www.mercacei.com
Primera campaña oleícola en tiempos de COVID-19: balance, retos y oportunidades

Primera campaña oleícola en tiempos de COVID-19: balance, retos y oportunidades

viernes 26 de marzo de 2021, 12:00h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

En Mercacei hemos querido conocer cómo se ha desarrollado la recolección y la molturación de la aceituna en la primera campaña marcada por la crisis sanitaria. Así, productores, industriales y operadores destacan la incertidumbre por el COVID-19 durante la recolección, por lo que se han extremado las medidas y protocolos de seguridad para evitar incidentes. Entre los retos que subrayan ante esta nueva situación figuran impulsar el canal on line y consolidar el AOVE como alimento saludable.

Para ello les hemos preguntado:

1. ¿Cómo se ha desarrollado la primera campaña en tiempos de COVID-19?

2. ¿Cómo ha afectado la crisis sanitaria a tu empresa? ¿Qué ha cambiado el COVID-19?

3. ¿Qué retos o estrategias de futuro a corto plazo destacarías ante esta nueva situación?

Rafael Alonso Barrau
Director Comercial y de Exportación de Oro del Desierto

“Los cambios drásticos hacen surgir nuevas oportunidades”

1. Realmente ha ido bien. La planificación fue buena, se siguió un protocolo sencillo pero efectivo para prevenir contagios en el equipo tanto de campo como en la almazara y por suerte podemos afirmar orgullosos que desde octubre a diciembre hemos pasado una campaña sin incidencias. También el brote más fuerte de COVID-19 en nuestra zona llegó en enero cuando ya teníamos la cosecha terminada, por lo que no ha influido. Si hubiese acontecido en noviembre hubiese sido, probablemente, un desastre.

2. La pandemia ha cambiado nuestra forma de trabajar, de planificar y de promocionar, pero en realidad no hemos sufrido tanto económicamente como otros sectores puesto que, al considerarnos esenciales como productores de alimentos, hemos podido trabajar todo el tiempo, por lo que 2020 ha sido uno de nuestros mejores años de ventas, superior levemente a 2019. Nuestra empresa tenía previamente un e-commerce potente instalado en nuestra web ya en funcionamiento para el mercado nacional que ha absorbido perfectamente la merma de venta directa en la almazara. Además, la venta de alimentación nacional no disminuyó a lo largo del año, ya que se come más en casa debido al cierre de la hostelería. A su vez, nuestros importadores y distribuidores en el extranjero no han bajado las ventas, sino que las han mantenido o incluso aumentado (de nuevo clientes con webshop bien posicionada previamente). También ha habido algunas caídas para los que estaban muy enfocados a la venta en el canal Horeca, pero en nuestro caso, por suerte, no ha sido muy grave.

3. El reto es mantener el crecimiento sostenido, integrar la nueva forma de hacer marketing on line más a fondo, reforzar la forma de producir, diversificar la venta y reducir los riesgos. Los cambios drásticos hacen surgir nuevas oportunidades y nosotros estamos dispuestos a seguir avanzando siendo innovadores. Lo hemos sido desde nuestro nacimiento, ya que en un desierto agudizar el ingenio es imprescindible para poder trabajar la agricultura. Además, con un tamaño muy pequeño hemos sabido desarrollarnos y llegar a 33 países en escasamente 20 años. Siendo un negocio familiar y resiliente seguiremos luchando para adecuarnos a los nuevos tiempos.

Juan Gadeo
Presidente de Grupo Interóleo

“Cuanto antes nos adaptemos a los cambios más fácil nos resultará alcanzar el éxito”

1. Hemos vivido una campaña marcada por la incertidumbre y el miedo a los contagios masivos que pudieran afectar al desarrollo del trabajo habitual en estas fechas. Para evitarlo hemos tenido que implementar un protocolo anti-COVID muy riguroso que, afortunadamente, nos ha permitido minimizar los efectos negativos.

2. Recursos como el teletrabajo y las videocondefencias están siendo herramientas habituales para mantener la actividad empresarial. Realmente, ni en la etapa más dura del confinamiento hemos reducido el ritmo. No obstante, la efectividad no es la misma que cuando se realiza de forma presencial. En una empresa como Interóleo, donde la participación del socio y el trabajo en equipo está en nuestro ADN, nos está resultando complicado adaptarnos a la recomendación de evitar la presencia física.

