www.mercacei.com
¿Cómo puede afectar al AOVE el semáforo Nutriscore?

¿Cómo puede afectar al AOVE el semáforo Nutriscore?

martes 20 de noviembre de 2018, 12:49h

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, anunció la pasada semana la futura implantación en España del Etiquetado Nutricional Frontal, que servirá de referencia de la calidad nutricional de los alimentos y bebidas. Un código que no ha estado exento de polémica, ya que algunas plataformas denunciaron que el aceite de oliva obtendría peor valoración que una Coca Cola Zero de hacerse efectivo este mecanismo. Desde Mercacei hemos recabado la opinión de varios expertos sobre el código Nutriscore con el fin de despejar dudas y saber cómo afectará a uno de los productos estrella de la Dieta Mediterránea, el aceite de oliva virgen extra.

El código Nutriscore consiste en un gráfico con coloración gradual del verde al rojo en cinco niveles al estilo de un semáforo. Cada producto destacará el color que le corresponda en función de su contenido en azúcares, grasas saturadas, sal, calorías, fibra y proteínas. Los colores verdes identificarán los alimentos más saludables y los rojos, los de menor calidad nutricional.

Tras la polémica surgida después de que varios medios indicaran que productos como el aceite de oliva puntuarían debajo de otros como la Coca Cola Zero, el Ministerio de Sanidad ha asegurado que este sistema de etiquetado frontal se implantará en alimentos compuestos por más de un ingrediente, por lo que no es aplicable ni al aceite, la leche, la miel o los huevos, por ejemplo. Además, ha aclarado que el modelo francés ya implantado es la base de la clasificación pero en España se adaptará a la Dieta Mediterránea, para lo que se contará con los mejores expertos en la materia.

Según el Ministerio, este modelo recomendado cuenta con una sólida base científica y se apoya en la normativa europea (reglamentos 1169/2011 y 1924/2006) y está ideado para que el consumidor elija, de entre los mismos tipos de productos que se encuentran en el lineal, el más saludable. “Con ello mejorará su dieta y se fomenta la mejora de la composición de los productos”, ha añadido.

Respecto a cómo puede afectar la implantación de este semáforo nutricional al aceite de oliva, el doctor, catedrático e investigador Lluis Serra Majem ha denunciado que sería “muy negativo”, ya que le otorga la categoría D. “Lo que ha hecho la ministra es salir del paso diciendo que los productos con un solo ingrediente no llevarán calificación pero esto me parece también gravísimo pues ni un bote de tomate podrá llevar por ejemplo la A, ni el aceite de palma, la mantequilla, margarinas u otros aceites vegetales llevarían la D o la E que les correspondería. Un verdadero despropósito”, ha considerado.

Por su parte, Juan Ramón Hidalgo, CEO de Food Legal Solutions y abogado experto en Derecho Alimentario y Consumo, ha subrayado que los diferentes factores negativos que tiene en cuenta este sistema, entre ellos, el aporte de energía por 100 gramos y las grasas totales, situarían al AOVE en el mismo rango -o incluso peor- que otros alimentos, considerados “a priori” menos saludables o con características nutricionales más negativas. “Y si bien es cierto que el sistema ya fue ajustado con respecto a las grasas, como el aceite de oliva virgen extra, los resultados obtenidos evidencian que precisa de nuevos ajustes o de otras consideraciones, antes de que se ponga en marcha en España”, ha apuntado.

Para Hidalgo, lo más preocupante es que en aquellos países en los que está actualmente vigente el sistema, como es el caso de Francia, el aceite de oliva virgen extra se encuentra situado en dicha categoría con la segunda peor nota de la escala; y en breve, el sistema se extenderá a Portugal y Bélgica, y sin los ajustes necesarios, el aceite de oliva virgen extra tendrá “irremediablemente” color anaranjado. “El sector tiene la obligación de analizar la situación, prever sus posibles consecuencias y adoptar las medidas necesarias para evitar cualquier confusión que pueda derivarse de la aplicación del sistema en el consumo de aceite”, ha aseverado.


Percepción del consumidor

En cuanto a las posibles consecuencias que puede tener la implantación de este semáforo en la percepción del consumidor sobre el aceite de oliva, Serra Majem cree que podría peligrar, por lo que “habrá que pedir responsabilidades si ello ocurre, pues nos ha costado 30 años y muchísimo esfuerzo cambiar la percepción del consumidor y todo este tema puede conllevar el empeoramiento de algunos indicadores de nuestra salud pública”. “Me parecería una irresponsabilidad inadmisible si todo este proceso no se hiciera correctamente y no se consultara con los verdaderos expertos en nutrición comunitaria que existen en nuestro país”, ha indicado.

En opinión de Hidalgo, el consumidor es muy sensible respecto a todos aquellos elementos que tengan una relación directa entre alimentación y salud. “Si bien es cierto que el semáforo nutricional es tan solo un aspecto más de la información que contiene la etiqueta, el hecho de que la misma se disponga en el frontal del envase, de una forma destacada mediante una lectura sencilla y de rápida percepción respecto a cuestiones de calidad nutricional, puede determinar un alto grado de sensibilización para el consumidor respecto a sus futuros hábitos de consumo”, ha considerado.

Asimismo, el investigador y catedrático de Inmunología de la Universidad de Jaén (UJA), José Juan Gaforio, se ha mostrado crítico en la forma en la que se ha abordado este tema, ya que “desconocemos lo que se va a hacer y la opinión pública se ha quedado con la idea de que la Coca Cola Zero tiene una mejor valoración que el aceite de oliva”.

“Esto es poco serio y tiene un gran impacto en la opinión publica. Es una forma poco sensata de abordar un tema tan peliagudo. España es líder en aceite de oliva y es incomprensible no saber tratar sus puntos fuertes”, ha señalado Gaforio, quien cree que hay que pedir responsabilidad y que los estudios y resultados internacionales que avalan los beneficios del AOVE se trasladen al etiquetado. “No se entiende que se lancen ideas contradictorias”, ha añadido.

A su juicio, es negativo para el aceite y generará dudas en el consumidor sobre los beneficios que para la salud tiene el consumo de este producto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios