www.mercacei.com
La producción de aceite de oliva en Italia, en mínimos históricos

La producción de aceite de oliva en Italia, en mínimos históricos

miércoles 30 de enero de 2019, 10:37h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Los últimos cálculos del Instituto de Servicio para el Mercado Agrícola Alimentario (Ismea) apuntan a una producción de aceite de oliva en Italia esta campaña de 185.000 toneladas, lo que supone un 57% menos respecto a la temporada anterior y "una de las peores cosechas de la historia del olivar transalpino".

Esta cifra de producción es más baja respecto a las estimaciones, ya no optimistas, presentadas en octubre, según el Ismea.

En particular, las regiones del sur mostraron las mayores pérdidas, con Puglia a la cabeza, que representa aproximadamente la mitad de la producción nacional y que se ha visto afectada por una caída estimada en alrededor del 65%, debido a las heladas y a los problemas fitosanitarios que han afectado a la región.

En los últimos seis años, ha subrayado el Ismea, es ya la tercera vez que la campaña de "descarga" se presenta con una flexión productiva que va más allá de la alternancia fisiológica, debido a la frecuencia con la que ocurren los eventos meteorológicos adversos.

Además, este organismo ha destacado que los efectos en el mercado de la escasez del producto no han tardado en aparecer. De hecho, los precios del aceite de oliva virgen extra alcanzaron los 5,60 euros en el mes en diciembre (+40% respecto a junio), con valores superiores a 7 euros por kilo en Sicilia y cerca de 6 euros en Bari.

A pesar de estas recuperaciones, la comparación de precios sobre una base anual también es negativa debido a la presión determinada por el mercado español que, por otro lado, contará con una campaña de producción abundante, según el Ismea.

Así, este instituto ha señalado que, según las últimas estimaciones, la producción en España alcanzará los 1,6 millones de toneladas (+24% respecto a 2017), lo que está provocando un descenso de los precios españoles y afectando también a los mercados griego y tunecino, donde se espera que la producción disminuya más del 30%.