www.mercacei.com
¿Qué sucederá con los precios del aceite de oliva en los próximos meses?

¿Qué sucederá con los precios del aceite de oliva en los próximos meses?

miércoles 28 de abril de 2021, 14:17h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Los mercados continúan con precios al alza en todas las categorías. De hecho, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, aseguró la semana pasada que las perspectivas del mercado del aceite de oliva son positivas debido al ajuste a la baja de la producción en la actual campaña y al aumento de la demanda, lo que ha propiciado una recuperación de las cotizaciones del 33% sobre el inicio de la campaña y de casi un 40% respecto a los precios del año pasado. Por ello, hemos querido conocer cómo valoran esta subida productores, industriales y operadores, y si prevén que esta tendencia se mantenga en los próximos meses.

Cristóbal Gallego
Presidente del sector oleícola de Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén

“Los precios en los próximos meses se pueden mantener con firmeza”

La producción acumulada hasta la fecha ha sido de 1.381.540 t., producción prácticamente casi definitiva de campaña que estimamos esté cercana a 1.400.000 t., coincidente con las estimaciones realizadas por Cooperativas Agro-alimentarias al comienzo y muy alejada de las casi 1.600.000 t. iniciales de campaña, a lo que se une una menor producción y disponibilidad en el resto del mercado internacional. Por ahora, destaca la escasez de lluvias en la zonas productoras.

Respecto al ritmo de comercialización durante estos seis meses de campaña, se sitúa por encima de las 143.000 toneladas de media mensual, el nivel de salidas más alto. Si continúan estas cifras es muy probable que el enlace a 30 de septiembre sea muy corto, ente 310.000 t. y 350.000 t. Como es lógico esto va a depender de la influencia de la desaparición de los aranceles, si finalmente se confirma, y cómo pueda afectar a la demanda el incremento de precio en la distribución.

Sobre la base de las consideraciones anteriores, entendemos que los precios en los próximos meses se pueden mantener con firmeza.

Antonio Luque
Presidente de Dcoop

“Habrá que ir viendo cómo va evolucionando el mercado”

Como siempre en este sector, habrá que ir viendo cómo va evolucionando el mercado. La cosecha ha sido menor de lo esperado, por lo que existen menos disponibilidades. Por otro lado, las salidas se están comportando muy bien, lo que nos está ayudando a digerir las altas existencias arrastradas en los dos últimos años. El levantamiento de los aranceles también ha ayudado, esperamos que sea definitivo. En cuanto a la lluvia, la verdad es que está siendo muy irregular y no muy abundante, por lo que las perspectivas para el año próximo a día de hoy no son de gran cosecha.

Gonzalo Guillén
Consejero Delegado y Director General de Acesur

“La evolución del mercado se verá afectada por las salidas, la meteorología, la floración y los demás países productores”

Entendemos que las causas de la subida son claras y las variables que la han provocado son ahora ya cuantificables. En resumen, una caída del 15 % sobre la producción esperada y un aumento de la demanda nacional y de exportación derivada de un cambio de hábitos de consumo debido a la pandemia y de unos precios muy competitivos del aceite de oliva frente a otras grasas vegetales.

En los próximos meses la evolución del mercado se verá afectada por la evolución de salidas, la meteorología y la floración y los demás países productores. Así, un ritmo de salidas mayor de 135.000 t. mensuales mantendría el mercado tenso, pero, por el contrario, y acompañado de una esperada mejora generalizada de la situación de la pandemia, un ritmo de salidas de en torno a 120.000-125.000 t. mensuales, claramente relajaría los mercados.

Asumiendo ya una buena floración, entendemos que un nivel de lluvias en las próximas semanas que garantice una disponibilidad de agua para el verano debe ayudar a trabajar con una buena estimación para la cosecha 2021/22, y por tanto una relajación del mercado. Por el contrario, la ausencia de lluvias podría tensionar el mercado.

Asimismo, se va confirmando ya una buena floración y unas buenas perspectivas de producción en todos los países del Mediterráneo, incluido Portugal. Destacan las prometedoras proyecciones para Grecia, Italia y, sobre todo, Túnez. Esto claramente también marcará la evolución hacia un mercado relajado, especialmente a finales del verano.

José María Puerto
Agente Comercial

“Lo lógico sería que se mantuvieran estos precios o quizás subieran algo más”

Lo lógico sería que por una serie de razones se mantuvieran estos precios o quizás subieran algo más. En este sentido, analizando las salidas mensuales no habría mas remedio que disminuyeran, pues de seguir en los mismos términos llegaríamos a octubre sin aceite, lo cual es imposible; el mercado se regularía solo con aumento de precios.

