www.mercacei.com
El sector oleícola pide que se adjudique directamente al AOV la mejor valoración en el Nutri-Score

El sector oleícola pide que se adjudique directamente al AOV la mejor valoración en el Nutri-Score

miércoles 28 de octubre de 2020, 10:00h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Un importante grupo de asociaciones, profesionales del sector oleícola y científicos han reclamado que, al igual que ciertos alimentos singulares como el agua presentan una categoría directa en la clasificación Nutri-Score, los aceites de oliva vírgenes extra merecen un tratamiento específico y asignación directa de clasificación A (la mejor valoración) en dicha escala.

En un comunicado conjunto, la Sectorial del AOV con DOP, la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO), Almazaras Federadas de España, QvExtra! Internacional, la Cátedra de Gastronomía de Andalucía, así como organizaciones vinculadas al aceite de oliva y la salud e investigadores de prestigio han destacado que el aceite de oliva virgen es el único alimento que tiene aprobada dos alegaciones, demostradas científicamente en ensayo humano sobre la capacidad antioxidante y sobre su capacidad para mantener niveles normales de colesterol sanguíneo, un hecho que ningún otro aceite vegetal ni alimento lo tiene –los polífenoles del cacao también tienen aprobada una alegación, pero en la capacidad antiinflamatoria- a partir de la evaluación de la evidencia científica de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) y aprobado y autorizado por el Reglamento 432/2012.

En este sentido, han señalado que ninguna clasificación de calidad puede ir en contra de dos alegaciones aprobadas por la EFSA, lo que no se consigue con el actual algoritmo de Nutri-Score, que clasifica el AOV en categorías inferiores a la A.

Según han destacado, numerosos estudios científicos avalan al aceite de oliva virgen como la mejor grasa que el ser humano pueda ingerir en base a sus efectos sobre la salud. Por tanto, a su juicio, clasificaciones que lo equiparen a otras grasas “son un engaño manifiesto al consumidor”.

Además, han precisado que el aceite de oliva virgen tiene una presencia prioritaria en las guías alimentarias españolas actuales. También han resaltado que este producto está presente en la alimentación desde hace más de 3.000 años y la fisiología humana está perfectamente adaptada a su uso, aprovechando los omega 9, con las elongasas y desaturasas desplazadas hacia la ruta de los omega 9 frente a la ruta de los omega 6, aunque la ingesta de omega 3 sea baja. “La modulación sobre las enzimas y por consiguiente en la producción de un tipo de tromboxanos, prostaglandinas y leucotrienos es clara”, han añadido.

Para estas asociaciones, realizar modificaciones de cálculo en el algoritmo Nutri-Score, como existen para las bebidas, grasas o quesos, no sería adecuado, ya que la excelencia de este alimento no se puede medir con los parámetros que actualmente maneja este sistema de etiquetado frontal, a menos que el poder antioxidante, por ejemplo, se contabilizara en el mismo.

Anteriormente, el algoritmo de Nutri-Score en Francia se ha modificado para primar productos alimentarios en sus guías y dietas alimentarias, por lo que creen que España debe modificar y adaptar dicho algoritmo para que tengan la correcta clasificación del aceite de oliva virgen.

“No sería bueno excluirlo de la clasificación porque quedarían sin valoración, como otros productos, como es el caso, de momento, de los que tiene contenido alcohólico, lo que puede dar ocasión a que el consumidor lo perciba como negativo. Aplicar la exceptuación de alimentos de un solo ingrediente tampoco sería comparativamente adecuado, ya que los situaría al nivel de otras grasas vegetales de única procedencia, que no presentan los beneficios de salud del aceite de oliva virgen, creando de nuevo la confusión en el consumidor”, han considerado.

Por ello, han indicado que es necesario un cambio en la clasificación Nutri-Score para adjudicar directamente al aceite de oliva virgen como A verde oscuro (la mejor valoración).

En el caso del aceite de oliva, al compartir, aunque en menor intensidad, las alegaciones nutricionales que aportan el propio aceite de oliva virgen que contiene, han abogado por que se reasigne automáticamente a la clasificación B verde claro, mientras que para el resto de los aceites vegetales deben valorarse a partir de C amarillo dependiendo de su composición en ácidos grasos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios