www.mercacei.com
Brasil adelanta el inicio de la recolección de la aceituna

Brasil adelanta el inicio de la recolección de la aceituna

lunes 11 de enero de 2021, 11:45h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La cosecha de olivos en Rio Grande do Sul, que normalmente alcanza su punto máximo en marzo y abril, debería adelantarse en la campaña 2020/21. Las explotaciones se encuentran en etapa de fructificación y, en parte, la maduración está avanzada. Si el clima colabora, las variedades más tempranas, como manzanilla y arbequina, deberían estar listas para la cosecha a mediados de enero, según ha informado el Instituto Brasileño de Olivicultura (Ibraoliva).

La expectativa inicial de los productores era repetir la “excelente” cosecha de 2019, que registró un volumen récord de 1.500 toneladas de aceitunas y 230.000 litros de aceite de oliva, si bien estas cifras se han revisado. “Superaremos la baja producción de 2020, cuando cosechamos 450 toneladas y producimos 48.000 litros de aceite de excelente calidad. Una vez más, el clima cambió nuestros planes”, ha explicado Fabrício Carlotto, director técnico de Ibraoliva.

La esperanza de una cosecha completa se vio frustrada por un desajuste que fue decisivo en la polinización. “La floración fue muy buena, excepto que ocurrió en diferentes momentos en los dos cultivares principales. La arbequina estuvo en flor durante 15 días, pero sin que nadie la polinizara, porque la arbosana no floreció. Además, en algunos lugares la lluvia ha perjudicado la polinización y, en consecuencia, la recolección”, ha precisado Carlotto. También contribuyeron otros factores climáticos, como grandes variaciones de temperatura durante el invierno y episodios de frío durante la floración y después de la recolección.

En contraste con las malas noticias, Ibraoliva ha destacado que en 2021 se recogerá la primera cosecha en un número significativo de propiedades. “Se trata de olivares iniciados en 2017, que están en su cuarto año y comenzarán a producir ahora, tenemos varios en esta situación. Es una compensación, ha bajado la cantidad de aceituna en los olivos pero está aumentando el número de olivares que ofrecen este fruto, lo que contribuye a un aumento de la producción”, ha valorado.

Rio Grande do Sul cuenta con cerca de 6.000 hectáreas sembradas, según datos oficiales de la Secretaría de Estado de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural (Seapdr), pero esta cifra probablemente ya se ha superado. “El cultivo del olivo crece exponencialmente, cada semana aprendemos sobre la expansión del cultivo. La información de los viveros confirma el aumento de superficie. Creo que estamos cerca de las 7.000 hectáreas”, ha calculado Marchioretto.

También se ha anticipado producción en los olivares de la Serra da Mantiqueira, una región montañosa que se extiende por los Estados de Minas Gerais, Río de Janeiro y São Paulo. En algunas propiedades, la recolección de la aceituna se realizó en diciembre y el aceite ya está listo, como ocurrió en el municipio de Maria da Fé (MG). “La concurrencia de dos cosechas en un mismo año nos sorprendió, nunca imaginamos que podría pasar en nuestro país. La accidentada geografía dificulta el trabajo de las aproximadamente 3.000 hectáreas cultivadas en Mantiqueira. El invierno se da por la altitud y la temporada de lluvias bien definida. Las condiciones climáticas y de cultivo, como el suelo, son muy diferentes a las que tenemos en el Sur. Podemos decir que son olivares diferentes, a pesar de estar en el mismo país”, ha apuntado Carlotto.

El cultivo del olivo en cifras

Brasil cuenta en la actualidad con aproximadamente 330 olivareros y 100 marcas de aceite de oliva virgen extra. El crecimiento del sector supera el 30% anual y ha diversificado en la mezcla de productos como chocolates, tés, productos de belleza y artículos de madera. Rio Grande do Sul tiene alrededor de 35 etiquetas y representa el 70% de la producción nacional. El municipio de Encruzilhada do Sul es el de mayor superficie plantada, con 42 olivares en más de 1.000 hectáreas plantadas.