Existe mucha tranquilidad en el sector productor pues no tiene necesidad de dinero ni de almacenamiento, con lo cual existe una tranquilidad a la hora de vender.

La falta de precipitaciones nos hace pensar que si no llueve pronto, la próxima campaña tampoco será descomunal. Aunque, pensando fríamente, el agua se reflejaría en la campaña próxima, por lo que no existe la posibilidad de aumentar la cantidad de aceite antes de noviembre.

Además, el déficit de producción en países como Italia, Grecia o Túnez nos hace pensar que el aceite se encuentra en España, por lo que tendríamos que abastecer desde aquí al extranjero.

Gabriel Estévez
Responsable de Aceites de Grupo Sovena

“Lo más probable es que esta fortaleza continúe a medio plazo”

Dependerá del ritmo de salidas, las lluvias y el aspecto tras la floración, las expectativas en otros mercados de origen y, finalmente, cuando se verán “nuevos” precios en los lineales.

Todos estos son factores que irán sucediéndose y evolucionando en los próximos meses y que podrán tener repercusión en la tendencia alcista actual, por lo que lo más probable es que esta fortaleza continúe a medio plazo y lo que deberemos comprobar es la elasticidad precio/consumo cuando el consumidor reciba esa realidad de mercado. Otros factores a tener en cuenta y que supondrían un freno a la comercialización son los aranceles en EEUU (provisionalmente suspendidos) y las dificultades logísticas que se van a agudizar muy pronto (saturación de puertos y falta de contenedores).

Juan Morales
Agente comercial
Morales Navas Comercial Aceitera, S.L.U.

“Los precios seguirán en esta línea, ya que son razonables con las existencias de mercado”

Partíamos de unos precios muy buenos para el consumidor, pero desastrosos para el agricultor. Ahora nos encontramos con unos precios coherentes para el agricultor con unos precios razonables para el consumidor (cuando se trasladen los precios al lineal) y tenemos que conseguir que sean unos precios estables para el envasador.

Los precios seguirán en esta línea, ya que son razonables con la existencias de mercado, y las oscilaciones hacia un sentido u otro serán muy meditadas y argumentadas.

La floración mundial para la próxima campaña, la lluvias y las salidas de aceites mensuales irán marcando la senda a seguir.

Francisco Vañó
Director General de Castillo de Canena

“La incertidumbre sigue siendo uno de los elementos determinantes de la evolución de los precios futuros”

Antes de responder a esta pregunta, deberíamos cuestionarnos previamente el motivo por el que los precios en origen de las diferentes categorías de aceites de oliva han experimentado un incremento medio de un 50% desde el inicio de la campaña 2020/21. Curiosamente, la categoría cuya cotización más ha crecido ha sido el aceite lampante (casi un 60%). Es una realidad palmaria que partíamos de niveles muy bajos que impedían alcanzar los umbrales de rentabilidad en la mayor parte de las explotaciones olivareras, pero estas fuertes subidas, tan súbitas, corren el riesgo de no consolidarse al crear en el mercado situaciones de volatilidad que tensionan todos los eslabones de la cadena de valor. Lo que también es cierto es que, en la actualidad, la únicas disponibilidades de aceite de oliva se encuentran casi exclusivamente en España.

En lo que respecta al futuro, existen varios factores que van a conformar los precios de los graneles a lo largo de los próximos meses. El primero de ellos es obviamente el climático. Por el momento, la primavera está siendo muy pobre en pluviometría y la situación general de los embalses españoles no es halagüeña. La floración y, sobre todo, el cuajado es una variable incierta aún. Además, hemos de considerar las producciones que puedan tener el resto de los países de la cuenca del Mediterráneo. Debemos acostumbrarnos a que, con el transcurso del tiempo, España ya no es el único actor decisivo. Tenemos un elemento que añade incertidumbre a este escenario como es el consumo. En este campo, hasta el día de hoy las cifras están siendo muy positivas tanto en el mercado interior como en el capítulo de las exportaciones (el efecto de la anulación de los aranceles de EEUU ha añadido elementos psicológicos y tangibles al optimismo) pero se abre ante nosotros un horizonte mundial de clara crisis económica y la incertidumbre de cómo reaccionan los consumidores cuando las grandes superficies repercutan en el consumidor final las fuertes subidas experimentadas por todas las categorías de aceites de oliva en los últimos meses.

