www.mercacei.com
El COVID-19 empaña los buenos resultados de la industria alimentaria en 2019

El COVID-19 empaña los buenos resultados de la industria alimentaria en 2019

jueves 11 de junio de 2020, 11:45h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La industria de alimentación y bebidas registró datos positivos en producción, empleo y exportaciones en 2019, pero este año va a sufrir el impacto de la crisis económica global generada por el COVID-19. Así se puso de manifiesto ayer en la presentación del Informe Económico Anual de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) correspondiente al ejercicio 2019 que tuvo lugar en Madrid y en el que también se ofrecieron las primeras estimaciones del impacto que la pandemia ha provocado en la industria alimentaria.

“El mundo entero ha cambiado en unos meses y la industria de alimentación y bebidas también ha comenzado a sufrir la crisis del coronavirus. Este año tendremos un gran impacto en empleo, producción y exportaciones y esperamos empezar a recuperarnos el año que viene. Confiamos que en 2022 volvamos a cifras similares a las de 2019”, afirmó Mauricio García de Quevedo, director general de FIAB.

Así, en cuanto al empleo, en 2019 el sector alcanzó un total de 436.700 afiliados (+2,5%), generando datos positivos por sexto año consecutivo. La tasa de empleo femenino alcanzó el 36%, con un récord en puestos de investigación ya que el 52% de los puestos en I+D+i en el sector son mujeres.

Sin embargo, y como consecuencia de la crisis del COVID-19, la industria de alimentación y bebidas perderá entre 4.000 y 11.000 empleos directos según estimaciones basadas en las fuentes oficiales relativas a la afiliación media publicadas por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, así como en las previsiones realizadas por FUNCAS y CEOE y el comportamiento que el mercado laboral ha tenido en la industria durante los últimos años.

De las 30.730 empresas del sector repartidas por todo el territorio nacional durante 2019, la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus provocará el cierre de alrededor de 800 empresas, en su mayoría pymes.

“El cierre del canal Horeca y la paralización del turismo afecta gravemente a nuestra industria, que destina un 30% de su oferta a la hostelería. Incluso muchas de nuestras empresas destinan la totalidad de su producción a este canal y algunos sectores más del 80% de su facturación”, precisó García de Quevedo.

En cuanto a la producción, en 2019 la industria española de alimentación y bebidas alcanzó los 119.224 millones de euros, aportando el 2% del PIB, dato que, a su juicio, demuestra la fortaleza del sector en un escenario de incertidumbre en que la economía europea mostró una importante desaceleración.

Sin embargo, la crisis del COVID-19 podría provocar una caída de entre un 3,8% y un 8%. En el peor de los escenarios, en el que se contempla un rebrote del coronavirus, las pérdidas en producción podrían llegar a los 10.000 millones de euros este año.

Según FIAB, las exportaciones son otra de las magnitudes que experimentaron un importante crecimiento en 2019, llegando a los 32.363 millones de euros, a pesar de la incertidumbre mundial y las trabas al comercio internacional. La UE fue el destino del 63,9% de las exportaciones de nuestros productos, mientras que el 36,1% restante fue exportado a terceros países.

No obstante, el COVID-19 se une a otras amenazas a la exportación de los productos alimentarios españoles provocando caídas de entre un 6% y un 11% con valores inferiores registrados en 2017.

García de Quevedo aseguró que “nuestras exportaciones ya estaban sufriendo con los aranceles de Estados Unidos y la incertidumbre que genera el Brexit, y esta pandemia ha provocado una crisis económica mundial que causa una bajada de la demanda de productos de alta calidad como los españoles”.