3. Después de un año con esta experiencia es evidente que cuanto antes nos adaptemos a los cambios más fácil nos resultará alcanzar el éxito. Reorientar la empresa a objetivos como la conciliación familiar, el cuidado del medio ambiente y favorecer el desarrollo sostenible del entorno en el que nos desenvolvemos nos hace replantearnos que el objetivo para Interóleo no debe ser solamente obtener buenos resultados, sino que también es importante cómo se obtienen.

Vicens Serrano
Director de Compras de la División de Aceites de Borges Agricultural & Industrial Edible Oils

“El mayor de los retos que tenemos ante nosotros, con o sin pandemia, es dar salida a toda nuestra producción”

1. El gran miedo que el sector tenía antes de iniciarse la campaña era el posible contagio de las cuadrillas de recolección y que ello imposibilitara un ritmo ágil de la cosecha. Afortunadamente, a pesar de que se hayan registrado algunos brotes aislados, no se han producido retrasos significativos que hayan perjudicado el ritmo de la campaña. Por este motivo, la gente ha estado muy concienciada desde el inicio, tomando medidas especiales como la división de cuadrillas que se han focalizado en grupos estables en los tajos.

Según han confirmado organismos como la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés), el COVID-19 no ha supuesto un riesgo en la calidad de los alimentos, puesto que no hay evidencias de que puedan ser una fuente o una vía de transmisión probable del virus. No obstante, la climatología con la sequía (bajos rendimientos) y la borrasca Filomena (heladas y aceituna en el suelo) sí han afectado negativamente a la calidad y a la cantidad.

En términos de consumo hemos observado dualidad. Por un lado, se ha producido un incremento en el consumo de productos de la gran distribución y, por otro, una reducción drástica de los volúmenes en el canal Horeca por los cierres que se han producido a lo largo de todo el año.

2. Afortunadamente, la plantilla de Borges no ha estado prácticamente afectada. Hemos sufrido casos aislados sobre los que rápidamente se ha actuado y no ha comportado ningún daño mayor. Asimismo, desde el inicio de la pandemia, la empresa ha implementado un plan de contingencia que, aparte de extremar las medidas de higiene personal y desinfección, también cuenta con pautas relativas a la reorganización de horarios del personal que acude físicamente a las instalaciones, controles de temperatura en los accesos y, sin duda, el cambio más significativo ha sido el método de trabajo a distancia. El teletrabajo ha impuesto nuevas reglas de juego que nadie hubiera llegado a imaginar y que no se hubieran logrado de forma tan rápida si no hubiera sido por esta imposición pandémica. Tanto a nivel interno como externo la gran parte de los contactos, reuniones, o gestiones se han realizado de forma telemática limitando al máximo la movilidad entre centros de trabajo, así como reduciendo los viajes y desplazamientos de negocio. Tanto la dirección como los empleados han estado a la altura de las circunstancias en todo momento.

3. Deberemos seguir trabajando en potenciar la flexibilidad laboral para poder afrontar en el futuro hipotéticos cambios provocados por una nueva crisis sanitaria o por cualquier otra eventualidad. Por otra parte, cabe esperar que finalmente lleguen los fondos de ayuda europeos para que el sector pueda realizar las inversiones que permitan mejorar la competitividad, tanto en programas de economía circular y/o sostenibilidad como en nuevos productos de mayor calidad, proximidad y/o uso, además de digitalizar nuestros procesos para hacerlos más flexibles y adaptables. Sin embargo, no podemos olvidar el mayor de los retos que tenemos ante nosotros, con o sin pandemia, y que no es otro que el de dar salida a toda nuestra producción, la actual más la que se generará por el efecto del desarrollo de nuevas plantaciones más eficientes y la reconversión de las fincas anteriormente de secano. Estos factores harán incrementar la producción junto con la procedente de otros países, lo que implica que aún sea más importante el hecho de invertir en la comunicación y en la comercialización de productos potenciando el origen España en el exterior, lo que conlleva que haya que destinar muchos más recursos de forma sostenida en el tiempo para conseguir este objetivo.