No me gustaría finalizar mi respuesta sin antes subrayar un factor agronómico que creo que se está hablando poco de él y es el acusado descenso generalizado de los rendimientos grasos de las aceitunas. En nuestra provincia de Jaén, por ejemplo, se han dado los peores porcentajes de contenido oleico de su historia reciente. Algo similar se ha producido en las grandes explotaciones de olivos superintensivos en el sur Portugal. Este hecho, que afecta a la fenología del árbol y a los complejos procesos de lipogénesis, es una incógnita que ha irrumpido con fuerza en la ecuación. No sabemos aún si este fenómeno es coyuntural o es un efecto desgraciado del proceso de cambio climático que padece nuestro planeta y que ha venido para quedarse.

Todos los aspectos expuestos hacen que la incertidumbre siga siendo uno de los elementos determinantes de la evolución de los precios futuros. No obstante, mi opinión personal es que los valores de los graneles seguirán situados, más o menos, en los actuales niveles, entre otros motivos porque el enlace de campaña va a ser extremadamente bajo. Este hecho puede continuar provocando tensiones en el mercado.

Herminia Millán
Gerente de QvExtra! Internacional

“Dependiendo de los pronósticos de la nueva campaña, el precio actual, una vez consolidado, podría continuar aumentando”

Si realizamos el análisis exclusivamente en base a los datos, en un mercado mundial en el que la producción global más las existencias procedentes de la campaña 2019/20 se situarán en la línea del consumo mundial estimado para esta campaña y confirmando la media de salidas mensuales que llevamos registradas en España hasta marzo, la disponibilidad de aceite de oliva virgen a 30 de octubre sería muy ajustada a nivel mundial, pudiendo crear una tensión importante en los mercados, por lo que una bajada sobre los precios actuales no sería lo esperado.

Dependiendo de los pronósticos de la nueva campaña que se planteen en las próximas semanas, el precio actual, una vez consolidado, podría continuar aumentando, fundamentalmente en la categoría de los vírgenes extra, debido a la escasez confirmada en las bodegas y a los más de seis meses que faltarían para disponer de AOVEs de nueva campaña.

Ramón Alcalá
Bróker
Origenia

“Es imposible que el mercado soporte y mantenga un ritmo de subida de precios como el que hemos experimentado en las últimas seis semanas”

Es imposible que el mercado soporte y mantenga un ritmo de subida de precios como el que hemos experimentado en las últimas seis semanas. Se ha descontado ya la disminución de cosecha recolectada en relación a las previsiones, tanto en España como a nivel de todo el Mediterráneo. Por otro lado, los consumos se han mantenido a un excelente nivel debido a dos motivos: la imagen del aceite de oliva como producto ligado a hábitos de consumo saludable, sobre todo en tiempos de pandemia; y el retraso en imputar a los precios del envasado la brusca subida del precio en origen.

A partir de ahora, y hasta poder disponer de la nueva cosecha -que a nivel de la Cuenca del Mediterráneo se estima superior a la de esta campaña-, lo que marcará la evolución de los precios será la climatología, las lluvias y la temperaturas, que determinarán si se confirma la buena cosecha que hoy se puede vislumbrar y los consumos internacionales cuando los actuales precios lleguen al consumidor.

Hasta ese momento, creo que tendremos una cierta estabilidad en relación a los precios de hoy.

José María Penco
Director de la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO)

“Prevemos mucha fortaleza del mercado en los próximos meses”

La actual subida ha sido muy acelerada debido a los resultados finales de producción en España y de las salidas mensuales que evolucionan muy sólidas, lo que confirma un enlace muy ajustado para la campaña 2021/22. La subida era necesaria para remunerar los precios de la producción, pero no es bueno que se desarrolle de forma tan acelerada, sino de una forma más racional y estable.

Dicho esto, prevemos mucha fortaleza del mercado en los próximos meses, al menos hasta que no se conozcan con certeza los primeros aforos serios de la cosecha 2021/22, lo que no tendrá lugar hasta los próximos septiembre-octubre. Posteriormente, lo que ocurra con el precio dependerá de esas previsiones que, a su vez, estarán en función del régimen de temperaturas y la pluviometría que tengamos. En cualquier caso abogamos por la tranquilidad y por mantenernos en una franja racional de precios donde podamos convivir todos, desde productores hasta la distribución.

