atención la solución, probablemente, más demandada: transformar las habitaciones en aulas de clase. Es el caso de seis hoteles de Girona que están poniendo a disposición de los estudiantes espacios donde pueden seguir asistiendo a clases “anexionando” sus salas a escuelas del centro de la ciudad.

Esperamos que esta situación dure lo menos posible porque en el país del sol, las tapas y la sangría desbordamos talento, pero sería mejor reservarlo para algo más que para sobrevivir en esta absurda realidad del “sálvese quien pueda”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios