www.mercacei.com
El combustible ecoinnovador para barbacoas a partir del hueso de aceituna

El combustible ecoinnovador para barbacoas a partir del hueso de aceituna

miércoles 09 de septiembre de 2020, 10:41h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Desde 1992 la empresa Klimis, ubicada en la ciudad de Kalamata (Grecia), produce briquetas de barbacoa elaboradas con huesos de aceituna griega. Se trata de un producto ecoinnovador 100% natural que ha sido premiado en diversos certámenes europeos y que proporciona una fuente de energía sostenible.

El creador de este producto patentado por la UE fue Klimis Klimentidis, quien comenzó a utilizar el orujo como combustible de calefacción para elaborar productos de cal utilizados en el ámbito de la construcción y la agricultura. La idea surgió cuando Klimentidis constató que el remanente de la combustión incompleta del orujo se podía reutilizar una vez comprimido en forma de óvalo. Así fue como creó las briquetas de barbacoa que lanzó al mercado griego en 1992.

Según ha explicado a Mercacei, Makios Athanasios, director de Marketing y Medio Ambiente de Klimis, estas briquetas no solo son el primer producto ecológico de este tipo en el mercado, sino que también se producen de manera innovadora y respetuosa con el medio ambiente a partir de residuos de combustible.

Entre sus ventajas destaca su alto poder calorífico de 6.366 kcal./kg.; que son muy fáciles de encender; no generan humo, destellos o mal olor; y emiten menos CO2 durante la combustión que el habitual carbón en trozos. Asimismo, la ceniza generada tras la combustión de las briquetas de barbacoa se puede utilizar como fertilizante. “En definitiva, usamos un residuo de biomasa como combustible para producir productos de cal cuyo remanente se usa, a su vez, para crear nuestras briquetas de barbacoa”, ha añadido Athanasios.

“Nuestro logro medioambiental reside en que utilizamos de manera eficiente los recursos naturales sin interferir en el ciclo de vida de los olivos. Cada año estos árboles nos aportan sus aceitunas y nosotros, a partir de sus huesos, creamos nuestras briquetas de barbacoa. No cortamos ni quemamos los árboles, ni usamos los restos de la tala de árboles para hacer carbón, ya que nuestras briquetas de barbacoa crecen en los propios olivos. Además, se trata de una forma de abordar las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que la combustión de biomasa es neutra en carbono”, ha explicado.

Por otro lado, como empresa certificada del Sistema de Gestión de Calidad y Medio Ambiente ISO, Athanasios ha indicado que Klimis monitorea cuidadosamente la calidad de su proceso de producción, además de realizar regularmente auditorías internas y externas para mantener dicho cumplimiento.

En los últimos 10 años, esta firma griega ha impulsado sus ventas en Alemania, Rumanía, Francia, países nórdicos, Canadá y Australia, donde distribuye este producto en cadenas de distribución y tiendas ecológicas en sacos de 3, 10 y 15 kilos.