www.mercacei.com
La olivicultura en el continente americano: muy cambiante y profundamente influida por las condiciones climatológicas

La olivicultura en el continente americano: muy cambiante y profundamente influida por las condiciones climatológicas

viernes 05 de febrero de 2021, 12:36h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

El entorno en el cual se desempeña la olivicultura en el continente americano es muy cambiante y está profundamente influido por las condiciones climatológicas según las peculiaridades de cada país. A esta complejidad se suman distintos modos de cultivo, así como rangos de precios y mercados con diversas limitaciones arancelarias, lo cual hace que la olivicultura en América esté en constante cambio. Así se puso de manifiesto ayer en el Momento "Estado del sector de elaboración de aceite de oliva en el Continente Americano. Actualidad, retos, estrategias", que se desarrolló en formato virtual y que se enmarca en el calendario de acciones previas a la celebración de Expoliva, XX Feria Internacional de Aceite de Oliva e Industrias Afines, que tendrá lugar del 21 al 25 de septiembre de 2021.

En este Diálogo Expoliva -moderado por el consultor estratégico internacional Juan Vilar y en que participaron más de 300 profesionales-, se analizaron cuáles son las peculiaridades del sector oleícola en el continente americano. Para ello participaron Paul M. Vossen, consultor en olivicultura y elaiotecnia y profesor emérito de la Universidad de California-Davis (Estados Unidos); José Corbella, CEO y fundador de Enthalpy (Chile); y Jorge Pereira, consultor internacional y ex profesor de Genética de la Universidad de La República (Uruguay).

En su intervención, Juan Vilar realizó una introducción sobre la situación de la olivicultura e incidió en que el continente americano es estratégico porque aglutina casi 336.000 hectáreas de olivar distribuidas por 11 países tanto del norte como del sur que producen, de forma más o menos estable, casi 90.000 toneladas de aceite de oliva.

Por otro lado, manifestó que “el aspecto más estratégico de América es su consumo, con el 18% del total de aceite de oliva consumido en el planeta, solo después de Europa, llegando a veces a superar las 530.000 toneladas”.

Por su parte, Paul Vossen resaltó que existe “un mercado fantástico en EEUU, ya que consume alrededor de un litro de aceite de oliva por persona y continúa subiendo”. Vossen añadió que “si doblamos nuestro consumo no vamos a tener suficiente aceite en el mundo para abastecer a Estados Unidos. No podemos satisfacer la demanda”.

Asimismo, José Corbella, afirmó que la olivicultura chilena está en plena expansión y que la “escasez hídrica marca sin duda cualquier tipo de cultivo en Chile”. En la campaña pasada, según precisó, solo una de las empresas chilenas más grandes pudo llegar a los 2.000 litros por hectárea. “La mayoría de los proyectos iniciados calcularon la viabilidad en torno a esa producción y casi ningún proyecto ha alcanzado ese nivel de producción, no han superado los 1.600 litros por hectárea, por lo que la viabilidad económica es complicada”, aseguró.

Para concluir, Jorge Pereira explicó que en Sudamérica la campaña comenzó en el mes de diciembre en Brasil y concluirá en agosto en Colombia. “Será un año de alta producción, en torno a 900.000 toneladas de fruto, cuya recolección se realiza en su mayor parte de forma mecanizada; y lo cual supone un crecimiento de un 20% respecto a la temporada anterior”, detalló.

Expoliva, 40 años como catalizador de la olivicultura internacional

Durante la pasada edición de Expoliva, celebrada en mayo de 2019, participaron más 400 expositores fundamentalmente del ámbito de la fabricación de maquinaria, seguidos, no muy de cerca, por la industria fitosanitaria, y con una gran presencia de proveedores tecnológicos, entidades financieras, fabricantes de envases y proveedores de alimentos distintos al aceite de oliva, entre otros. De todos los expositores asistentes a la feria, el 11% procedían de otros países.

Los organizadores de la muestra han precisado que se ocuparon un total de 31.000 metros de la capacidad expositiva y se contó con la afluencia de más de 56.000 visitantes, procedentes de 70 países de los cinco continentes. El número de aceites presentes fue superior a 200.

En cuanto al volumen de negocio que genera la feria superó los 600 millones de euros, teniendo en cuenta tanto el impacto comercial inmediato e inducido, como el efecto indirecto que supone para la provincia de Jaén y para las limítrofes, desde el punto de vista del comercio, la hostelería, restauración, transportes, etc.

Una gran evolución, según sus impulsores, si se tiene en cuenta que en la primera edición, en 1983, el total de expositores fueron 112, todos nacionales exceptuando dos italianos; se disponía en total de unos 8.000 metros cuadrados de exposición y espacios comunes; la afluencia total fue de algo más de 10.000 visitantes, generando un volumen de negocio global que superó los 3.000 millones de pesetas, tanto directo, real e inducido, como indirecto.

La mayor parte de los expositores fueron de maquinaría diversa, fitosanitarios y aceites de la provincia, todos ellos centrados y especializados en dotar de soluciones y tecnología al entonces epicentro de la olivicultura internacional.

Desde la organización han destacado que Expoliva es el resultado de la iniciativa y el emprendimiento de una serie de personas, instituciones y organismos que venían fraguando el sueño desde la década de los 80 del siglo XX, y que tuvo su punto culmen en mayo de 1983. Sus principales catalizadores resultaron ser el presidente de la Cámara de Comercio de Jaén y el gobernador civil.

No obstante, “los mismos no se encontraron solos ante tal objetivo, la alcaldía de la ciudad resultó ser pieza clave, cediendo el espacio en el que se celebró la primera edición: El Parque Felipe Arche y La Caseta Municipal. Resultó igualmente vital la labor de apoyo de la Diputación Provincial de Jaén”, han resaltado, al tiempo que han subrayado el empuje demostrado por la Fundación del Olivar, que más tarde, desde 1990, recogería el testigo de Expoliva hasta que finalmente, en 1997, se creara la Institución Ferial de Jaén, momento a partir del cual se celebra en Ifeja.