www.mercacei.com
El olivo y la vida

El olivo y la vida

Mercacei Semanal 1.236

Por Pandora Peñamil Peñafiel
miércoles 16 de junio de 2021, 10:17h
Se podría decir que la noticia más compartida -a la par que odiada- en RRSS la pasada semana fue aquella que ponía de manifiesto que un empresario de Almería arrancará 200 hectáreas de olivo para instalar plantas solares. Los cientos de comentarios que podían leerse en Internet sobre el tema espetaban quejas y gracietas de este tipo: “Comeremos tornillos, excelente plan”; “Como no hay suficientes terrenos yermos y baldíos, voy y arranco un olivar. Fiel reflejo de nuestro país”; “¿Estamos locos o que? ¡Con lo que cuesta ver crecer un olivo de este tipo!”; “¿Es que no hay solares en la famosa España abandonada donde instalar estas placas?”; “¿Pero qué nos está pasando?”... Creo que esta última pregunta era la más interesante de todas a la hora de reflexionar al respecto.

Nos está pasando que los olivareros/oleicultores y los almazareros incurrieron en pérdidas de 0,635 euros/kg. y de 0,280 euros/kg., respectivamente, en la campaña 2019/20, según el estudio de la cadena de valor del aceite de oliva virgen extra que presentó el MAPA la pasada semana.

También ocurre que la situación crítica del olivar tradicional frente a las modernas plantaciones obliga a su reconversión y a buscar fuentes alternativas de ingresos que lo hagan económicamente viable. Como nos decía Daniel Millán Martínez, socio fundador de la empresa Elaia Zait, en un artículo de opinión publicado recientemente en Mercacei.com, uno de los grandes beneficios de este tipo de olivar es su gran capacidad de capturar y almacenar CO2, lo que lleva a plantearnos si no sería justo que esto supusiera un ingreso para un cultivo que tanto lo necesita.

Lo que está claro es que la desaparición del olivar tradicional supone un gran perjuicio que no nos podemos permitir y debemos abordar, desde ya, iniciativas que aseguren su supervivencia.

¿Qué se está haciendo al respecto por el momento? Pues desarrollar proyectos como LIFE Olivares Vivos, SUSTAINOLIVE, LIFE COMPOLIVE y OLIVEN, de la Universidad de Jaén, que persiguen la mejora de la productividad y la sostenibilidad, la recuperación de la biodiversidad, el aprovechamiento de los residuos que genera el olivar y una mejor eficiencia energética.

¿Qué más se puede hacer? Fomentar los aspectos diferenciadores del olivar tradicional tales como el oleoturismo, posicionándolo como una experiencia extraordinaria para disfrutar de un paisaje único en el mundo. Hay pocas cosas más alucinantes que ver por primera vez el tronco inabarcable de un olivo centenario retorcido por el tiempo. Eso sí que es una verdadera Catedral. ¡La Catedral del virgen extra!

Sea como sea, hagamos algo ya, no dejemos que esos mares de olivos que se extienden por nuestro país se vuelvan yermos y carentes de vida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios