www.mercacei.com
Oleum, la historia de un olearius en el Imperio Romano

Oleum, la historia de un olearius en el Imperio Romano

Entrevista a Jesús Maeso, autor de "Oleum, el aceite de los dioses"

martes 21 de abril de 2020, 11:09h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Nacido en Úbeda, Jesús Maeso de la Torre es uno de los autores de novela histórica más reconocidos de nuestro país. Charlamos con este amante del AOVE a propósito de su nueva obra, "Oleum, el aceite de los dioses", que llevará al lector desde la Jerusalén de Poncio Pilatos y el gran templo donde fariseos y saduceos se enfrentan a muerte hasta los grandes olivares de la Bética pasando por Corinto, la fastuosa Roma imperial e incluso la fascinante Alejandría. Una aventura donde, en medio de una trama de asesinatos, esclavitud y hedonismo, personajes como Herodes Agripa y el mismo Jesús de Galilea acompañan en sus desventuras a Ezra, su joven protagonista.

Para quien no la conozca, ¿qué es y cómo surge Oleum, el aceite de los dioses?

Oleum es mi novela número 17 y ha sido concebida como un homenaje al jardín de mi pasado, a mi núcleo seminal que es Úbeda, en Jaén, con su mar de olivos frente a mí desde que era un niño, como un escenario verdemar. No existe paisaje más sosegado y amado que ése, con las montañas azules de Mágina como fondo. Aún me parece oír los murmullos de los aceituneros acudiendo a los olivares, en aquellos días invernales de mi infancia.

Imagino que para alguien como usted, natural de Úbeda, el aceite de oliva formará parte de su cotidianidad y, por supuesto, de su dieta… ¿Alguna anécdota relacionada con el sector que cuente la novela?

Mi abuelo paterno tenía un olivar y cada año el molino donde lo prensaba le enviaba las cántaras que le correspondían. Nunca olvidaré aquel chorro dorado que llenaba los cacharros de mi madre, y que luego se traducía en platos exquisitos y en hoyos de aceite con azúcar para merendar. Como anécdota, cuando el personaje de la novela le narra a Séneca el Viejo que la palabra aceite proviene del mesopotámico , que significa luz, se queda maravillado: “Aceite igual a Luz”.

"Cuando el personaje de la novela le narra a Séneca el Viejo que la palabra aceite proviene del mesopotámico , que significa luz, se queda maravillado: Aceite igual a Luz"

El protagonista de la obra, Ezra ben Fazael Eleazar, es un joven escriba, culto en leyes y versado en la elaboración de aceite, perfumes y filtros. ¿En qué consiste su trabajo como olearius?

Todo sacerdote o escriba judío también tenía un oficio manual, y la familia Eleazar era la encargada de preparar el óleo sagrado que se empleaba en el Templo de Jerusalén, con el que habría que ungir la cabeza del Mesías, si aparecía, y el que se empleaba en la Fiesta de la Expiación y alentaba el Candelabro de los Siete Brazos. Se trataba de un honor inmenso para un judío. Y los romanos, que habían cimentado un comercio universal con el aceite de la Bética, lo exportaban a todo el mundo conocido. Y los peritos de ese cultivo en Roma eran los olearii, los entendidos en el aceite.

La historia del aceite es la historia del alma de nuestro pueblo, reza la portada de Oleum. Explíqueme...

Para un jiennense, andaluz, español y de cultura mediterránea, el aceite lo es todo. Está presente en nuestra vida culinaria, en los ungüentos, en los jabones, en los perfumes, en la antigua iluminación de los templos paganos e iglesias, en la unción de los enfermos y moribundos, en la consagración de sacerdotes, obispos y cardenales, y también en la iluminación de las casas hasta el siglo pasado. En mi infancia era el remedio que curaba heridas y quemaduras. Mi madre mejoraba las otitis con un chorrito de aceite tibio. Por eso, cuando visito Úbeda no se me puede olvidar conseguir varias cajas de ese bálsamo prodigioso y tan querido.

El aceite que se producía en los grandes olivares de la Bética presumía, junto con el de Istria, de ser el mejor del Imperio Romano, y hoy día de la Subbética Cordobesa proceden algunos de los mejores AOVEs del mundo. ¿Qué tiene esta comarca que la hace tan especial si hablamos de aceite de oliva?

En la parte central de la novela, cuando el protagonista -un esclavo judío comprado por los Séneca- llega a Corduba como olearius, se disfruta de un despliegue narrativo jamás contado. Se recrea la recogida, el prensado, el almacenamiento en jarras, los aceites elaborados y su difusión a las partes más lejanas del Imperio, incluidas las legiones romanas. Nuestro aceite era tan apreciado, o más, que el Venafrum de Italia. Así, el oleum viride -el primer aceite cosechado- alcanzaba precios desorbitados en las ciudades más importantes del Imperio. Hoy, el monte Testaccio de Roma no es sino un colosal recordatorio de los miles de ánforas de aceite de la Bética allí desechadas. Andalucía posee el suelo apropiado para su cultivo, cerros sinuosos de tierras margosas expuestas al viento benéfico del sur.

"Oleum narra como los romanos, que habían cimentado un comercio universal con el aceite de la Bética, lo exportaban a todo el mundo conocido, pero también la historia de los peritos de ese cultivo, los olearii, los entendidos en el aceite"

En la novela aparecen multitud de personajes históricos, incluido Jesús de Galilea…

Así es, entre sus páginas surgen personajes tan emblemáticos como Salomé, Pilatos, Anás, Caifás, Herodes Antipas, Herodes Agripa, los Séneca y los emperadores Tiberio, Calígula y Claudio. También se recrea a una protagonista de Arjona, la antigua Alba Urgabona, la esposa de Séneca, y a una terrateniente de la época: Helvia Albina, una figura femenina excepcional, junto a otros actores imaginados pero que responden a los prototipos de la época. Es una novela histórica, de amores irredentos, esclavitud, viajes y comercio; y también de misterio, sobre el robo de remesas de aceite, y de experiencias inolvidables en todo el Mediterráneo: Roma, Corinto, Cesárea, Jerusalén y Alejandría.

El estado de alarma a causa del coronavirus ha obligado a posponer el lanzamiento de la novela. ¿Cómo pasa este tiempo de confinamiento su autor?¿Escribiendo la segunda parte, quizás? ¿Tendrá continuidad Oleum, el aceite de los dioses o está concebida como una obra unitaria?

De momento, Oleum es una obra unitaria. Por otra parte, he redescubierto la bondad de la quietud y la importancia de disponer de tiempo. Pero todo es baladí, lanzamiento, presentaciones y firmas. Lo importante es que esta nación recupere los pulsos, e incluso es posible que cambien nuestros comportamientos y formas de vivir… y quienes nos gobiernan.

Por último, además de quedarnos en casa, ¿aceite de oliva virgen extra para combatir el virus?

Sin lugar a dudas. Dos de mis actos cotidianos más placenteros son, por la mañana, mi café con mi tostada de aceite de mi tierra, que nunca me falta, y ensalada por la noche con unos chorreones de mi preciado elixir. Hace poco, la empresa de aceite de mi pueblo, La Carrera, me rogó que le escribiera un eslogan publicitario, que después he visto en varios idiomas: “Del verde océano de olivos, el dorado aroma del aceite”.