Otro reto -y no por ello menos importante- es la necesidad que tiene el sector por encontrar fórmulas alternativas urgentes que permitan eliminar la inseguridad jurídica que supone la aplicación de un Panel Test para la valorización del aceite de oliva.

Francisco Alcántara
Gerente de Aceite Periana-SCA Olivarera y Frutera San Isidro

“Tenemos una ocasión histórica de llegar al consumidor con la irresistible bandera de la salud”

1. Las alteraciones en el desempeño del trabajo, la formación de grupos de trabajo “burbuja” y los episodios de confinamientos por cuarentena o por casos positivos han destacado en esta campaña tristemente inolvidable. En otro orden de magnitud, citaría aspectos como rendimientos grasos extraordinariamente bajos y una significativa intermitencia en el ritmo de recolección.

2. La mejor noticia es que a nivel sanitario nos ha golpeado levemente a los trabajadores. Apuntaría dos aspectos en el impacto de esta pandemia: nos ha forzado a repensar protocolos de trabajo y eso nos ha acelerado el paso en el conocimiento operativo. Por otra parte, ha mostrado el potente escudo protector que supone la digitalización en general y en concreto ante situaciones sanitarias como el COVID-19.

3. Estoy convencido de que el sector tiene una ocasión histórica de llegar al consumidor con la irresistible bandera de enganche que suponen los beneficios del aceite de oliva para la salud, siempre basados en las evidencias científicas que disponemos. En este desafío nos ayudaría que la Administración nos permitiera utilizar mensajes claros y directos que nos permitieran “hablar” el mismo lenguaje que tiene el consumidor. En un momento único, en que la salud es uno de los principales motivos en la decisión de compra de productos alimentarios, constituye para nosotros una obligación aglutinar recursos y dirigirlos a informar del incuestionable pódium saludable que forman el aceite de oliva virgen extra, el aceite de oliva virgen, el aceite de oliva y el aceite de orujo de oliva.

Andrea Urzaiz
Marketing y Calidad de Aceite Artajo

“El mayor reto es profesionalizar más toda la estrategia on line y fomentar el oleoturismo”

1. En Artajo la campaña es corta (octubre y noviembre) y la madurez con la que recolectamos exige estar a tiempo, por lo que temíamos tener que cerrar o retrasar la cosecha ante contagios o confinamientos del personal. Finalmente, tomando las medidas adecuadas se desarrolló con bastante normalidad.

2. El cierre de la hostelería y la incertidumbre de nuestros clientes ha marcado las ventas, aunque por otra parte ha aumentado el consumo de particulares. Con el esfuerzo previo que se había realizado en redes, tienda on line y visitas, hemos observado una respuesta positiva.

3. El mayor reto es profesionalizar más la estrategia on line y fomentar el oleoturismo en nuestras instalaciones, ya que estamos convencidos de que el turismo al aire libre va a tener mucha importancia en el futuro. Todo el que pasa por Artajo se convence acerca de la diferencia de consumir un AOVE de calidad con respecto a otras grasas.

Francisco Vañó
Director General de Castillo de Canena

“Ganarán la batalla las empresas que sean capaces de adaptarse a los nuevos tiempos y a innovar por sistema”

1. En lo que respecta a la cosecha, lo cierto es que no ha representado un cambio muy radical en comparación a las pasadas pre-COVID. Cuando en octubre comenzamos con la recolección y la molienda de la aceituna ya llevábamos bastantes meses de experiencia pandémica y éramos conscientes de los riesgos que corríamos. Establecimos equipos burbuja, turnos especiales de trabajo, protocolos estrictos en materia de previsión de contingencias sanitarias y medidas especiales de protección e higiene. Tuvimos algún caso aislado de miembros del equipo que sufrieron contagios, pero la actividad no cesó ni se resintió en ningún momento gracias a los procedimientos de seguridad implantados y, afortunadamente, todos nuestros compañeros se recuperaron perfectamente. Podemos afirmar que los objetivos perseguidos en ritmo de trabajo o en los estrictos criterios de calidad sensorial extrema de los AOVEs de Castillo de Canena durante la campaña no se han visto ni un ápice resentidos por la existencia del coronavirus.

