www.mercacei.com
Alertan de que una plaga de prays podría afectar a entre el 20 y el 50% de la flor del olivo

Alertan de que una plaga de prays podría afectar a entre el 20 y el 50% de la flor del olivo

martes 26 de mayo de 2020, 13:49h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Los técnicos de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de Jaén han detectado una cantidad nunca vista antes de prays, una plaga conocida como polilla del olivo, que podría afectar a entre el 20 y el 50% de la flor del olivo y ocasionar pérdidas en la próxima cosecha

El Prays oleae es un insecto que afecta al olivo prácticamente durante todo su ciclo vegetativo y causa numerosas pérdidas si no se le realiza un control adecuado, según ha informado la organización agraria.

En concreto, tiene tres generaciones, la primera, que daña a las hojas y yemas, desde octubre hasta abril. La segunda generación vive en las flores, entre mayo y junio, devorando las partes sexuales de la flor. Precisamente en esta generación cuando hay entre un 20 y un 40% de flores abiertas es el momento óptimo para realizar un tratamiento contra la misma.

La tercera generación es la que ataca directamente al fruto recién cuajado. Los huevos son puestos en el cáliz del fruto, y la larva cuando aviva se introduce inmediatamente en el fruto, lo que provoca una caída de la aceituna, una primera en junio, que puede ser incluso beneficiosa para el árbol cuando hay mucha aceituna, y otras en septiembre, la más perjudicial y que afecta a la cosecha.

Climatología

Según COAG-Jaén, el problema radica en que este año, debido a la climatología, no ha habido un momento óptimo para aplicar tratamientos contra el prays, porque cuando la floración estaba entre un 20 y un 40% se registraron lluvias y después se produjo una explosión floral del árbol. "De forma que en los lugares donde se aplicó el tratamiento la pérdida de flor podría estimarse entre el 20 y el 30%, y en los lugares donde no se aplicó de un 50%", ha precisado.

La organización ha detallado que en las inspecciones en el campo se ha detectado una gran cantidad de prays adultos, “como nunca se había visto”, por lo que si no se les realiza un tratamiento pueden ocasionar una pérdida de cosecha provocando la caída de aceituna en el mes de septiembre.

Así, en el caso de Córdoba, según la información facilitada por la Delegación Territorial de Agricultura en Córdoba a partir de los datos aportados por las 25 Agrupaciones de Producción Integrada de esta provincia y que engloban a un total de 48 técnicos a la red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía (RAIF), las capturas de adultos de polilla del olivo han ascendido hasta los 54,50 adultos por trampa y día, de media provincial (48,90 la semana pasada), habiendo presencia en el 100% de las parcelas muestreadas. Las zonas con mayor número de capturas son Campiña Baja Occidental, Las Colonias-Vega Baja, Campiña Alta Occidental, Sierra Morena Occidental.

Tratamiento

COAG-Jaén ha explicado que las temperaturas no favorecen su eliminación de forma natural, ya que son altas pero sin llegar a superar en los próximos días los 35 grados, lo que haría que los huevos se secasen.

Por ello, la organización ha aconsejado consultar con los técnicos para que asesoren sobre el tratamiento más adecuado a aplicar.

Desde la Delegación Territorial de Agricultura en Córdoba han destacado que gracias a que semanalmente las Agrupaciones de Producción Integrada (APIs) y las Agrupaciones de Tratamiento Integrado de Plagas (ATRIAs) envían datos al módulo de la RAIF, este organismo cuenta con un gran volumen de información que ha propiciado dar un paso más sobre cómo informar de las plagas. En su opinión, el Big Data ha permitido diseñar sistemas de inteligencia artificial y crear herramientas que permiten anticiparse a cómo se comportarán las plagas en las próximas semanas, siendo una herramienta más en la toma de decisiones.

Este año y como novedad, se ha incluido en las predicciones la polilla de olivo, en su generación carpófaga, la más peligrosa de todas ya que provoca la caída de frutos caída de frutos en San Juan y en San Miguel (los más importantes).