www.mercacei.com
Previsiones de la campaña oleícola 2018/19: ¿cómo se desarrollará en los principales países productores?

Previsiones de la campaña oleícola 2018/19: ¿cómo se desarrollará en los principales países productores?

martes 09 de octubre de 2018, 12:13h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Tras conocer las estimaciones del Consejo Oleícola Internacional (COI), desde Mercacei recabamos en este artículo las primeras previsiones sobre la campaña oleícola 2018/19 en los principales países productores de la mano de consultores y expertos internacionales del sector del aceite de oliva.

Italia

El escritor, periodista, oleólogo y director de Olio Officina, Luigi Caricato, ha explicado que Italia se enfrenta a una producción de aceite de oliva “muy anómala” y que frente a los pronósticos iniciales se ha producido una reducción gradual. Así, en un principio, se estimó una producción de alrededor de 300.000 toneladas, si bien las condiciones climáticas desfavorables reducirán la cosecha entre un 30 y un 50%. En particular, la principal disminución de la producción se registrará en Puglia, región que cubre del 40% al 60% de la producción nacional.

Según Caricato, la temporada durará aproximadamente un mes y la campaña ya ha comenzado con el objetivo de evitar mayores pérdidas debido a la caída natural del olivo. Además, hay almazaras que ni siquiera abrirán en algunas áreas, por lo que los precios del aceite son en la actualidad muy altos, situándose en 5,50 euros/kg. “Desde luego, no es una edad de oro para el olivar italiano y desde hace diez años y con el fin de hacer frente al gran problema de la falta de aceite italiano, varias compañías están tomando medidas para establecer nuevos olivares”.




Grecia

Respecto a las primeras previsiones de la campaña en Grecia, el bróker especializado en el mercado griego Luigino Mazzei ha precisado que los pronósticos apuntan a una producción de entre 220.000 y 230.000 toneladas.

Según Mazzei, en la región del Peloponeso el olivar está afectado por ataques de dacus y, en algunas áreas, también por "lepra", esperando una producción de 100.000 toneladas. En el caso de Creta se esperan 75.000 toneladas; en Zante, Corfù, Mytilini y Rodi 40.000 toneladas; y en Grecia continental y Calcidica 15.000 toneladas.

Tradicionalmente, el inicio de la campaña se produce a finales de octubre y principios de noviembre, pero este año, debido al dacus, es probable que se adelante un par de semanas.


España

Para España, según el consultor estratégico, analista oleícola internacional y profesor de la Universidad de Jaén (UJA) Juan Vilar, se prevé una producción de 1,63 millones de toneladas, lo que supone cerca de un 30% más que en la campaña anterior “siempre y cuando acompañen las circunstancias edafológicas, climatológicas, geográficas, y con la prudencia a la que estos cálculos queda sometida”. Por Comunidades Autónomas, Andalucía produciría aproximadamente el 78% del total y Castilla-La Mancha el 8%, mientras que Extremadura aportaría aproximadamente un 3% y el resto de comunidades contribuirían con el 11%. Vilar ha precisado que los rendimientos serán algo más bajos respecto a la campaña anterior y se producirá un retraso que podría oscilar entre 10 y 15 días.

Portugal

En Portugal -informa Alberto Serralha, CEO de Sociedade Agrícola Ouro Vegetal, S.A. (SAOV), productor y consultor internacional de aceite de oliva-, tras una producción récord en un año muy difícil por la sequía, el olivo pudo recuperarse gracias a las abundantes lluvias registradas entre febrero y junio. Serralha ha apuntado que el olivar de Portugal presenta una “increíble” brotación que permite adivinar una “enorme” cosecha para el próximo año. Además, las temperaturas y el clima seco registrado desde septiembre han contribuido a controlar las poblaciones de mosca del olivo, por lo que “se puede decir que huele a calidad”.

Este experto ha resaltado que cada vez más la producción portuguesa se concentra en el Bajo Alentejo, región que domina los volúmenes producidos y donde se continua observando una expansión del cultivo, si bien “no hay datos actualizados sobre nuevas áreas plantadas y esto dificulta mucho la elaboración de estimaciones de producción”, si bien “la sensación global es que si habrá una buena cosecha pero algo alejada del pasado año”. Por su parte, Tras os Montes espera una buena cosecha, mientras que Ribatejo y Alto Alentejo estiman un descenso de la producción del 30%.

Serralha cree que este año la producción portuguesa se situará en niveles productivos históricos, hasta alcanzar entre 90.000 y 110.000 toneladas.


Túnez

El agente comercial y bróker italiano Adriano Caramia ha subrayado que en el caso de Túnez se registrará una caída significativa de la producción en comparación con la anterior campaña que fue “excepcional”. En este sentido, las condiciones climáticas (especialmente la falta de lluvias) han sido determinantes en las previsiones, que prevén una producción de alrededor de 120.000-140.000 toneladas.

Para Caramia, las condiciones de mercado durante el año en curso y el elevado stock deberían compensar en parte la reducida capacidad de producción del país para esta campaña. Los operadores hablan de al menos unas existencias de 80.000 toneladas.

En concreto, se prevé una escasa producción en el centro del país, si bien la cosecha será buena en el sur y especialmente en el norte, en el que también se esperan “excelentes" calidades.

Tradicionalmente, la campaña oleícola tunecina comienza en la primera quincena de noviembre, aunque se generalizará en todo el país a principios de diciembre.


Marruecos

En cuanto a Marruecos, Noureddine Ouazzani, director de Agro-pôle Olivier, cree que las previsiones de campaña son positivas gracias a un verano no demasiado caluroso, debido principalmente a las lluvias de septiembre y a las tormentas de agosto.

Las estimaciones actuales sitúan la producción en una horquilla de entre 120.000 y 140.000 toneladas de aceite de oliva. El precio del aceite de oliva actual (producción 2018) es de aproximadamente 3,6 euros/kg.

Cabe recordar que gracias al Plan Marruecos Verde ha aumentado el área destinada a este cultivo, se ha modernizado el sector y ha mejorado tanto la calidad del producto como su posicionamiento de cara a la exportación, sobre todo dirigida al mercado estadounidense.

En cuanto a los precios, en su opinión, éstos deberían mantenerse “sólidos y estables”, pudiendo experimentar repuntes a principio de campaña, cediendo de forma gradual posteriormente, hasta llegar a cotas parecidas a las actuales. “Aunque la campaña española es relativamente alta, en ningún caso se sitúa cercana a las cotas máximas de capacidad productiva; mientras que el resto de países productores con influencia en la formación de los precios no cuentan con capacidad suficiente para abastecer sus propias necesidades plenas anuales”.