2. Si hablamos en términos estrictamente económicos es cierto que hemos tenido una cierta merma en las cifras de negocio en lo que respecta a la actividad comercializadora. Estamos muy presentes en el canal de Food Service y la restauración y los restauradores han sido grandes aliados en nuestro crecimiento y consolidación como empresa líder. Lógicamente, nos hemos resentido ante un escenario de falta de actividad en hoteles y restaurantes, pero hemos logrado mitigar mucho estos efectos negativos gracias al incremento del consumo de AOVE en los hogares, nuestra fuerte internacionalización y a prestarle mucha más dedicación al canal on line. Pero no todo ha sido negativo, también es cierto que esta pandemia que nos ha golpeado de manera muy violenta ha dado lugar a que hayamos tomado una postura de cercanía y solidaridad con la sociedad que nos rodea. Nuestras acciones en materia de Responsabilidad Social Corporativa se han multiplicado y hemos dado importantes muestras de generosidad y de actividades filantrópicas. Creo que, de esta terrible crisis sanitaria y económica que nos continúa afectando, vamos a salir todos mas humanizados y conscientes de nuestro deber moral de estar mas cerca de los colectivos de personas que peor lo están pasando.

3. Creo sinceramente que esta terrible pandemia ha traído consigo fuertes cambios en la sociedad actual que ya son estructurales aún cuando la tragedia sanitaria y humana finalice. Hemos comprobado palmariamente que vivimos en un mundo globalizado en donde no existen las fronteras ni los cortafuegos gubernamentales. Hemos aprendido a reestructurar nuestra escala de valores y a apreciar por ejemplo, como nunca antes, los alimentos que consumimos: queremos (exigimos, diría yo) productos auténticos, genuinos, saludables con una vinculación al territorio y una historia interesante detrás, y que además sean sostenibles y sus productores se preocupen por el medio ambiente y el hábitat natural. En este sentido, lo verdaderamente positivo para nosotros es que el AOVE reúne en sí todas estas características y tiene por tanto un brillante futuro por delante, siempre que sepamos hacerlo bien. Por otro lado, hemos de ser conscientes de que el canal on line acabará fagocitando gran parte del offline. Nos hemos familiarizado a marchas forzadas con la navegación a través del ordenador, la tablet o el teléfono móvil, que se han convertido en los nuevos lineales y expositores físicos, mucho más manejables e inocuos bajo el punto de vista sanitario. Estos nuevos hábitos de los consumidores, inexorables e imparables, nos forzarán a reinventarnos y a implementar estrategias y mecanismos de venta a una velocidad impensable hace un par de años. Ganarán la batalla las empresas que sean capaces de adaptarse a los nuevos tiempos y a innovar por sistema. Pueden cambiar muchas cosas en nuestro mundo, pero las teorías darwinianas están mas vigentes que nunca.

Elena Pérez Canal
Directora del Departamento de Marketing de Aceites Abril

“El panorama a corto plazo no es positivo y con las nuevas restricciones de comienzo de año la situación es de incertidumbre”

1. A nivel general, para el canal de tiendas y supermercados ha sido un año de crecimiento, los hogares han gastado aproximadamente un 12% más en gran consumo, motivado en gran parte por las restricciones al ocio fuera del hogar y, de forma contraria, al canal Horeca, por lo que nos hemos visto beneficiados por ese aumento. Desde aquí, agradecer a las familias gallegas su confianza en nuestros productos, más si cabe en estos momentos difíciles en las economías a nivel doméstico, colocándonos como la marca de aceites más vendida en el noroeste, según el último panel de mercado de Nielsen.

2. En el canal Horeca, como consecuencia del cierre forzoso de bares y restaurantes, las cuentas se han visto muy afectadas; por destacar un dato, desde Hostelería de España se manejan números de previsión de cierre de cerca de un tercio de los negocios. El panorama a corto plazo no es positivo y, con las nuevas restricciones de comienzo de año, ahora mismo la situación es de incertidumbre a la espera de la evolución de los contagios y de la campaña de vacunación.

