www.mercacei.com
Tendencia positiva del consumo de aceite de oliva en Serbia

Tendencia positiva del consumo de aceite de oliva en Serbia

jueves 03 de enero de 2019, 13:32h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

El consumidor serbio de aceite de oliva se perfila como una persona joven, de estudios superiores y que empieza a introducir progresivamente el aceite en su consumo habitual y de vida saludable. El uso principal de este alimento es en crudo para ensaladas o para elaborar alguna salsa, si bien para los fritos el aceite de girasol sigue siendo el ganador, según un estudio de ICEX España Exportación e Inversiones.

En general, no obstante, este organismo subraya que existe poca costumbre de uso de aceites de oliva, que junto con un precio elevado y un olor desconocido (se menciona como un factor al que no están acostumbrados) lo desplazan a favor del girasol.

El envase más utilizado para los aceites de girasol es el PET, pero este tipo de envases no parece el adecuado para el aceite de oliva, ya que los consumidores perciben un mayor valor añadido en los productos embotellados en envases de cristal, y dado que la calidad y el precio del aceite de oliva, se considera que el cristal es la opción adecuada para su embotellado.

Según detalla el informe, el sector del aceite de oliva en Serbia está condicionado por ciertas características generales como la dependencia de las importaciones. Así, casi la totalidad del aceite de oliva consumido procede del exterior. En concreto, este mercado está dominado por el aceite italiano, con una cuota de mercado en las importaciones de cerca de un 73,6%. Le sigue de lejos el producto griego con una cuota cercana al 19,57%, mientras que la presencia de productos de otros países como España o Túnez es de alrededor 3% para ambos casos.

Otra característica es la importancia del precio para el consumidor serbio, que está dispuesto a prescindir de calidad por un ahorro en el precio del producto. Y es que, según ICEX, el precio se presenta como un factor de importancia, ya que el precio de un litro de aceite de oliva oscila entre los 8 y 13 euros, mientras que el del aceite de girasol no supera los 2 euros.

Según los datos de Euromonitor, en 2017 se vendió 1,2 millones de toneladas de aceite de oliva (un 20% más que en 2012) y un 49,1 millón de toneladas de aceite de girasol (un 11,6% menos que en 2016).

La tercera característica, según apunta este organismo, es la buena percepción del producto italiano, gracias a una estrategia agresiva y una presencia tradicional, sobre todo en el sector agroalimentario. El estudio destaca que todavía son relativamente pocos los consumidores serbios que optan por una marca particular de aceite de oliva por su calidad, lo que se debe a la poca tradición y conocimiento de este producto, un hecho que va cambiando poco a poco.

En cuanto a las perspectivas del sector, ICEX cree que debe tenerse en cuenta que es un mercado pequeño, aunque el aumento experimentado del poder adquisitivo de la población Serbia, así como el cambio de hábitos y estilo de vida, influirán directamente en la decisión de compra del consumidor y, por tanto, en la evolución del mercado. Asimismo, teniendo en cuenta la dependencia del país de las importaciones a este producto, las perspectivas del mercado para los productores españoles son positivas a medio y largo plazo.