www.mercacei.com
La AESAN recomienda el consumo diario de aceite de oliva virgen

La AESAN recomienda el consumo diario de aceite de oliva virgen

lunes 05 de octubre de 2020, 10:58h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Ya está disponible el informe del Comité Científico de la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) por el que se revisan y actualizan las recomendaciones dietéticas para la población española, entre ellas el consumo diario de aceite de oliva virgen (preferiblemente en crudo).

Para establecer estas recomendaciones el Comité Científico, como órgano de evaluación de riesgos de la agencia, ha revisado distintas guías alimentarias basadas en alimentos de ámbito nacional e internacional, comparándolas y adaptándolas al modelo español.

Desde el Comité Científico se recomienda adoptar una dieta saludable y sostenible caracterizada por un predominio de alimentos de origen vegetal y un consumo moderado de alimentos de origen animal. En concreto, se recomienda consumir: 2-4 raciones/día de hortalizas (crudas y cocidas); 3-5 raciones/día de fruta (sustituible ocasionalmente por zumo); 4-6 raciones/día de cereales (preferiblemente integrales); 2-4 raciones/semana de legumbres; 2-4 raciones/día de leche y derivados; 2-4 raciones/semana de carne (preferiblemente de pollo o conejo y no más de 2 raciones/semana de carne roja); 2 raciones/semana, al menos, de pescado (1-2 raciones/semana de pescado azul); y 2-4 huevos/semana.

En todos los casos, según la AESAN, se debe potenciar el consumo de productos de temporada y de proximidad.

Además, se recomienda el consumo diario de agua (1,5-2,5 litros) y de aceite de oliva virgen (preferiblemente en crudo), así como el consumo semanal de frutos secos sin sal añadida.

Asimismo, la ingesta calórica debe estar equilibrada con el gasto calórico. Las grasas no deberían superar el 30% de la ingesta calórica total, vigilando la presencia de grasas saturadas.

Por su parte, el consumo de azúcar libre debería ser inferior al 10% de la ingesta calórica total y el consumo de sal por debajo de 5 gramos diarios (equivalentes a menos de 2 g. de sodio por día), evitando en lo posible los alimentos con azúcares y sal añadida.

Por último, recoge que se debería reducir el desperdicio de alimentos como medida adicional para cuidar nuestro planeta y contribuir a un entorno más sostenible para las generaciones futuras.