El crecimiento en tiendas y supermercados no suple la caída en el canal Horeca; debemos darnos cuenta de que durante semanas los consumos fueron iguales a cero, con reaperturas graduales, penalizando en muchos casos los servicios de comida en el interior de los locales.

En exportación seguimos creciendo fruto de la vocación internacional del proyecto. Es cierto que este año no hemos podido viajar ni participar en ferias internacionales debido a las restricciones de movilidad internacional, por lo que la apertura de clientes ha sido más difícil que nunca; no obstante, hemos conseguido exportar a nuevos mercados como Pakistán, Bangladesh, Nepal, Libia, Rumanía o Corea del Sur. Nuestros principales mercados son Portugal, México, EEUU, China, Venezuela y Emiratos Árabes.

3. Optimización de los recursos internos y la creación de productos adaptados a las nuevas necesidades de nuestros consumidores.

Belén Luque
Directora financiera de Luque Ecológico

“Habrá que volver a abrir mercados en los que ya teníamos una labor avanzada y se han paralizado”

1. Ha sido muy complicada y llena de incertidumbre con el miedo a tener que cerrar en cualquier momento. Además, ha sido difícil concienciar a todos para seguir las medidas de seguridad. Afortunadamente ha habido pocos incidentes y cada día superado era una victoria.

2. Creo que se abre un nuevo escenario. Directa o indirectamente nos ha afectado a todos tanto en el mercado nacional como en la exportación. Todo ha sido mucho mas incierto, las salidas sobre todo para exportación se complicaban y el canal Horeca ha sufrido mucho.

3. Hay que reinventarse, porque lo que pensábamos que nunca podría pasar ha sucedido y, además, aun no ha terminado. Habrá que ver como queda la situación mundial cuando todo esto acabe y volver a abrir mercados en los que ya teníamos una labor avanzada y se han paralizado.

Antonio Luque
Presidente de Dcoop

“Debemos estar preparados ante posibles situaciones excepcionales que se puedan repetir”

1. Creo que el sector ha respondido bien, cumpliendo con la misión de proveer alimentos como empresas agroalimentarias que somos. Ha caído el consumo en hostelería, pero afortunadamente se ha incrementado en los hogares.

2. Nosotros hemos venido desarrollando nuestra actividad dentro de la normalidad, cumpliendo las medidas sanitarias recomendadas e impulsando el teletrabajo en aquellos perfiles posibles. El COVID-19 ha cambiado la percepción que tenemos, vemos la vida con otra mirada, donde se está imponiendo una nueva resiliencia.

3. Lo primero es que debemos estar preparados ante posibles situaciones excepcionales que se puedan repetir. Dicho esto, ahondar más en la seguridad en sus diferentes vertientes y adaptarnos a la nueva situación, donde se van a potenciar más las reuniones telemáticas, por ejemplo, o también las compras por Internet.

Consoli Molero
Gerente de la Cooperativa Olivarera de Valdepeñas (Colival)

“El cierre del canal Horeca y del sector turístico dejan al sector en una situación de total vulnerabilidad”

1. Bajo el punto de vista oleícola, ha sido una de las campañas más singulares. Temporales con calor, aguaceros y nieves propiciaron las condiciones para el desarrollo de la aceituna, dando lugar a un irregular cuajado del fruto, aumentando la cosecha y disminuyendo considerablemente los rendimientos, por lo que como resultado se ha registrado un menor volumen de aceite. Esta situación ha puesto a prueba la profesionalidad de los agricultores para sacar adelante, a pesar de todo, unas aceitunas que, a tenor de los aceites catados y analizados, han dado una cosecha excelente en nuestra almazara.

Desde primeros de septiembre, aproximándose los preparativos para la nueva campaña, el principal objetivo ha sido preservar y proteger la salud de nuestros agricultores, trabajadores, trabajadores externos y clientes, contribuyendo a conseguir una campaña segura. Este objetivo ha conllevado la realización preventiva de pruebas sanitarias, la dotación de EPIs individuales, la confección de protocolos de actuación en virtud de los riesgos y los pertinentes planes de contingencia.

Para hacer frente a esta situación excepcional, hemos necesitado confianza y responsabilidad, por lo que desde nuestra cooperativa hemos seguido trabajando con nuestro mejor esfuerzo, nuestra mayor dedicación y un mayor compromiso para garantizar la continuidad del negocio, ofreciendo toda la ayuda profesional necesaria.

