www.mercacei.com
Edición 2015    18 de abril de 2021

campaña 2020/21

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Andalucía ha destacado que en los seis meses de campaña se ha constatado un aumento del 7,2% de la comercialización de aceite de oliva respecto a la temporada precedente -que ya fue récord-, hasta las 863.000 toneladas vendidas. Los datos provisionales de marzo de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) demuestran la realidad de una producción nacional que no alcanzará los 1,4 millones de t. (1.381.500 t. totales en España, de las que Andalucía ha producido 1.107.426 t.).

La DOP Sierra Mágina ha informado de que una vez cerrada la campaña de recolección de aceituna 2020/21, el balance arroja unos datos que ponen de manifiesto que el bajo rendimiento ha lastrado una buena campaña. En concreto, en todas las entidades inscritas a la Denominación se han recogido 185.500 toneladas de aceituna, produciéndose 38.600 toneladas de aceite de oliva, lo que supone un rendimiento medio del 20,8%.

En Mercacei hemos querido conocer cómo se ha desarrollado la recolección y la molturación de la aceituna en la primera campaña marcada por la crisis sanitaria. Así, productores, industriales y operadores destacan la incertidumbre por el COVID-19 durante la recolección, por lo que se han extremado las medidas y protocolos de seguridad para evitar incidentes. Entre los retos que subrayan ante esta nueva situación figuran impulsar el canal on line y consolidar el AOVE como alimento saludable.

La campaña de aceite de oliva en Castilla-La Mancha ha culminado con 128.000 toneladas de aceituna recogidas, de las cuales 18.000 t. pertenecen a la producción en la zona de la Denominación de Origen Protegida Montes de Toledo, lo que supone un acusado descenso con respecto a años anteriores, debido principalmente a la bajada en los rendimientos y a la pérdida de cosecha sufrida sobre todo en la provincia de Toledo, como consecuencia del temporal extremo de frío y nieve.

La producción de aceite de oliva en Portugal se ha reducido un 30% esta campaña 2020/21, hasta situarse en 1,076 millones de hectolitros, según datos del Boletín Mensual de Agricultura y Pesca del Instituto Nacional de Estadística luso.

Consultores y expertos internacionales del sector del aceite de oliva realizan en este artículo un balance de la campaña de producción 2020/21, marcada por la crisis sanitaria del COVID-19, en algunos de los principales países productores.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Andalucía ha ajustado a la baja su aforo inicial de aceite de oliva, como consecuencia de un otoño marcado por la escasez de lluvias y las altas temperaturas, a lo que se han sumado los daños provocados por las borrascas atlánticas de este invierno. Si en octubre del año pasado la Junta estimaba una producción de 1.348.000 toneladas, los datos mensuales y una bajada récord del rendimiento graso en esta campaña apuntan a una producción final de entre 1.050.000 y 1.100.000 toneladas de aceite de oliva.

La campaña de producción 2020/21 de aceite de oliva en España se acerca a su final y la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO) ha realizado un primer balance en el que destaca los rendimientos grasos atípicos; la complicada climatología a partir de la segunda quincena de diciembre, que ha dificultado la recolección y ha redundado negativamente en la calidad del fruto a partir de esa fecha; un mayor diferencial del AOVE respecto a las categorías inferiores; y baja incidencia de contagios.

La producción de aceite de oliva ha registrado un fuerte descenso en Italia, especialmente en las regiones del sur, si bien la tendencia en las regiones central y norte ha sido buena. Así se desprende del primer balance de la campaña 2020/21 elaborado por la Asociación Italiana de la Industria del Aceite de Oliva (Assitol), que ha apuntado que los problemas meteorológicos, entre otros, han afectado a la calidad, que en más de un caso ha sido inferior a lo esperado al inicio de la recolección.

En términos globales, las previsiones para Portugal apuntan a un descenso de la producción de aceituna destinada a la elaboración de aceite de oliva del 25% respecto a la temporada anterior, hasta las 734.000 toneladas frente a las 979.000 t. de un año antes, según el Instituto Nacional de Estadística luso.

La cosecha de olivos en Rio Grande do Sul, que normalmente alcanza su punto máximo en marzo y abril, debería adelantarse en la campaña 2020/21. Las explotaciones se encuentran en etapa de fructificación y, en parte, la maduración está avanzada. Si el clima colabora, las variedades más tempranas, como manzanilla y arbequina, deberían estar listas para la cosecha a mediados de enero, según ha informado el Instituto Brasileño de Olivicultura (Ibraoliva).

La Comisión del Aceite de Oliva de California (OOCC, por sus siglas en inglés) ha informado de que prevé una producción de aceite de oliva inferior a 2,5 millones de galones (9,5 millones de litros) en la campaña 2020/21.

El consumo mundial de aceite de oliva será de 3.142.700 toneladas en la campaña 2020/21, mientras que la producción se situará en 2.952.450 t., por lo que se registrará un desequilibrio entre oferta y demanda a favor del consumo en más de 6,4 puntos porcentuales. Esta es una de las principales conclusiones de la actualización del estudio de demanda y oferta de aceite de oliva coordinado por Juan Vilar Consultores Estratégicos y extraído de un panel de más 400 expertos internacionales.

El Consejo Oleícola Internacional (COI) prevé que la producción mundial de aceite de oliva ronde los 3.197.000 toneladas en la campaña 2020/21 frente a los 3.207.000 toneladas de la temporada anterior.

Según datos de la sectorial de Aceite de Cooperativas Agro-alimentarias de Castilla-La Mancha, en estos momentos la cosecha se encuentra en pleno desarrollo en todas las zonas de la región, ya que el verano seco y las altas temperaturas han traído un adelanto de, al menos, medio mes. Además, la sectorial ha revisado su estimación de cosecha, manteniendo la previsión de 125.000 toneladas de aceite de oliva en la Comunidad, segunda productora nacional, y cerca de las 1.410.000 toneladas de producción en toda España.