www.mercacei.com
Ayanet TIC: soluciones innovadoras para la digitalización de las empresas del sector

Ayanet TIC: soluciones innovadoras para la digitalización de las empresas del sector

viernes 27 de noviembre de 2020, 13:04h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La digitalización de las almazaras y las compañías de verdeo comienza por el ERP, el software de gestión que permite llevar la trazabilidad y el control económico completo de la empresa o cooperativa. Ayanet ha invertido desde 2014 más de 1,5 millones de euros en adaptar al sector agroalimentario el ERP de Microsoft, MS Dynamics 365 BC (NAVISION). El resultado es NutriNAV, un software específico con el que la compañía reafirma su apuesta y compromiso con un sector, el del olivar, que considera estratégico.

En Ayanet TIC llevan ofreciendo soluciones tecnológicas e informáticas desde 1985. Nacida para ayudar a las empresas a ser más productivas y competitivas -ha informatizado más de un millar en estos 35 años-, la firma aragonesa -con presencia en toda España- cuenta en la actualidad con un equipo de más de 45 consultores y técnicos multidisciplinares, ingenieros, economistas, informáticos y diseñadores en sus oficinas de Zaragoza, Sevilla y Valladolid. Entre sus méritos y reconocimientos, destacan el Premio IBM al Partner del Año (1991), el Premio a la Excelencia en el modelo EFQM otorgado por el Gobierno de Aragón (2005), el certificado en las normas de aseguramiento de la calidad CMMI 2 (2010), el sello de responsabilidad social de Aragón RSA+ (2019) o la certificación Microsoft Gold Partner.

En 2015 Ayanet desarrolló un software específico para empresas y cooperativas agroalimentarias, NutriNAV, especialmente indicado para almazaras y empresas de aceituna de mesa. Basado en el ERP de Microsoft, Microsoft Dynamics NAV -también conocido como NAVISION-, siempre actualizado en las versiones de Dynamics y adaptado a la normativa del sector, NutriNAV ofrece la definición de las características y parámetros analíticos necesarios para tipificar las recepciones, con el fin de controlar la calidad del producto entregado. De implantación rápida y con precio conocido de licencias y servicios, NutriNAV permite llevar un control de las fincas origen de la aceituna, garantizando la trazabilidad posterior, y contemplando la gestión de fincas y tratamientos, el control de trabajos, consumos y gastos en campo, así como cuadernos de explotación -desde tablets y smartphones-. También proporciona control de costes al incluir una cuenta de explotación por finca y cultivo gracias a la utilización de una solución de gestión integrada y especializada en el sector agroalimentario. De todo ello hablamos con José María Guardado Baeza, delegado comercial de Ayanet TIC en Andalucía y Extremadura.

¿Qué ofrece NutriNAV que sea diferente al resto?

En primer lugar, una solución creada por y para los agricultores, nacida de la experiencia y especialización de nuestro equipo de profesionales, que han trabajado codo con codo con nuestros clientes para crear un producto que cubra todas sus necesidades, desde el campo hasta el lineal de la tienda.

En segundo lugar, la garantía de que contarán siempre con la última versión de Microsoft a un precio conocido, o lo que es lo mismo, disponer de la tecnología punta en cuanto a software empresarial y a las normas legales y registros oficiales de cada momento.

Y, por último, la capacidad de decidir junto al resto de clientes cómo ha de evolucionar el producto para que puedan sacar el máximo provecho del mismo y hacerlo suyo, a través de la Comunidad NutriNAV, donde los directivos de nuestros clientes deciden las inversiones a realizar.

¿Qué representa el sector del olivar para NutriNAV?

El del olivar es un sector estratégico para NutriNAV. En el año 2013 hicimos un estudio de mercado del sector agroalimentario, incluidas almazaras y verdeo, y llegamos a dos conclusiones. Por una parte, que es un sector muy profesionalizado y con inquietudes por mejorar su gestión, lo cual es clave en nuestros proyectos, y por ello comercialmente lo consideramos estratégico. Por otra, que el software que se está utilizando, si bien cumple con los mínimos que necesitan las empresas, en el 87% de los casos está obsoleto, con tecnologías de hace más de 20 años, lo que impide a las empresas aprovechar todas las ventajas que ofrece actualmente la digitalización.

¿Qué valor añadido aporta NutriNAV a aquellas empresas que se dedican a la aceituna de mesa?

La tranquilidad. Cuando contratan un software, por lo general tienen que explicarle cómo funciona a alguien que no conoce el sector. En nuestro caso, desde el primer día tienen ya todas las funcionalidades que su negocio necesita. Este aporte de valor se traduce en tres grandes bloques. En primer lugar, la gestión integral del agricultor, sea socio o no. La digitalización nos permite poder gestionar sus parcelas o fincas, los productos entregados, los contratos de compra de producto, los trabajos de campo y, por supuesto, toda la gestión económica del mismo. Utilizamos aplicaciones móviles totalmente integradas con el ERP.

Un segundo bloque se refiere a la gestión integral de las campañas, la entregas de producto, sus clasificaciones y características, la tarificación del producto y la gestión de liquidaciones, así como toda la gestión comercial que implica una campaña; permitiendo que los agricultores, clientes y proveedores tengan desde su móvil el control de todo el proceso.

Finalmente, la gestión integral de los procesos de transformación, bien sean de molturación, con el control de las propiedades, la monitorización de la almazara, la gestión de bodegas y el embotellado; como en procesos de endulzado y aderezo de aceitunas, con el control completo del proceso y las operaciones de relleno o envasado. Todo ello controlando los costes y la trazabilidad de una manera sencilla y simple para la empresa, a lo que hay que sumar la seguridad de que el producto del año que viene será mejor que el actual.

Por último, ¿qué empresas del sector disponen ya de NutriNAV?

Son muchas, pero por citar algunas: las cooperativas de Novallas y Sierra de Luna en Aragón; la cooperativa de L’Avellanera en Cataluña; o Framoliva, Dafisa y Molino del Genil en Andalucía.