2. El cierre del canal Horeca y del sector turístico como consecuencia del estado de alarma dejan al sector en una situación de total vulnerabilidad. Esta situación ha derivado en problemas de consecución de objetivos o de evaluación del desempeño, lo que nos ha obligado a establecer nuevas rutinas de trabajo y análisis de resultados más ágiles. Al cerrar la hostelería, lo hemos compensado con el buen comportamiento del canal de alimentación, de las exportaciones, de la venta on line y, sobre todo, de la venta directa al consumidor. De ahí que haya habido que adoptar medidas coyuntuales, invirtiendo más en redes, posicionamiento de marca, publicidad, etc., y estando más presentes ante el consumidor.

3. Con los nuevos retos o estrategias de futuro, así como la definición de objetivos, mi compañía trata de que los cambios constantes que está produciendo la crisis afecten lo menos posible a nuestro negocio. Una forma efectiva para ello es establecer metas mediante el sistema denominado SMART, es decir, objetivos específicos, medibles, alcanzables, realistas y limitados en el tiempo. En este sistema planteamos definir de forma concreta cómo se van a lograr esos retos en un plan con los pasos que se deben dar para cumplirlos, así como un calendario para poder llevar un seguimiento de la ejecución.

La clave para alcanzar los objetivos residen en que estén bien definidos. Nuestra estrategia antes y durante esta situación es seguir invirtiendo, seguir formándonos y una guía de ruta bien definida con fines rentables.

Gonzalo Guillén
Consejero Delegado y Director General de Acesur

“Hemos tenido que ser más ágiles y dinámicos que nunca para responder a las exigencias de la crisis sanitaria”

1. Ha sido una cosecha especialmente diferente a las demás en lo relativo a las medidas de seguridad que se han tomado a la hora de realizar la recolección, utilización de EPIs, gestión del personal en almazaras, etc. Los meses previos al inicio de la campaña fueron de preparación para que todos automaticemos los protocolos de seguridad de protección y distancia social.

2. Hemos tenido que ser más ágiles y dinámicos que nunca para responder a las exigencias que ha supuesto esta crisis sanitaria. Fuimos empresa pionera en el sector de la alimentación en certificar nuestras fábricas con AENOR como fábricas libres de COVID-19, con protocolos de trabajo e higiene muy estrictos. Por otro lado, desde el punto de vista de la gestión, hemos seguido dando grandes pasos en un proceso de digitalización que la compañía ya había comenzado, pero que se ha acelerado mucho durante este año de pandemia.

3. Nuestros pilares estratégicos son, más que nunca, calidad, trazabilidad, innovación e internacionalización. Quizás resaltar los mercados internacionales, que son un foco clave para Acesur, y en los que estamos invirtiendo intensamente para reforzar equipos, instalaciones, calidad y servicio.

Antonio Gallego
Director Comercial del Grupo Migasa

“Las nuevas tecnologías nos ayudarán a llegar a más consumidores y debemos aprovecharlas”

1. Gracias a las medidas adoptadas siguiendo las recomendaciones sanitarias, no ha habido ningún problema digno de mención. La campaña ha llegado cuando ya éramos conscientes de la seriedad de la pandemia, lo que ha provocado que todas las partes seamos muy responsables y hayamos seguido estrictamente las instrucciones sanitarias.

2. Desde el mes de marzo de 2020 hemos pasado por momentos muy diferentes. Comenzamos con un pico de demanda enorme debido al primer confinamiento que requirió de un esfuerzo notable por parte de todos los empleados; desde producción a logística. El pico de demanda se unió a una escasez de camiones para mover la mercancía, pero todo se llevó a buen término. Después de esa demanda por encima de lo habitual, nos encontramos con una caída tremenda del consumo en el canal Horeca, un descenso que aun hoy no se ha recuperado. El COVID-19 ha acelerado procesos que estaban llegando y que han pasado de tener un horizonte en clave de futuro a convertirse en el día a día. El teletrabajo y las teleconferencias han venido para quedarse, aunque no creo que vayan a sustituir completamente a las reuniones presenciales. Desde febrero empezamos a ver que no todas las reuniones pueden hacerse a distancia, y que las cosas importantes requieren de la presencia y el contacto entre los diversos actores del mercado. Está claro que en un futuro nos reuniremos menos presencialmente, pero no creo que se hayan acabado las ferias comerciales.