Jesús Santolaya
Presidente de Infaoliva

“Estimamos que los precios se mantendrán”

Es difícil de pronosticar en este mercado tan elástico. Ahora bien, si no hubo motivo para esta subida tan alta y prolongada creemos que tampoco hay motivo para que bajen los precios en estos próximos meses, ya que el consumo aumentará con la llegada del turismo al terminar el confinamiento y se contrarrestará con la favorable climatología actual; por lo que estimamos que los precios se mantendrán.

Rosa Moliterno
Administradora de Iberia de Aceites

“Las salidas seguirán siendo altas y no hay que descartar nuevos incrementos de precios más adelante”

Creo que las lluvias durante la primavera, las partidas en manos de especuladores que volverán al mercado y la actual ausencia de compradores italianos, podrán contribuir a un ligero retroceso en los precios en origen a corto plazo.

Sin embargo, no hay que olvidar que la mayoría de los operadores italianos no tienen cobertura más allá del mes de junio y que cuando tengan que volver a salir a comprar, España será el único país con disponibilidad de producto en el segundo semestre.

Las salidas seguirán siendo altas y no debemos descartar nuevos incrementos de precios más adelante, especialmente en verano. Asimismo, estas subidas se mantendrán y nos acompañarán hasta el próximo enlace de campaña.

Belén Luque
Presidenta de Acora

“Este mercado cada vez se adelanta más a situaciones futuras”

Creo que dependerá mucho de cómo evolucione la primavera. Hay que esperar a las lluvias y las estimaciones de cosecha tanto en España como en el resto de países. Este mercado cada vez se adelanta más a situaciones futuras. Por otro lado, ni subidas tan drásticas ni bajadas igual de radicales son buenas para el sector en general. En estos momentos son los envasadores los que están teniendo más problemas, y cuando la situación es la inversa son los agricultores y almazaras privadas los que más sufren. Es muy difícil trabajar a medio plazo cuando hay una subida o bajada del 50% en pocos meses.

Rafael Sánchez de Puerta
Presidente del Consejo Sectorial de Aceite de Cooperativas Agro-alimentarias de España

“Lo normal es que los precios se mantengan en un nivel alto”

Depende de la climatología, pero lo normal es que los precios se mantengan en un nivel alto. De momento, la pluviometría está funcionando y, además, el aceite disponible en el mercado es español porque en el resto de países productores tienen menos disponibilidad. Esto nos hace pensar que los precios se van a mantener e incluso puedan incrementarse como estamos observando en los últimos días.

Leonardo D’Errico
Bróker
Gerente de Aceites Tuccitanos

“Este panorama lo tendremos hasta final del primer semestre”

En estos días los vírgenes extra han alcanzado los 3,30 euros/3,40 euros; mientras que los aceites lampantes se han situado en 3,10 euros/3,15 euros.

Precios ya altos debido al empuje constante por parte de las empresas especuladoras.

Este panorama lo tendremos hasta el final del primer semestre, pero es muy probable que a partir del segundo se pueda invertir la tendencia, debido a las noticias de buenas cosechas en los demás países productores y a ofertas ya concretas para operaciones de futuro demercancía nueva con precios inferiores a los actuales.

Lola Sagra
Directora General de Nobleza del Sur

“El sector ha experimentado una necesaria recuperación de todas las categorías”

El sector ha experimentado una necesaria e importante recuperación de todas las categorías en estos últimos seis meses. Si analizamos el comportamiento de los precios del aceite de oliva en el mismo mes en otras campañas, nos encontramos con los mismos niveles de precios en 2016 y superior en 2017.

Esta evolución al alza no se ha transmitido aún al lineal, por lo que habrá que ir analizando la respuesta del consumidor para que esta situación no genere una paralización del consumo.

Esteban Momblán
Gerente de Grupo Interóleo

“La subida ha estado sustentada en altos volúmenes de venta y de salidas mensuales récord”

Los precios de mercado son consecuencia del balanceo entre disponibilidades y consumo esperado. La subida de las últimas semanas se ha debido a que España ha producido entre 200.000 y 250.000 t. menos de lo esperado y, por tanto, la corrección de los precios era necesaria. A partir de ahora, si los consumos no se resienten con estos nuevos precios, las subidas seguirán produciéndose pero con menor intensidad, hasta que lleguemos al punto donde el enlace de campaña esté garantizado. Es un error pensar en una burbuja de precios puesto que la subida ha estado sustentada en altos volúmenes de venta y de salidas mensuales récord.

