www.mercacei.com
Edición 2015    15 de agosto de 2022

Ainia

Tras casi dos años de pandemia, el consumidor ha adquirido nuevos hábitos, tiene otras necesidades y prioriza de manera diferente. El centro tecnológico AINIA ha identificado cinco tendencias en el consumo de alimentos que darán lugar a un 2022 lleno de oportunidades para que las empresas agroalimentarias puedan innovar en una amplia gama de categorías, e incluso generando nuevas.

AINIA ha desarrollado una metodología de investigación, basada en tecnología de realidad virtual y de aplicación específica en los test sensoriales con consumidores, cuya aplicación se ha presentado a las empresas valencianas Consum, Caiba, Helados Estiu, Importaco y Velarte.

AINIA ha desarrollado un sistema de teledetección compacto para controlar enfermedades de cultivos en explotaciones agrícolas. Esta tecnología permite, en tiempo real, detectar, evaluar y diagnosticar enfermedades, plagas y daños en los árboles, para una mejor gestión de los cultivos.

El mundo del packaging está evolucionado para encontrar un equilibrio entre la vida útil, la seguridad de los productos y el impacto ambiental. El ecodiseño, el uso de monomateriales, el reciclado post-consumo y la educación del consumidor en materia de separación de residuos plásticos son algunas de las tendencias hacia las que se dirige el sector y que se han puesto de manifiesto en la mesa redonda virtual "Innovación, una oportunidad en packaging: sostenibilidad y consumidor", organizada ayer por AINIA.

La seguridad alimentaria se va a ver afectada en las próximas décadas como consecuencia de la evolución del clima, dando lugar a la aparición de algunos riesgos emergentes relacionados con el acceso a los alimentos, su utilización, calidad nutricional y la estabilidad de precios, que podrían materializarse a partir de 2021, según AINIA, centro que participa en la Red Nacional de Riesgos Emergentes de Aesan.

Los límites a los residuos de plaguicidas, los aditivos alimentarios, la aprobación de nuevos alimentos, las limitaciones para el plástico, los materiales en contacto con los alimentos, el etiquetado e información al consumidor y las normas de calidad de productos alimenticios serán algunos de los principales cambios en la legislación alimentaria para 2021, según José María Ferrer, responsable del departamento de Derecho Alimentario de AINIA.

La actual crisis provocada por el COVID-19 está poniendo en valor los envases como medio para proteger a los alimentos y a los consumidores. Desde que se inició la pandemia, AINIA ha explicado que está observando una evolución del packaging hacia un tipo de envase dirigido al e-commerce, el uso de monodosis para el canal Horeca y el aumento de envases plásticos de un solo uso.

El consumidor obtendrá más información de los productos alimentarios gracias a diversas iniciativas legislativas que verán la luz en los próximos años. Según Jose María Ferrer, jefe del Departamento de Derecho Alimentario de AINIA, "el consumidor podrá acceder a los alimentos con la información necesaria para efectuar una compra perfectamente informada".

Ainia desarrollará un sistema de teledetección compacto para controlar enfermedades de cultivos a tiempo real en todo tipo de explotación agrícola. Esta tecnología permitirá detectar, evaluar y diagnosticar enfermedades, plagas y daños en cultivos, así como la toma de decisiones.

Lograr una mayor diversificación del producto; conseguir una regulación más concreta y clara en las etiquetas sobre los beneficios para la salud; fomentar una mayor formación hacia el consumidor; lograr una legislación sensorial menos ambigua y rígida con respecto a la innovación, así como desarrollar una marca "denominación de origen España" son los principales retos que se han desprendido de la mesa redonda virtual "Perspectivas y retos del sector del aceite", organizada por AINIA.

Acesur, empresa asociada a AINIA Network desde hace casi 20 años, lidera el proyecto ALPEOCEL cuyo objetivo es la revalorización de los subproductos del olivo para la obtención de compuestos bioactivos y otros bioproductos.

AINIA ha preparado un programa on line para que la formación de los profesionales del sector de alimentación y afines no se vea interrumpida como consecuencia del periodo del confinamiento derivado de la pandemia del COVID-19. Durante las próximas semanas, podrán conocer las últimas novedades sobre temas tan actuales como la higiene y el diseño higiénico, análisis de peligros y puntos críticos en la industria o las nuevas tecnologías de seguridad y calidad alimentaria, entre otros.

Un grupo supraautonómico de investigadores, liderado por AINIA, desarrollará estrategias innovadoras y sostenibles de detección, control y tratamiento de dos de las enfermedades que atacan al olivo con mayor virulencia: la verticiliosis y la Xylella fastidosa. En concreto, se aplicarán tecnologías avanzadas como la teledetección hiperespectral y térmica, junto con sistemas de biocontrol más sostenibles y naturales, que reduzcan el empleo de los fitosanitarios químicos tradicionales.

AINIA ha informado de que el sector alimentario, químico, cosmético y farmacéutico trabaja intensamente para asegurar el abastecimiento de la población ante la pandemia global originada por el COVID-19. En este sentido, el centro ha considerado que los planes de control y en especial el control analítico ofrecen información permanente tanto sobre la posible presencia de patógenos, como sobre el nivel de higiene de las instalaciones industriales y los productos alimenticios, de limpieza, cosméticos y farmacéuticos.

La formación del personal y la supervisión del correcto mantenimiento de las prácticas de higiene alimentaria -entre las cuales destacan las relativas al lavado de manos, así como la correcta utilización de la ropa de trabajo para evitar contaminaciones- son algunas de las recomendaciones de AINIA ante la crisis del COVID-19. Detallamos el resto a continuación.