3. Los retos no han cambiado. Nuestro objetivo sigue siendo llegar cada vez a más clientes y tratar de crear más valor añadido para el aceite de oliva y para todos los agentes que intervienen en la cadena, desde el agricultor al consumidor. Tenemos un gran producto y sólo hay que darlo a conocer a todos los consumidores. Cuantas más personas lo conozcan, más venderemos y a un mejor precio; las nuevas tecnologías nos ayudarán a llegar a más consumidores y debemos aprovecharlas.

Estos retos pensamos lograrlos con una estrategia de creación de valor como parte fundamental de las nuevas líneas de negocio. Se trata de nuestro objetivo con el Proyecto de Olivar Tradicional, donde queremos dar valor a los agricultores que tienen un mayor coste de producción, pero un aceite muy diferenciado del resto con un gran valor añadido. Lo importante es presentar cada vez más opciones al consumidor, y que no se limite simplemente a “comprar aceite”.

Fernando García de la Cruz
Director General de Aceites García de la Cruz

“El COVID-19 ha consolidado el comercio digital, una tendencia que venía desarrollándose desde hace tiempo”

1. La campaña se ha desarrollado con total normalidad, entendiendo la normalidad dentro de la situación actual. Comenzamos con algo de incertidumbre por el miedo a posibles contagios, pero las medidas seguridad que hemos llevado a cabo por el COVID-19 se han efectuado de forma adecuada, por lo que no hemos tenido ningún problema. Lo que ha caracterizado en mayor medida esta campaña ha sido el fuerte temporal de Filomena, que paralizó la recolección unos 15 días y afectó a la calidad del fruto, de ahí que aproveche para remarcar de nuevo la importancia de la recolección temprana.

2. En nuestro caso, afortunadamente, no nos hemos visto afectados por la pandemia, ya que prácticamente no trabajamos el canal Horeca. El confinamiento ha propiciado que la gente aumente el consumo en el hogar y, a su vez, que se preocupen más por lo que comen para mantener un sistema inmune fuerte y ahí creo que, en general, el sector ha salido reforzado, por lo que puede ser una oportunidad para incrementar el consumo general. El COVID-19 ha consolidado el comercio digital, una tendencia que venía desarrollándose desde hace tiempo. Los consumidores han incrementado sus compras en este canal y muchos de los que no lo hacían han comenzado a hacerlo por las ventajas que supone. La pandemia puede traer la consolidación de un cambio en los hábitos de compra del consumidor que, si bien no realizará todas sus compras en el canal on line, sí se verán incrementadas.

3. Fundamentalmente dos: la salud y los mercados digitales. Consolidar el aceite de oliva virgen extra como un alimento saludable y que todos los consumidores conozcan las bondades del producto y las perciban es uno de los grandes retos a marcarse en este año. Por otro lado, desarrollarse y posicionarse en los canales de venta on line es el segundo de los retos al que nos enfrentamos. La compra on line de productos de alimentación se sitúa en España en torno al 27%, subiendo cinco puntos desde 2019, y esta cifra seguirá creciendo, ya que el consumidor ha perdido el miedo a las compras por Internet.

Francisco Serrano
Presidente de Almazaras de la Subbética

“No queda más opción que ser camaleónico y adaptarse a las nuevas circunstancias”

1. Ha sido una campaña difícil en la que hemos tenido que adaptarnos a las nuevas circunstancias y a las nuevas exigencias en materia de riesgos laborales. Las medidas adoptadas, aunque en un principio pudieran parecer de compleja aplicación, se han implementado y llevado a cabo por todos los actores de la cadena, desde los agricultores en la recogida de aceituna, hasta todas y cada una de las fases de recepción, molturación o envasado. Nuestros socios y trabajadores han entendido la importancia de hacer las cosas de acuerdo a los protocolos establecidos.