Miguel S. Verdasco
Bróker Intermediario
Finibus

“El nivel de precios de los próximos meses dependerá de las salidas mensuales y de las precipitaciones a nivel nacional”

Actualmente, la volatilidad está siendo muy alta en el mercado del aceite de oliva, así como de otros productos agroalimentarios. La subida de precios en origen aún no se ha trasladado a la distribución ni hemos comprobado cómo va a ser asimilada por el mercado. El nivel de precios de los próximos meses dependerá de las salidas mensuales y de las precipitaciones a nivel nacional. Es muy posible que se mantenga porque la falta de cosecha respecto a las previsiones iniciales y el aumento del consumo en los últimos meses han sido claros. Es el propio mercado el que va ajustando el precio diariamente y lo seguirá haciendo en una dirección o en otra, en función de las expectativas que se vayan creando con vistas a la próxima campaña 2021/22.

José Gilabert
Presidente de la Cooperativa San Vicente de Mogón

“El mercado se mantendrá fuerte en los próximos meses”

Al final, la realidad termina por imponerse y queda demostrado que no existe un problema de excedentes estructurales en el mercado del aceite de oliva. La situación de precios en los últimos años ha sido nefasta y ahora asistimos a una recuperación que, por cierto, tampoco sería bueno que se nos fuese de las manos. Creo que el mercado se mantendrá fuerte en los próximos meses, incluso años, y lo deseable es que se estabilice en unos niveles razonables. La clave está en saber gestionar esos excedentes en campañas puntuales de gran producción.

Eduardo Valverde
Gerente de SCA San Sebastián (Conde de Benalúa)

“Confío y espero que los precios se mantengan”

Confío y espero que los precios se mantengan. Los actuales son precios normales de mercado y los de años anteriores estaban excesivamente bajos, lo que nos hace pensar que estamos en precios elevados.

El aceite de oliva virgen extra debería mantenerse siempre en un valor superior a 3 euros, únicamente debemos adecuar la oferta a la demanda y controlar el stock.

Pedro J. Garrido
Agente Comercial
Garrido Hermanos, C.B.

“Todo hace indicar que los precios, al menos a corto plazo, no deberían sufrir grandes altibajos”

Las cotizaciones actuales han venido marcadas por diferentes factores como las cortas producciones en terceros países y una cosecha nacional menor de lo esperado debido, sobre todo, a los bajos rendimientos y a la eliminación temporal de aranceles a la exportación a EEUU, entre otros, que han provocado una subida continuada de precios en origen desde el inicio de la campaña.

A partir de ahora, y en un mercado tan volátil y sensible a cambios por determinados factores que pueden influir a la hora de tomar decisiones, es difícil hacer predicciones a medio/largo plazo. A priori, y teniendo en cuenta el volumen de aceite disponible, todo hace indicar que los precios, al menos a corto plazo, no deberían sufrir grandes altibajos y que a medio/largo plazo dependerá en gran medida de las salidas mensuales, que de mantenerse la media de los últimos meses, llegaríamos a un enlace de campaña escaso y, sobre todo, al factor lluvia y a las previsiones de cosecha para la próxima campaña.

Antonio Gallego
Director Comercial de Grupo Migasa

“La cuestión es saber a qué nivel de precios empieza a caer la demanda de aceite”

En primer lugar hay que esperar a ver cómo afectará la subida de precios a las ventas de aceite. No cabe duda de que cuando los precios son bajos el consumo se dispara, y viceversa. La cuestión es saber a qué nivel de precios empieza a caer la demanda de aceite.

En segundo lugar, debemos meter en la ecuación la meteorología y la cantidad de lluvia que cae. Por el momento, estamos registrando menos lluvias que el año pasado, aunque no sería justo hablar de sequía. Aún queda mayo y será un mes muy importante para el desarrollo de la próxima cosecha.

Por último, también debemos tener en cuenta la evolución de la cosecha en otros países. Por el momento parece buena, similar a la campaña pasada, pero todavía es muy pronto para aportar una cifra.

Las noticias que vayan surgiendo sobre estos tres puntos afectarán a los precios. Lo que no podemos olvidarnos es de la promoción, ya que no está en nuestra manos poder controlar la lluvia o las cosechas de otros países. Sin embargo, podemos activar el consumo de gracias a la promoción y lograr que incluso se siga consumiendo este producto a precios altos.

