www.mercacei.com
Edición 2015    16 de agosto de 2022

embarazo

Un nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad Johns Hopkins en Baltimore (EEUU) -que encuestó a un grupo racialmente diverso de más de 8.000 mujeres- ha aportado evidencias de que seguir una Dieta Mediterránea podría reducir el riesgo de preeclampsia en mujeres embarazadas en al menos un 20%.

El bajo peso en el nacimiento, producido por un retraso del crecimiento fetal, afecta hasta al 10 % de los embarazos. Hasta ahora, no se conocía ningún tratamiento que pudiera mejorarlo, si bien un estudio publicado en la revista JAMA liderado por un equipo de investigación de BCNatal (Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona y Hospital Clínic-IDIBAPS) y la Universidad de Barcelona, con el apoyo de la Fundación "la Caixa", demuestra por primera vez que el crecimiento fetal puede mejorarse mediante cambios en el estilo de vida de la embarazada.

Los resultados de un estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition sugieren que la dieta de una madre durante el embarazo posee un impacto a largo plazo en la trayectoria de aumento de peso de su hijo.

Endocrinólogos del Hospital Clínico San Carlos han demostrado que seguir una Dieta Mediterránea enriquecida con aceite de oliva virgen extra y pistachos durante el embarazo mejora la salud de las gestantes y de los niños en sus dos primeros años de vida, reduciendo el riesgo de ingresos hospitalarios hasta en un 25%, según el estudio realizado sobre más de 700 niños y publicado en la revista científica Journal of Clinical Medicine.

Una dieta de estilo mediterráneo durante el embarazo tiene el potencial de reducir el aumento de peso y el riesgo de diabetes gestacional, según ha concluído un ensayo clínico dirigido por la Universidad Queen Mary de Londres y la Universidad de Warwick.

Las mujeres embarazadas que siguen una Dieta Mediterránea tienen menos riesgo de que sus hijos e hijas tengan una trayectoria de crecimiento acelerado -caracterizado por un peso elevado al nacer y un incremento rápido del mismo en la infancia-, hecho que podría determinar un mayor riesgo de obesidad en el futuro.
  • 1