www.mercacei.com
La industria oleícola italiana prevé una campaña a la baja marcada por el COVID-19

La industria oleícola italiana prevé una campaña a la baja marcada por el COVID-19

martes 10 de noviembre de 2020, 12:48h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La Asociación Italiana de la Industria Oleícola (Assitol) prevé que la producción de aceite de oliva descienda no sólo en Italia, sino en toda la zona mediterránea, a excepción de España, que a su juicio podrá contar con importantes cantidades. Las previsiones de esta entidad sobre la campaña oleícola que acaba de comenzar dibujan un escenario marcado por el COVID-19 y la crisis estructural del sector.

Según las estimaciones de Assitol, la producción en la campaña 2020/21 rondará las 250.000 toneladas y la situación no será la misma para todo el territorio italiano. En particular, Puglia, que siempre ha sido considerada "el olivar de Italia", reducirá sus cantidades a la mitad, seguida de la mayoría de las regiones del sur. Sicilia será una excepción, mientras que las regiones del centro crecerán, en particular Toscana y Umbría, al igual que el norte del país especialmente Liguria, Emilia Romagna y Garda.

Respecto a otros países productores, según los datos de la entidad, la producción caerá en Grecia, que obtendrá 210.000 toneladas, y Portugal, hasta 125.000 toneladas, mientras que en Túnez se situará en 150.000 toneladas. Por el contrario, España alcanzará una producción de 1.600.000 toneladas, lo que confirma su papel de líder del mercado, y Marruecos obtendrá 140.000 toneladas.

"El descenso en el sur tiene un impacto significativo en la cantidad total de aceite producido en Italia pero, gracias también al clima que se ha mantenido suave, reduciendo así los riesgos asociados a la mosca del olivo, la calidad será buena”, ha precisado Anna Cane, presidenta del grupo de aceite de oliva.

Respecto a cómo está influyendo el COVID-19 en la campaña, los problemas de circulación y las restricciones a la movilidad han provocado grandes dificultades para encontrar mano de obra, lo que ha dado lugar a retrasos en la organización del trabajo.

A juicio de la asociación, la buena noticia es que finalmente "ven la luz" en cuanto a la Xylella fastidiosa en Puglia, gracias a la puesta en marcha de la producción de cultivares como favolosa, capaz de resistir al parásito. “Un hito que se debe a la investigación científica y a la innovación en agronomía. De hecho, centrar todo en la tradición ha significado, durante demasiado tiempo, marginar la ciencia y las buenas prácticas agrícolas, que pueden hacer mucho no solo contra la Xylella, sino para ayudar al sector a producir más, con costes razonables y mayor rentabilidad, sin descuidar la atención al medio ambiente”, ha considerado Cane.

“Es la propia industria la que reconoce que las plantas actuales necesitan urgentemente una renovación y expansión. Solo así podremos incrementar la producción de aceite de oliva que, incluso en las mejores zonas, apenas supera las 350.000 toneladas y, por tanto, es completamente insuficiente frente a nuestras necesidades internas y externas, equivalente a casi un millón de toneladas en total”, ha especificado.

Asimismo, la crisis del canal Horeca por la emergencia sanitaria también pesa sobre el sector oleícola italiano. “Hasta el momento, el consumo interno y la buena tendencia exportadora nos han permitido soportar la ralentización de las ventas en la restauración, que suponen alrededor de un tercio del mercado nacional. Una parada más nos hace temer más repercusiones negativas en el sector que, a pesar de las dificultades, ha seguido creando valor en estos meses complejos”, ha concluido.