Carlos Mateos
Responsable Técnico del Sector del Aceite de Oliva de COAG

“Es de esperar que los precios mantengan su estabilidad hasta el final de la campaña”

Confirmada ya la producción de esta campaña, si se mantiene el ritmo de salidas de los primeros seis meses se llegará a un enlace de campaña ajustado, por lo que es de esperar que los precios mantengan su estabilidad hasta el final de la campaña en torno a los niveles actuales debido a la fortaleza que viene manteniendo la oferta, pudiendo producirse tensiones puntuales por ciertos movimientos especulativos que puedan mover los precios al alza. Los AOVEs de más calidad, muy buscados por los operadores italianos dada su escasez en esta campaña, pueden sufrir una subida más acusada.

Cristóbal Cano
Responsable de la Sectorial de Olivar y Aceite de UPA

“Hay argumentos suficientes para entender que la dinámica de precios se va a mantener”

Entendemos que esta evolución creciente de los precios en origen se va a mantener durante los próximos meses. Hay muchos factores que invitan a pensar en ello, y el primero y fundamental es el ritmo de salidas absolutamente récord. Llevamos seis meses de campaña de comercialización y se han superado ya las 830.000 toneladas. Las matemáticas nos dicen que una proyección de otros seis meses similar nos llevaría a batir el récord de la pasada campaña, cuando se superaron las 1.600.000 toneladas vendidas. Eso significaría que tendríamos un enlace raquítico, que apenas alcanzaría las 300.000 toneladas y, solo con eso, hay argumentos suficientes para entender que la dinámica de precios se va a mantener.

Además, existen otros factores a tener en cuenta como son la situación de la producción -tanto de España como del resto de países-, la suspensión de aranceles temporales y la aprobación del mecanismo de autorregulación, además de la nueva norma de calidad y trazabilidad. Asimismo, destacan las normativas nuevas, una comercialización récord, una producción media y perspectivas poco halagüeñas de producción para la próxima campaña por el déficit hídrico que estamos arrastrando esta primavera.

José Manuel Bajo Prados
Secretario Ejecutivo de la Sectorial Nacional del Aceite de Oliva Virgen con Denominación de Origen

“Los vírgenes extra se defenderán muy bien en los próximos meses”

La producción de esta campaña ha sufrido la reducción esperada, tanto en España como sobre todo en el exterior, lo que, unido a unas buenas cifras de consumo interno, una demanda creciente en los mercados exteriores y un enlace muy ajustado, justificaría un mantenimiento de la tendencia de subida de precios.

Asimismo, y debido a una disminución en la cantidad de virgen extra disponible frente a una demanda al alza, considero que los vírgenes extra se defenderán muy bien en los próximos meses.

Deberíamos empezar más pronto que tarde, y ya vamos con años de retraso, a realizar políticas enfocadas a poner en valor el producto. En España producimos unos vírgenes extra que, necesariamente, deben tener un valor superior al de otros AOVEs producidos en otros lugares del mundo. Por tanto, hemos de trabajar en ponerlos en valor y, así, el precio llegará por añadidura.

Luis Miguel Algar
Director de Compras de Deoleo

“Posiblemente a corto y medio plazo, podamos mantener esta línea de precios”

Desde que empezó la campaña hemos experimentado una acelerada subida de precios, probablemente producida por las buenas salidas, la menor producción respecto a lo esperado y la demanda de compra/venta y de los envasadores.

Ahora es interesante saber hasta qué techo llegaremos y cómo de sostenible será. Posiblemente, a corto y medio plazo, podamos mantener esta línea de precios, pero, más adelante, se irán descubriendo variables de las que hoy todavía no se tienen valores con certeza, como la cuantificación del impacto del consumo frente al precio, las bases para la campaña del año que viene, los primeros números de la cosecha en el Mediterráneo, etc... todos ellos factores que, dependiendo de cómo se vayan confirmando, podrían flexibilizar la oferta, si todo evoluciona con normalidad.

José Ramón Díaz
Responsable Técnico de Materias Grasas de Asaja Nacional

“Las actuales condiciones de mercado se mantendrán hasta que se conozca el nivel de cuajado del fruto”

Las actuales condiciones de mercado, previsiblemente, se mantendrán hasta que se conozca el nivel de cuajado del fruto para la próxima cosecha a nivel de los países productores del Mediterráneo.

A partir de ese momento, los precios mantendrán su tendencia actual o las cotizaciones se ralentizarán si se prevé una buena producción futura.