2. Como comentaba anteriormente, hemos tenido que adaptar nuestros procesos productivos, estableciendo normas y rediseñando todas las fases de la actividad. En cuanto a la actividad comercial, se ha visto claramente afectada, ya que nuestro núcleo fuerte de clientes se encuentra en el sector de la hostelería, muy mermado por los diferentes confinamientos y reducciones horarias.

3. Esta situación ha provocado que, de alguna manera, nos reinventemos y potenciemos los nuevos sistemas de trabajo, basados en la interacción on line. Las reuniones con clientes in situ se han sustituido por reuniones telemáticas. Las ventas vía web o a través de call center también han visto exponencialmente incrementadas sus cifras. Esperemos que, en breve, podamos alternar este mundo virtual al que nos hemos visto abocados con actuaciones más directas con nuestros clientes. No obstante, somos conscientes de que los modelos han cambiado, que el paradigma de negocio que conocíamos hasta la llegada de la pandemia ha quedado obsoleto y que no queda más opción que ser camaleónico y adaptarse a las nuevas circunstancias.

Manuel Heredia
Propietario de Cortijo de Suerte Alta

“El COVID-19 nos ha demostrado que la relación directa con el cliente también es posible”

1. La recolección fue bien, tomando muchísimas precauciones y con un protocolo muy estricto que incluyó la realización semanal de test de antígenos aleatorios al personal. Afortunadamente, todos negativos. Empezamos muy temprano, el 1 de octubre, y aún así nos retrasamos algo más de lo normal pues las cuadrillas eran algo más reducidas y se perdieron bastantes días por lluvia. La calidad de los aceite ha sido excelente y el 90% de la bodega calificada como AOVE con PT, acidez <0,2% y ésteres <4. Por supuesto todo ecológico.

2. En el campo pudimos seguir trabajando casi normalmente, aunque con muchas precauciones desde el primer momento. En oficina hemos “teletrabajado” mucho, pero al tener la almazara en Córdoba y la oficina en Madrid estábamos relativamente acostumbrados a estar conectados de esta manera y no fue muy complicado. Hemos potenciado mucho la página web, la tienda on line y la venta directa a clientes, lo que nos ha permitido mantener las ventas de envasado aunque lógicamente se han resentido los pedidos de importadores y del canal Horeca.

3. Creo que en un segmento como el nuestro, de aceites muy diferenciados y dirigidos a un consumidor muy exigente y entendido, el contacto directo que permiten los sistemas informáticos, las redes sociales y la distribución de paquetería puerta a puerta en poco tiempo y a precios muy ajustados va a ser cada vez mas importante. Desde una almazara podemos suministrar nuestro aceite a prácticamente toda Europa en condiciones muy competitivas, y lo mismo pueden hacer nuestros importadores en cualquier lugar. Es complejo de organizar y requiere mucho trabajo de seguimiento, pero el cliente que ganas es un cliente estable y que aprecia ese trato directo con el productor. Por supuesto tenemos que llegar al público a través de la gran distribución, pero el COVID-19 nos ha demostrado que la relación directa es también posible.

Miguel Carrasco
Maestro de Almazara de As Pontis

“Seguimos trabajando por la calidad e intentamos estar más cerca aún de nuestros clientes”

1. La campaña se ha desarrollado de una manera muy atípica. En concreto, hemos tenido una campaña muy escasa en producción, unido al confinamiento y al alto grado de contagio en nuestra zona, justo en nuestro momento de campaña. El resto ha sido normal, ya que las entradas de aceituna, como siempre, están muy controladas e individualizadas.

2. Podemos decir que ha afectado mucho, las ventas han caído por la falta de consumo en el canal Horeca, tiendas gourmet, distribución alimentaria, etc. y las visitas de oleoturismo han bajado en un porcentaje muy elevado. Las restricciones de movilidad y la incertidumbre ha provocado que la gente se quede en casa.

3. Seguimos trabajando por la calidad e intentamos estar más cerca aún de nuestros clientes. Hemos aumentado mucho la venta on line y la televenta para que nuestros clientes sigan disfrutando de Vieiru. Además, estamos abriendo nuevos mercados diferentes al canal Horeca. Salir de esta situación es un trabajo común de todos.