www.mercacei.com
¿Se estresa el olivo?

¿Se estresa el olivo?

lunes 22 de abril de 2019, 11:54h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Los investigadores del grupo "Bioquímica y señalización celular" de la Universidad de Jaén (UJA) mostrarán hasta el 7 de julio un estudio en el que descubren qué estresa a las plantas -entre ellas el olivo- en el espacio conocido como la "Ventana de la Ciencia" del Parque de las Ciencias de Granada.

A través de la “Ventana a la Ciencia”, en el proyecto “¿Se estresan las plantas?”, se mostrará a la sociedad cómo se comportan y se defienden las plantas, frente a las diferentes agresiones que habitualmente soportan en el entorno. Las diferentes situaciones de estrés, en muchas ocasiones, se traducen en cambios en el crecimiento y en el rendimiento de los cultivos que amenazan la sostenibilidad de la industria agrícola, según ha informado la UJA.

Este grupo de investigación está dirigido por Juan Bautista Barroso, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular, quien ha asegurado que se trata de una iniciativa “novedosa, porque destaca aspectos desconocidos para la mayoría de la sociedad, como indica el propio título, ya que, realmente, las plantas se estresan”.

Para ello, su equipo de investigación intentará mostrar en dicha Ventana “cómo existen una serie de factores bióticos, causados por seres vivos, y otros factores abióticos, de tipo físico-químico, que son agresiones medioambientales a la planta”.

El incremento de radiación, de intensidad luminosa, de contaminación afecta a la planta, “que no tiene posibilidad de resguardarse y protegerse. Y hemos querido trasladar a la sociedad que éstas presentan una faceta multifactorial, que responde al estrés”, ha señalado.

A su juicio, el estudio de estas facetas redunda “en la viabilidad y la salubridad de la planta. Cuando esto afecta a cultivares agrícolas, hablamos de un interés no sólo social, sino que tiene un componente en el rendimiento y en la productividad del cultivar y, por lo tanto, afecta a la economía y al tejido social de la agricultura”.

Para acercar a los visitantes a este área de la ciencia, el grupo de la UJA ha diseñado un programa de experimentos que trasladará al público a un laboratorio real y le permitirá conocer, a través de la participación, cómo es el día a día de un investigador, además de conceptos científicos relacionados con este ámbito. Es el caso de los dos principales tipos de estrés que sufren las plantas y que afectan a su viabilidad: “El estrés biótico provocado por seres vivos como virus, bacterias, hongos, insectos o plagas y el estrés abiótico generado por alteraciones físico-químicas y medioambientales del entorno de la planta como la salinidad, los metales pesados, la sequía, las inundaciones, la intensidad lumínica, las bajas o altas temperaturas o la radiación UV”.

La afectación de la salubridad de las plantas por estos dos tipos de estrés se materializa en cuatro propuestas para el visitante. En la primera de ellas, se aprecia un estrés de tipo biótico causante de la verticilosis, una de las enfermedades más devastadoras del olivo provocada por el hongo patógeno Verticillium dahliae Kleb. En este caso, mediante observación a microscopía óptica se puede apreciar la colonización de las raíces por el hongo patógeno y el control que pueden ejercer sobre éste otros hongos beneficiosos para la planta de olivo como Trichoderma spp.

A continuación, y dado que las plantas modelo para el estudio de las situaciones de estrés habitualmente son plantas cultivadas in vitro, se invita a los visitantes a conocer el procedimiento de generación de olivos in vitro y a la obtención de las semillas a partir de las cuales se generan estos cultivos.

Por otro lado, y utilizando estos cultivos in vitro de olivo, en esta ocasión se somete a las plantas a un tipo de estrés abiótico, como es el estrés por salinidad y se observan sus efectos negativos, entre los que se encuentran la clorosis y necrosis de las hojas, la reducción del crecimiento y en ocasiones la muerte de la planta, lo que se traduce en cambios en el rendimiento de los cultivos que pueden amenazar la sostenibilidad de la industria agrícola. Este tipo de estrés normalmente tiene lugar por la sobreexplotación de los acuíferos de aguas para uso agrícola, la utilización de aguas con elevado contenido en sales para el riego, y por la escasez de lluvias que incrementa la concentración de sales de los suelos.