www.mercacei.com
AOVETENDENCIAS Corea del Sur: salud, e-commerce y gastronomía abren camino al virgen extra

AOVETENDENCIAS Corea del Sur: salud, e-commerce y gastronomía abren camino al virgen extra

viernes 10 de julio de 2020, 11:27h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Corea del Sur es un mercado fascinante para el aceite de oliva si se tiene en cuenta que ha aumentado la apreciación por este producto debido a sus propiedades saludables y a su papel en la gastronomía. En este nuevo artículo de la sección AOVETENDENCIAS analizamos las pautas y tendencias de consumo de los surcoreanos, cómo valoran el AOVE y qué uso hacen de él, además de ofrecer algunas claves para garantizar su futuro en un país que tiene una población de -nada más y nada menos- 51 millones de habitantes.

El consumo de aceite de oliva no forma parte de la dieta tradicional en Corea. Es más común utilizar aceite de soja para cocinar y de sésamo para condimentar y aderezar. Aunque no exista una tradición de consumir aceites de oliva, cada vez más aumenta el interés por el AOVE debido a sus beneficios para la salud y a su papel en la gastronomía.

En un principio, curiosamente, el aceite de oliva llamó la atención de los coreanos para practicar el “oil pulling”, que consiste en enjuagarse la boca con aceite para extraer las toxinas. Así, el foco en este producto estaba en la salud, por lo que, siguiendo la misma línea y debido a las cualidades saludables del AOVE, ha aumentado el interés por consumirlo en crudo.

Un reto para el sector es que el uso de los aceites de oliva por parte de los coreanos no se limite solo para acompañar el pan sino que se pueda utilizar para cocinar

En general, los coreanos piensan que un buen aceite de oliva virgen extra sirve para acompañar el pan y aderezar ensaladas, pero debido a la preocupación del punto de humo se ha establecido la idea de que el aceite de oliva no es apto para cocinar. Además, su elevado precio medio limita su amplio uso en la cocina.

Un reto para el sector es que el uso de los aceites de oliva por parte de los coreanos no se limite solo para acompañar el pan sino que se pueda utilizar para cocinar sin preocuparse del punto de humo, ofreciendo información acerca de por qué usar este producto en la cocina y demostrar que aporta más sabor en lugar de molestar, que también es un argumento típico para no consumirlo.

En el mercado coreano, los aceites de oliva italianos son los primeros que se distinguen por una imagen gastronómica y de calidad que se asocia con la cocina italiana. De esta forma penetró en el mercado coreano, posicionándose como un producto gourmet, si bien últimamente los aceites españoles y griegos tienen una mayor presencia en los lineales de los supermercados.

En el caso de España, este país ha sido uno de los destinos turísticos más populares para los coreanos (629.481 coreanos visitaron España en 2019), familiarizándose con la cocina y la cultura española. Esta imagen positiva puede favorecer a los aceites españoles para posicionarse en el mercado coreano.

En cuanto al formato de los aceites de oliva que se comercializan en Corea, es más común vender el formato de 250 ml. en botellas o en latas para facilitar un consumo que todavía no es elevado.

Redes sociales como Instagram son un medio emergente para darse a conocer y cada vez se usan más para promocionar y descubrir nuevos productos e interesantes eventos

La baja acidez y la abundancia de polifenoles son los principales argumentos como garantía de calidad y salud a la hora de vender aceites de oliva vírgenes extra en este mercado, pero también hay que tener en cuenta el packaging, la parte visual del producto. De hecho, los coreanos que todavía no tienen una preferencia, se inclinan por el gusto del diseño.

En Corea los medios convencionales, sobre todo la televisión, continúan ejerciendo una gran influencia en la sociedad. Una vez entrevistaron a un conocido cantante en un programa de entretenimiento y habló sobre su dieta saludable. Él tenía diferentes AOVEs en casa y tomaba un vasito de aceite de oliva virgen extra cada mañana sin desayunar. Además, recomendó una marca italiana de aceite de oliva que enseguida se hizo famosa y muchos comenzaron a comprarla. Todo ello sin que esta marca hubiera tenido un patrocinio comercial.

Por otro lado, Internet y los buscadores web son una importante herramienta de información. Redes sociales como Instagram son un medio emergente para darse a conocer y cada vez se usan más para promocionar y descubrir nuevos productos e interesantes eventos.

Respecto al punto de venta, el mercado coreano es uno de los más activos para la venta on line. Antes de Amazon, los consumidores ya utilizaban diferentes plataformas on line como Coupang para pedir y comprar desde ropa hasta alimentación. Y ahora con la pandemia, el e-commerce se ha convertido en algo esencial que forma parte de nuestra vida diaria, además de los supermercados y grandes almacenes, que continúan siendo los principales puntos de venta.

El público coreano tiende a ser bastante abierto y sensible a lo nuevo, tanto en las tendencias como en los nuevos métodos. Las modas cambian constantemente y suelen estar atentos a estos cambios. Esta actitud fue la clave del triunfo de las plataformas on line y lo será también en la difusión de los aceites de oliva como una nueva cultura.

Asimismo, eventos y seminarios relacionados con catas y aromas aumentan el interés por este producto especialmente entre los jóvenes e interesados en la gastronomía. Como catadora, a través de algunas catas y maridajes, he observado el interés del público hacía los AOVEs y su posibilidad de uso (gelato de gazpacho con picual, por ejemplo). De hecho, aquellos que están interesados en conocer este producto y que lo valoran están esperando a que haya más diversidad para poder disfrutar de un mundo más amplio de vírgenes extra.

También habría que pensar cómo darle un uso más extenso y creativo, y que se adapte a la cultura local para poder penetrar más y mejor en el mercado coreano.