www.mercacei.com
Javier Mariscal: “No entiendo de otras grasas, yo siempre cocino todo con aceite de oliva virgen extra”

Javier Mariscal: “No entiendo de otras grasas, yo siempre cocino todo con aceite de oliva virgen extra”

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Hay vida más allá de Cobi. O, si no, díganselo a Javier Mariscal, el ilustrador mediterráneo por excelencia que, harto de que le pregunten por su famosa mascota de las Olimpiadas de Barcelona 1992, atraviesa una etapa de esplendor creativo con sus portadas personalizadas para The New Yorker o el lanzamiento del Travel Book de Los Angeles para Louis Vuitton. De todo esto, del postureo gastronómico, de unos olivos abandonados y de su pasión por las aceitunas empeltres hablamos con él en su estudio de Barcelona. Pasen y dejen fuera sus convencionalismos.

¿Te gusta el aceite de oliva? Es un producto muy recurrente en tus dibujos de paisajes mediterráneos...
El aceite de oliva es fundamental en mi vida. Yo viajo muchísimo y estando, por ejemplo, en México o en Hong Kong me he llegado a preguntar: ¿pero es que aquí no tienen aceite de oliva? O te sacan lo que dicen que es un aceite y piensas que es algo impresentable. No entiendo de otras grasas, yo siempre cocino todo con aceite de oliva virgen extra. La gente que me quiere me dice que hago muy bien la tortilla de patata y, desde luego, ahí no entra otra cosa que no sea AOVE.

Entonces, si vas a cenar a casa de unos amigos, ¿te animarías a llevarles una botella de aceite de oliva o te irías al clásico vino? ¿O mejor que te lo traigan a ti?
No, no, yo llevo vino. Mira, es que llevar una botella de aceite a una casa es como decirle a tu amigo que no te fías del aceite que han usado para hacer la cena. ¡Hay que tener cuidado con esas cosas!

¿Qué te viene a la cabeza cuando piensas en olivos? ¿Te parece un árbol inspirador?
El olivo es un árbol increíble que compartimos en todo el Mediterráneo y, dependiendo del lugar, se cuida o se le da una importancia diferente. Yo recuerdo que un verano le alquilamos una casa en el interior de Benisa (Alicante) a una señora extranjera. En la finca había 12 olivos totalmente abandonados y llegó un día en el que me partía el corazón verlos así. Llamé a la propietaria en pleno agosto y le dije: ¿te importa que te los limpie? Estaban llenos de brotes y de enredaderas por todo el tronco, nadie los había tocado quizás en 15 ó 20 años. Yo pensaba que los árboles estaban gritando que alguien les ayudara, así que me pegué una panzada a trabajar y lo hice. Hace poco, me encontré con ella y me lo agradeció. Y eso que los olivos eran jóvenes, porque cuando te encuentras con un olivo milenario te da un respeto... Es para llamarle señor. Se me pone la piel de gallina al pensarlo.
Hay algo que siempre me impresiona, que es cuando el viento azota los olivos y descubre en ellos ese intenso color plata. Eso es insuperable. O cuando vas por Jaén y Córdoba y vas pasando olivos y olivos y más olivos... dices ¡qué locura!
Lo que no soporto es esos olivos que tienen en los viveros que podan de esa forma tan horrible, como si fuesen caniches. ¡Los humanos no podemos ser tan brutos!


Tus obras podrían ser al arte lo que un plato de Ferran Adrià a la gastronomía: una amalgama de colores, aromas y luz que una vez que se mezclan acaban en una sintonía casi perfecta para el espectador y el comensal. ¿Conviven el equilibrio y la belleza en el caos?
Yo creo que en el olivo reside toda la belleza. A mí siempre me gusta imaginar cómo era todo en la época de los Romanos. El olivo fue uno de los primeros árboles que se empezó a cuidar por sus bondades y la utilidad de sus frutos, hasta que un día se dieron cuenta de que al machacarlos surgía el aceite. De hecho, cuando tú ahora mismo estás tomando un aceite de oliva es muy bonito decir: gracias tata-tata-tata-tatarabuelos. Es el proceso de toda una herencia que nos han ido legando y que cada día que nace algún niño recibe en forma de disco duro el trabajo de las civilizaciones que nos han cedido miles de cosas, entre las que está el aceite de oliva.

¡Este es unos de los protagonistas del I Maratón de Celebrities del AOVE! ¿Te lo estás perdiendo? Suscríbete a nuestro boletín diario para engancharte. Cada hora, una celebrity hablando de AOVE. Pincha aquí para suscribirte.