www.mercacei.com
Edición 2015    18 de mayo de 2022

Agroseguro

La bajada de temperaturas sufrida desde el pasado viernes a causa de una masa de aire ártico proveniente del norte de Europa ha provocado heladas de forma generalizada en buena parte de la Península Ibérica, lo que ha causado graves daños en el campo, según ha informado Agroseguro.

El capital asegurado por el seguro de olivar creció un 18,3% en 2021 respecto a 2019, hasta 441,4 millones de euros, de los cuales 289 millones de euros correspondieron a Andalucía (+13%), 74,01 millones de euros a Extremadura (+49%) y 41,7 millones de euros a Castilla-La Mancha (+36%), según los datos facilitados a Mercacei por Agroseguro.

Las indemnizaciones de Agroseguro a los agricultores asegurados por los siniestros producidos durante el año 2021 superaron los 722 millones de euros, un 23% más que el año anterior. En el caso del olivar, se situaron en 16,6 millones de euros, frente a los 5,2 millones de 2020, lo que supone un incremento del 219%.

El olivar acumula 9,7 millones en daños entre enero y septiembre de 2021, principalmente por los siniestros ocasionados por los temporales de invierno y el paso de la borrasca Filomena, así como por los graves y numerosos pedriscos caídos durante agosto y septiembre, según ha informado Agroseguro.

Agroseguro celebró recientemente en Sevilla, de manera mixta (presencial y por videoconferencia), una jornada de divulgación sobre el seguro agrario que contó con la presencia de representantes de las entidades coaseguradoras y de sus redes comerciales, así como de profesionales del sector. El encuentro se centró en las líneas de seguro cuyo periodo de suscripción se realiza durante el otoño, y que además tienen gran relevancia dentro del campo andaluz, caso del olivar.

Los partes de siniestro recibidos por Agroseguro tras la depresión aislada en niveles altos de la atmósfera (DANA) registrada entre los días 21 y 26 de septiembre superan, por el momento, las 25.000 hectáreas aseguradas. Este fenómeno, la segunda DANA registrada en el mes de septiembre, provocó una fuerte actividad tormentosa con abundantes lluvias, pedriscos y aparato eléctrico, y con temperaturas más bajas de lo habitual.

Agroseguro ha recordado que el 30 de septiembre finalizará el plazo para que los olivareros interesados en suscribir el seguro agrario por primera vez o que actualmente no estén incluidos en la base de datos de productores asegurables soliciten su inclusión.

Desde el pasado 31 de agosto, debido a la entrada de una DANA por el oeste del país, se ha producido un aumento muy significativo de la inestabilidad meteorológica. Esta situación se ha traducido en intensas lluvias, en ocasiones acompañadas de pedrisco, que han provocado graves inundaciones y pueden haber causado daños en varios cultivos -como el olivar- que actualmente se encuentran en un estado de desarrollo avanzado, según ha informado Agroseguro.

La Entidad Estatal de Seguros Agrarios (Enesa) tiene previsto simplificar el trámite para que los productores de olivar que no cuentan actualmente con seguro agrario en vigor puedan acceder a los módulos 1 y 2 (que permiten contratar dos cosechas consecutivas), cuyo periodo de contratación se iniciará el próximo 1 de septiembre y con el que se dará cobertura a las cosechas 2022/23 y 2023/24, según ha informado Agroseguro.

El subsecretario de Agricultura, Pesca y Alimentación y presidente de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (Enesa), Luis Álvarez-Ossorio Álvarez; y el presidente de Agroseguro, Ignacio Machetti, han firmado el convenio entre ambas entidades para la ejecución del 42º Plan de Seguros Agrarios Combinados y la liquidación de planes anteriores, así como para regular otros ámbitos de cooperación.

A quienes formamos parte del sistema español de seguros agrarios nos gusta recordar que la ley que lo creó y lo reguló, del 28 de diciembre de 1978, es la primera que fue aprobada en democracia. Sus artífices proyectaron una idea a las siguientes generaciones: la España del futuro no se puede configurar sin asegurar el futuro del mundo rural. Así comienza este artículo escrito por Ignacio Machetti con motivo del décimo aniversario de su nombramiento como presidente de Agroseguro.

Los cuatro primeros meses del año dejan una perspectiva muy desigual para el campo español: mientras la abundancia de precipitaciones ofrece una buena perspectiva de cosecha para algunos cultivos, el paso encadenado de graves fenómenos meteorológicos eleva las indemnizaciones hasta los 255 millones de euros, un 37% más que el pasado año, cuando abril se cerró con una estimación de 186 millones de euros, según ha informado Agroseguro.

El cultivo del almendro está cada vez más presente en el campo español y también dentro del seguro agrario, con un crecimiento de la producción asegurada del 278% en las cinco últimas cosechas (planes 2015-2019), hasta alcanzar las 79.924 toneladas aseguradas en el último plan finalizado, correspondiente a la campaña 2019/20, según ha destacado Agroseguro.

La producción asegurada en el olivar se situó en 679.862 toneladas en 2020, el 9,97% de la producción asegurable y un 16% menos que un año antes (812.184 t.), según se desprende del informe anual de Agroseguro.

Las tormentas de pedrisco fueron el riesgo meteorológico más dañino para el conjunto de la agricultura española durante 2020. En concreto, Agroseguro abonó a los productores asegurados 227,4 millones de euros por los daños ocasionados por este tipo de fenómeno meteorológico.